lunes, julio 13, 2020
More
    Etiquetas Pepe Grillo

    Tag: Pepe Grillo

    La niña mala de la piscina en Colonia Cacho, Tijuana

    Pronto una explosión de burbujas y espuma. Luego un rostro y un par de gigantescos ojos verdes aparecieron frente a mi, para después tomarme entre sus brazos y sacarme del agua.

    Publicaciones recientes

    Los Misterios del Anáhuac, un poema de Adriana Citlali Brenes-Ríos

    Ave María Purísima...   Primer Misterio Doloroso Huyendo de la madre patria Santa María, ruega por ellos   Segundo Misterio Doloroso El Rio Bravo y la travesía del desierto Nuestra Señora de...

    Comadreando desde Los Angeles

    Eso eran: comadres. En México el concepto puede tener mas de un contexto negativo, sin embargo aquí en donde lo añorado es lo lejano, y donde las bases de lo que la palabra comadre o comadrazgo en términos religiosos y de camaradería significa, fue grandioso tener la oportunidad de ser una de ellas

    Purga de latinos en el comité de distritos electorales de California

    Es inconcebible que un grupo tan vasto como el latino, el mayor del estado, haya quedado totalmente fuera del proceso de determinar la división de los distritos del Congreso federal y la Legislatura estatal

    Estamos en Facebook y Twitter

    8,501FansMe gusta
    2,450SeguidoresSeguir

    Publicaciones al azar

    Una boda interracial en Los Angeles

    Danzan mujeres jóvenes de escote generoso y cinturas amplias. Danzan señores con botas y camisas abiertas. Y muy cerca, de smoking negro, sólo entre la multitud de hispanos, baila un hermano del novio afroamericano.

    Indignados desde España

    Que los políticos en España no se burlen de ellos ofreciendo promesas vacías, dándole rescate a los bancos y nada a la población, mientras meten su chequecito bajo la mesa.

    ATENTADO EN ARIZONA: Cuna del fanatismo patriotero

    Es cierto, es el momento de hacer una pausa, de llamar a la civilidad, a la reconciliación, al diálogo. Pero esto no puede lograrse solo con discursos. No se puede arrojar la piedra del terror y después ocultar la mano del delito.