Hispanic L.A.PoliticaAmérica LatinaEl pueblo hondureño tiene...

El pueblo hondureño tiene derecho a rebelarse

Menos de cuatro semanas después, los militares de Honduras organizaron un golpe de estado que derrocó al presidente Manuel Zelaya. En otras épocas, los adictos a las teorías conspirativas hubieran inmeditamente asegurado que la mano de la CIA, el Departamento de Estado y la United Fruit estaban detrás de la asonada militar. Pero en esta nueva era, la administración estadounidense, en vez de ponerse del lado de la conspiración militar salió en defensa del orden constitucional.

La crisis institucional en esta nación de 8 millones, comenzó el jueves pasado cuando el presidente Zelaya destituyó al jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Romeo Vázquez Velázquez, por negarse a cooperar con la logística asociada a una consulta electoral que se debía realizar el domingo. Este sería el primer paso de un proceso que llevaría, de ser aprobado, a una posible Asamblea Constituyente que tendría la misión de reformar la carta fundamental de la nación.

Miedo a los trabajadores

Pero parece que los militares hondureños, y sus aliados de las clases propietarias más acomodadas, le tienen pavor a la idea de auscultar la opinión de esa gran mayoría de trabajadores y campesinos que, con un ingreso per capita de $4,400, viven en uno de los países más pobres de las Américas. Por eso es que el domingo, bajo las órdenes del depuesto general Vázquez, un comando de soldados encapuchados entró a los tiros en la casa del presidente Zelaya, lo secuestraron, lo pusieron en un avión y lo dejaron, en pijamas, en un aeropuerto de Costa Rica.

Lee también:   Elecciones fraudulentas en Nicaragua

Ante tremenda ofensa, es totalmente irrelevante si Zelaya, como algunos lo acusan, estaba desobedeciendo las órdenes de las cortes judiciales de suspender la consulta electoral. Si ese fuese el caso, hay que recordar que Honduras, hasta el momento del golpe, era una sociedad de leyes y que existían los mecanismos constitucionales a fin de hacerlo responsable por sus acciones. El item 15, del artículo 205, del capítulo 1, del título 5, de la Constitución hondureña, referido a «Los poderes del estado», establece que es prerrogativa del poder legislativo «Declarar si hay lugar o no a formación de causa contra el Presidente…»

O sea que, claramente, la misma Constitución incluye los instrumentos y procedimientos para lo equivalente a un juicio político contra el presidente. Pero en vez del juicio optaron por el secuestro.También es irrelevante si Zelaya se estaba alineando con el izquierdista venezolano Hugo Chávez, como acusan histéricamente algunos sectores privilegiados de Honduras. La política exterior de Honduras la establece el poder ejecutivo ya que la Constitución Nacional (item 12, artículo 245, capítulo 6, título 5) dice que el presidente tiene la responsabilidad de «Dirigir la política y las relaciones internacionales».

Condena unánime

Por eso no extraña que la comunidad internacional, pasando por la Asamblea General de las Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos y hasta la Unión Europea hayan unánimemente criticado al golpe y hayan exigido el retorno al orden constitucional. Esta legitimización de la administración Zelaya implica la criminalización del golpe militar y, por ende, la reafirmación del principio fundamental de que el pueblo, en base a una doctrina que se origina con filósofos de la Ilustración como Rousseau, Locke y Montesquieu, tiene el derecho a rebelarse ante una autoridad ilegítima. La misma Constitución Nacional establece esta idea en su artículo 3, capítulo 1, título 1, al afirmar que «Nadie debe obediencia a un gobierno usurpador ni a quienes asuman funciones o empleos públicos por la fuerza de las armas o usando medios o procedimientos que quebranten o desconozcan lo que esta Constitución y las leyes establecen. Los actos verificados por tales autoridades son nulos. El pueblo tiene derecho a recurrir a la insurrección en defensa del orden constitucional».

Lee también:   Condicionantes políticas: financiación de elecciones

Cuando el presidente de Honduras Manuel Zelaya se baje del avión en ese retorno histórico, no solamente estará defendiendo su derecho a terminar su mandato constitucional sino que, aún más importante, estará reafirmando que América Latina está encaminada en este nuevo sendero democrático y que finalmente dejó atrás las aventureras militaristas de otras épocas.

