La Casa Blanca ataca a Xavier Becerra, luego lo defiende

A medida que se acercan los comicios de medio término de noviembre, preocupa a los demócratas la caída del apoyo hispano al presidente. Se preguntan el porqué. 

Podrían encontrarlo en el trato dado recientemente a Xavier Becerra, secretario de Salud y Recursos Humanos y un líder de la comunidad latina.  

Como primer titular hispano de este ministerio con más de 80,000 empleados, Becerra asesora al presidente en asuntos de salud y supervisa 11 agencias, incluida la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), el Centro para el Control de Enfermedades (CDC), Medicare y Medicaid (CMS)..

Es también integrante del equipo nacional de lucha contra el coronavirus, con el asesor médico de la Casa Blanca Anthony Fauci y la directora del CDC Rochelle Walensky. Lo coordina Jeffrey Zients.

El 31 de enero, el Washington Post publicó críticas anónimas desde la Casa Blanca contra la gestión de Becerra. 

“Funcionarios de la administración”, dijo, “están cada vez más frustrados con Becerra por su respuesta a la pandemia de COVID-19”. Agregó que supuestamente, se ha discutido dentro de la Casa Blanca su sustitución. 

El Wall Street Journal fue más allá. Publicó un editorial plagado de referencias derogatorias contra la comunidad latina y esencialmente pidió que despidan a Becerra, algo que no sucederá, alegó, por ser latino. Esto le pasa a Biden, dice el editorial, “por haber cedido al pedido de nombrar más latinos a su gabinete”. 

Lee también:   Los campesinos, Steinbeck y las voces que no callan

Las publicaciones desataron como era de esperar la protesta del liderazgo latino. 

Mediante llamadas, mensajes de texto y correos electrónicos estos pidieron al presidente que apoyara al secretario Becerra.

Entendieron que de este ataque personal se ataca a la comunidad latina, lo que tan claramente revela el editorial del WSJ. 

En consecuencia, Biden llamó a Becerra para agradecer su contribución. El secretario de Prensa alabó públicamente al secretario. 

Lamentablemente, el voto público de confianza de Biden se produjo solo después de la protesta. 

Ahora, resulta extraño que se critique a Becerra cuando desde el comienzo la Casa Blanca no buscó que se involucrara, y que Zients, un hombre de negocios particular, fuese nombrado responsable de la política contra el COVID antes de que el Senado aprobara el nombramiento de Becerra, haciéndolo así un virtual subordinado del primero. 

Zients, Fauci y Walensky se han erigido en el rostro público de esta lucha en virtud de su presencia constante en los programas de noticias. A las conferencias de prensa de la Casa Blanca no se invitó a Becerra. 

Sí, Xavier Becerra no es figura prominente en los programas dominicales. Pero, ¿desde cuándo se mide el éxito de una administración en las veces que aparece en televisión? 

Básicamente, no puede ser que por un lado, se trate de marginar a Xavier Becerra a la hora de las decisiones y por el otro que se le acuse de no tomarlas. 

Lee también:   Las nuevas prioridades de deportación

Xavier Becerra tiene todo nuestro apoyo en su gestión, de las más difíciles en el gabinete presidencial. Estamos orgullosos de su trayectoria y esperamos que continúe asumiendo el liderazgo de los hechos, dejando las palabras para quienes se especializan en ellas. 

 

 

 

Perfil del autor

Fundador y co-editor de HispanicLA. Editor en jefe del diario La Opinión en Los Ángeles hasta enero de 2021.
Nació en Buenos Aires, Argentina, vivió en Israel y reside en Los Ángeles, California. Es periodista, bloguero, poeta, novelista y cuentista. Fue director editorial de Huffington Post Voces entre 2011 y 2014 y editor de noticias, también para La Opinión. Anteriormente, corresponsal de radio. Tiene tres hijos adultos que son, dice, "la luz de mi vida".

En portada

EDITORIAL

Lo más reciente

Relacionado