Vota vota vota, no dejes de votar…, por Agustín Durán

Maria Elena Durazo

Quizás seas una de esas personas, ciudadanos de Estados Unidos, que ya no cree en las elecciones por razones obvias, como el hecho de que son los superdelegados eligen al presidente y no el voto popular. Si así es, déjame decirte que no estás solo. Son millones quienes piensan igual y que en muchos casos deciden no participar.

“¿Para qué?”, me dijo un inmigrante en la ciudad de Norwalk. “¡Si sabemos que los de arriba deciden por nosotros!”.

No obstante, este tipo de pensamiento, aunque tiene lógica, no es correcto. Si fuera cierto, todavía viviríamos en la época de la segregación racial. La marihuana sería ilegal y el matrimonio gay no estaría permitido, entre muchos otros derechos.

Sí, es cierto: hay mucho por hacer. Muchos problemas. Pero dar la espalda a las elecciones no es forma de solucionarlos.

Recientemente la senadora estatal María Elena Durazo, en una plática con la comunidad en Café Rebelde en Boyle Heights, explicó que si la gente decide no votar, estará respaldando la corrupción, permitiendo cosas hasta peores que las que ahora se viven.

Durazo recordó que miles murieron para que obtengamos el derecho al voto. Nuestra voz en las urnas, si bien no es perfecta, ha generado cambios muy positivos para la mayoría de la gente.

También mencionó que se están viviendo momentos muy complicados. Tenemos un presidente que constantemente ataca a los inmigrantes. Que promueve leyes que terminan afectando a todos los latinos.

Si no votamos por nosotros, dijo la senadora, debemos hacerlo por quienes todavía no tienen este derecho. Por aquellos que no se pueden defender. Solo los ciudadanos pueden hacerlo, pero si deciden no participar, estarán dejando sola a la comunidad más vulnerable.

Durazo también mencionó la importancia de las elecciones locales, que son las que más afectarán a la comunidad fuera del tema migratorio. Es a nivel local donde se eligen a los políticos que más tarde estarán en Washington o en Sacramento. Es importante asegurarse que los elegidos sean honestos. Que comulguen con los valores y los cambios que nosotros queremos ver.

La funcionaria dijo entender el porqué la gente estaba desanimada y con poca voluntad de participar. Sin embargo, les pidió que no se dejaran vencer. Es precisamente esa actitud la que los políticos corruptos quieren ver. Ellos celebran que no participen, para que les sea más fácil hacer de las suyas.

Es por eso que, aunque tengas toda la razón, dejar de votar no es una opción para mejorar las cosas.

Agustín Durán es editor de Metro de La Opinión.

Lee también

En la era Trump, no tienes excusas para no votar

Emisoras de Radio y política en Los Angeles

 

 

Anuncios

Comenta / Comment