Néstor Fantini
Néstor Fantinihttps://twitter.com/nestorfantini
Co-editor de HISPANIC LA y profesor adjunto de sociología en Rio Hondo College, Whittier, California.

4 COMENTARIOS

  1. La posibilidad de un referéndum siempre enfrentará a grupos de poder adversarios, mucho más en este caso por la magnitud de su propósito específico que se encaminaría a abrir la senda y sentar las bases para una eventual reforma constitucional, como acierta Fantini en su artículo. En el caso de Honduras, dicha posibilidad vino a enfrentar nada más y nada menos que al poder ejecutivo con un sublevado poder militar.
    Llámese Golpe de Estado o un vulgar secuestro, ningún mandatario dentro de un sistema que se llama democrático debiera ser destituido (y mucho menos privado de su libertad, aunque sea momentáneamente) de la manera en que sucedió con Zelaya. Existen los medios legales para incluso procesarlo -si éste en efecto, hubiese cometido algún desacato del poder judicial, como parece sucedió, basado en un informe jurídico que ya tiene en su poder el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero. En opinión de Zapatero este grave suceso debe resolverse por la vía legal ya que de lo contrario dice, podría “abrir la puerta a los golpes militares en Latinoamérica”.
    La constitución es lo más honorable y noble que tiene un pueblo, una nación, una democracia, una soberanía; y coincido en que Zelaya tiene el absoluto derecho en base a la ley de restaurar su investidura presidencial; como derecho tienen también los ciudadanos hondureños a defender y preservar el orden constitucional de su país. Solo esperemos entonces que la sangre “no llegue al río”.
    Solidaricémonos con Honduras. Recordemos que todos quienes somos inmigrantes latinoamericanos, hemos dejado nuestros países, los que están lejos de haber solventado sus graves problemas y donde todavía viven muchos de nuestros seres queridos.
    Como nota final, quiero agradecer a Fantini su contribución equilibrada y bien documentada sobre este delicado tema. Siempre se aprecia una exposición fundada en la razón -y no en la emoción, de los asuntos que importan y afectan a los hispanos.

  2. Me es dificil comentar sobre la situacion hondurena pues yo no soy hondurena, soy mexicana, sin embargo, la opresion y la injusticia no tienen nacionalidad. Toque de queda es igual a autoritarismo y represion, no debemos permitirlo bajo ningun pretexto. Apuesto por la democracia y la libre determinacion de los pueblos [a pesar de que la democracia en mi pais fue burlada con el fraude electoral en 2006], el pueblo hundureno debe tener la libertad de expresar su sentir.

Responder a Sarai Ferrer Cancelar respuesta

“Los educadores californianos son el corazón de nuestra comunidad. Y la razón por la que la Asociación de Maestros de California sabe que escuelas públicas de calidad son lo que hace una California mejor para todos nosotros”.


“California Educators are the heart of our community. And why the California Teachers Association knows quality public schools make a better California for all of us.”

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe una revista semanal con lo más nuevo de HispanicLA y con los artículos que hicieron historia.

En portada

Los demonios de la ´Santa Rusia´

0
A la película la veo una y otra vez cada vez que una mujer ucraniana cruza un puente hasta Polonia llevándose de la mano a un jardín de infantes. En ese éxodo de escritores que en el ´17 huyeron de Lenin, en esos rusos que en los ´30 huyeron de las purgas de Stalin y en ese abuelo que a los veinte años se escapó con pasaporte polaco de un servicio militar que duraba diez años.

EDITORIAL

Biden y los inmigrantes: desconcierto y desilusión

Plan migratorio de Biden
0
Llamamos a la anulación inmediata del uso del “Título 42” para impedir que migrantes refugiados soliciten legalmente asilo en Estados Unidos. Y que esta anulación abra el camino para avanzar la esperada reforma migratoria

Lo más reciente

Relacionado

LOS 5 COMENTARIOS MÁS RECIENTES