lunes, julio 13, 2020
More
    Etiquetas Stephanie Alison Walker

    Tag: Stephanie Alison Walker

    “Las Abuelas” en un teatro de Los Ángeles

    Una mujer embarazada que espera a ese bebé que tanto deseó está por irse a dormir cuando, de pronto, siente un estallido y rompen...

    Publicaciones recientes

    Los Misterios del Anáhuac, un poema de Adriana Citlali Brenes-Ríos

    Ave María Purísima...   Primer Misterio Doloroso Huyendo de la madre patria Santa María, ruega por ellos   Segundo Misterio Doloroso El Rio Bravo y la travesía del desierto Nuestra Señora de...

    Comadreando desde Los Angeles

    Eso eran: comadres. En México el concepto puede tener mas de un contexto negativo, sin embargo aquí en donde lo añorado es lo lejano, y donde las bases de lo que la palabra comadre o comadrazgo en términos religiosos y de camaradería significa, fue grandioso tener la oportunidad de ser una de ellas

    Purga de latinos en el comité de distritos electorales de California

    Es inconcebible que un grupo tan vasto como el latino, el mayor del estado, haya quedado totalmente fuera del proceso de determinar la división de los distritos del Congreso federal y la Legislatura estatal

    Estamos en Facebook y Twitter

    8,501FansMe gusta
    2,450SeguidoresSeguir

    Publicaciones al azar

    Nada es lo que parece, un cuento de Liza Rosas Bustos

    El cartero norteamericano (los lunes), el corredor de bienes raíces sirio (los martes), el profesor de su hijo canadiense (los miércoles), su instructor de yoga hindú (los jueves) y la hermana gala de la profesora de francés de su hijo menor (los viernes).

    Lecciones de nuestra América para El Salvador

    El pueblo de Haití lleva meses en las calles luchando contra el modelo neoliberal salvaje que ha quebrado hasta la mas absoluta miseria aquel...

    El Juan no Juan de 34th Street

    Había comprado cigarrillos anteriormente en aquel lugar, ignorando el espectáculo de sus manos que aquella noche me parecieron las más grandes del mundo. Fue imposible no imaginarme, sus manos grandes como abanicos, perdiéndose entre mis muslos y fue así como todo comenzó.