domingo, marzo 7, 2021
Si no le parecen los resultados de la búsqueda, inicie otra

Búsqueda fuera del sitio

 

Resultados de la búsqueda

Los dos Diegos, por Liza Rosas Bustos

A los Dos Diegos: Ahora que caminas libre de tu cuerpo que se hizo esclavo del ritmo de la adicción y no pudo esquivar los goles que hizo a tu cuerpo, tu ejemplo es nuestro de todo y de todos

Poesia: Engranajes, por Liza Rosas Bustos

Hoy me toca ser urbe me toca que se cuajan tus ojos en mis pupilas mientras yo, atragantada, vomito tu luz

Extracción de muelas, un cuento de Liza Rosas Bustos

El nene está lindo. Lindo, está. Pero las libras que lo acolchonaban se han quedado dentro del cuerpo de Nadia, sin dinero cuya nacionalidad quien está ante la tecla ha querido ocultar.

Nada es lo que parece, un cuento de Liza Rosas Bustos

El cartero norteamericano (los lunes), el corredor de bienes raíces sirio (los martes), el profesor de su hijo canadiense (los miércoles), su instructor de yoga hindú (los jueves) y la hermana gala de la profesora de francés de su hijo menor (los viernes).

Control y placer, un cuento de Liza Rosas Bustos

Un brevísimo cuento de Liza Rosas Bustos, parte de su serie diaria La Vuelta a Manhattan en 365 días.

Estadista sentado en escalinatas, un cuento de Liza Rosas Bustos

Tengo el orgullo de decirte que no me di por vencido. Mientras esperaba por ti, me decidí a seguirlos para tener algo nuevo que contarte. Supe entonces que aquella era una ciudad circular

Ocho especies de un edificio cualquiera en Sunnyside, un cuento de Liza Rosas Bustos

Pedro Berstein, judío argentino, saluda a la tribu cuando le conviene. A veces cuando va a comer parrilladas y necesita un descuento es argentino, para ser mas específico gallego. A veces cuando quiere conseguir trabajo en alguna tienda del rubro fotográfico, es israelí

Artículos recientes

Las 10 categorías más populares