jueves, febrero 25, 2021

Etiqueta: colonia alemania

De Julio Cortázar y Gabriel García Márquez

Mi jefe: ¿no podría encargarme yo, por favor, de escribir la necrológica de Cortázar, para el programa de esa noche? La escribí, sí, la escribí doliéndome cada palabra que escribía.

Julio Cortázar no se encuentra en casa

Mi jefe: ¿no podría encargarme yo, por favor, de escribir la necrológica de Cortázar, para el programa de esa noche? La escribí, sí, la escribí doliéndome cada palabra que escribía. Y sin que sepa de dónde me vino la idea, de repente me vi escribiendo este final: «Ya no vendrá. Ya no volveremos a escuchar su voz en el contestador automático, cuando llamábamos a su apartamento de París»

Las 20 etiquetas más populares

PUBLICACIONES RECIENTES

No dejemos que la supremacía blanca dicte cómo vamos a reabrir las escuelas

Es hora de volver a trabajar en un plan para la reapertura de las escuelas y asegurarnos que el proceso proteja la salud de estudiantes y maestros, por sobre todas las cosas

Merrick Garland debe dedicarse a restaurar las instituciones democráticas

Garland devolverá la independencia al departamento de Justicia, después de que Trump lo trató de convertir en una extensión de su poder personal, y a los ministros que sirvieron bajo su tutela, en sus lacayos

Don’t let white supremacy dictate how we go about reopening public schools

The rush to reopen schools is being framed as an act of social responsibility, but if we don’t vaccinate public school teachers first, it is yet another act of white supremacy

Estamos en Facebook y Twitter

8,501FansMe gusta
2,450SeguidoresSeguir

De Julio Cortázar y Gabriel García Márquez

Mi jefe: ¿no podría encargarme yo, por favor, de escribir la necrológica de Cortázar, para el programa de esa noche? La escribí, sí, la escribí doliéndome cada palabra que escribía.

Julio Cortázar no se encuentra en casa

Mi jefe: ¿no podría encargarme yo, por favor, de escribir la necrológica de Cortázar, para el programa de esa noche? La escribí, sí, la escribí doliéndome cada palabra que escribía. Y sin que sepa de dónde me vino la idea, de repente me vi escribiendo este final: «Ya no vendrá. Ya no volveremos a escuchar su voz en el contestador automático, cuando llamábamos a su apartamento de París»