Joe Arpaio vuelve: patadas de ahogado

Arpaio vuelve: el retorno de un fantasma
Arpaio vuelve: el retorno de un fantasma

El saco le cuelga de los hombros y hace que las mangas cubran esas manos que delatan tantas décadas ya andadas. Ha perdido peso y su piel se ve opaca.

Sus ideas son más fuertes que su cuerpo. Se le notan los años, el desazón y la nostalgia. Quizá por eso vuelve; tal vez necesita portar el uniforme para sentirse vivo, como antes, como en sus buenos tiempos, como si no le hubieran arrebatado la gloria o los reflectores no se hubieran alejado. “Volveré”, prometió… y aquí está: sarcástico y decidido, como el Joe Arpaio de siempre.

Tiene 87 años y varios millones de dólares en la cuenta de campaña; está listo para volver al rodeo de las entrevistas, las urnas y las pancartas. Tiene un par de años saboreando el regreso; el retiro forzado no le sienta bien. Si gana la reelección para la Sheriff del Condado Maricopa, dice, regresará el tiempo: El autonombrado “sheriff más duro del Oeste” y la polémica Ciudad de las Carpas volverían de la mano.

Lea también / Read Also
Impresiones de Bolivia, por Luciano Giuliani

Pero una cosa es la contienda… y otra la elección. Por un lado están las promesas y por el otro las consecuencias. Arpaio no se fue de la jefatura, lo sacaron… y con él todos los trapos sucios que se lavaban en oficinas, cárceles y comisarías. Si no hubiera sido por el perdón presidencial de Trump… ¡bueno, para qué especular!

Por eso el lanzamiento de su campaña resulta tan sorpresivo. Después de seis términos como sheriff, en el pleno auge del Partido Republicano, con Donald Trump electo como presidente, Arpaio fue ajusticiado por el electorado. Con votos, incluso los conservadores de hueso colorado, le dijeron ya no más… abusos de poder, perfil racial, demandas millonarias o impunidad. Lo dejaron solo, como si después de ser su ídolo se hubiera convertido en el apestado.

Ellos, sus amigos, podrían aplaudirle la continua cacería de indocumentados, pero no el derroche de recursos públicos en demandas millonarias; la simpatía llega hasta donde se vacía el bolsillo… y más de 200 millones de dólares de fondos públicos son mucho dinero.

Joe Arpaio: con votos, incluso los conservadores de hueso colorado, le dijeron ya no más… abusos de poder, perfil racial, demandas millonarias o impunidad (Maritza Félix) Clic para tuitear

Aún así, Arpaio insistió.

Lea también / Read Also
En la vida real, Facebook es solo un espejo

No se podía quedar de brazos cruzados. Sus primeras patadas de ahogado las gastó en su intento de mudarse al Washington como senador por Arizona; no logró sortear ni las primarias. Quizá en el 2018 no se dio cuenta que su época ya había pasado y su discurso, a pesar de estar muy alineado con el del presidente, se escuchaba como letanía forzada.

Los uniformes de rayas, la comida vegetariana, la cárcel al aire libre, los artistas como voluntarios y los canzoncillos rosados ya no atraen votantes.

Arpaio se está quedando sin dinosaurios políticos que respalden su campaña y quizá nadie le ha avisado. Dice que miles le han pedido que vuelva, pero hay otros miles que impedirán que lo haga.

Los tiempos han cambiado.

En 1992, cuando contendió por primera vez, se convirtió en un huracán político. Era carismático, de carácter fuerte, experimentado y prometía solo ser sheriff por unos cuantos años… pero el tiempo y las elecciones pasaron y al sacar las cuentas fueron 24 años. Mucho tiempo. Del joven avasallador poco quedaba al final, quizá solo el ego y es ese el que hoy lo levanta.

Lea también / Read Also
Tijuana Blues: Cosas que uno piensa en Chinatown

Sin embargo, tanto con el actual Presidente Donald Trump como con el mismo Arpaio, nada se puede dar por sentado. Sus carreras políticas han sido de cierta manera impredecibles y no se puede descartar la posibilidad de que, a sus 87 años, ese polémico sheriff vuelva a mandar. Le quedan los millones recaudados y el beneficio de la duda.

Maritza L. Félix es una periodista, productora y escritora independiente galardonada con múltiples premios por sus trabajos de investigación periodística para prensa y televisión en México, Estados Unidos y Europa.

Artículo anteriorArmas de fuego: la gente tiene miedo a salir de casa
Artículo siguienteEl Plan Maestro de Trump
Maritza Félix
Maritza Lizeth Félix es una periodista, productora y escritora independiente en Arizona. Nació en Magdalena de Kino, Sonora, México. La frontera ha sido su hogar y su inspiración por más de 15 años. Su trabajo ha sido publicado en importantes periódicos de Estados Unidos, México y otros lugares del mundo, así como en las principales cadenas de televisión de habla hispana Univisión y Telemundo. Actualmente trabaja de manera independiente para la Organización Editorial Mexicana, Channel 4, Proyecto Puente, Uniradio Noticias, Telemax y Prensa Arizona. Fue reportera en el documental “Misterios de la Fe”, de Discovery Channel y fungió como productora del documental de la frontera de Estados Unidos y México para la serie televisiva “The Wall”, un trabajo investigativo mundial realizado por Rondo Media, del Reino Unido. También ha sido productora de proyectos especiales como coberturas políticas, electorales y de inmigración para Al Jazeera y fue la productora de investigación en el galardonado reportaje “Risking It All For America – Riding The Train Of Death”, de Channel 4 en Inglaterra. En 2011 fue nombrada por Chicanos Por La Causa como una de los “40 Líderes Hispanos menores de 40 años” en reconocimiento a su trabajo periodístico e influencia en el estado. Félix ha ganado cinco premios Emmy y fue la primera ganadora del premio a la “Mejor Crónica Escrita en Estados Unidos”, de Nuevas Plumas. También ha recibido múltiples galardones del Arizona Press Club por sus reportajes. En 2012 y 2013, la revista Phoenix New Times la nombró como la “Mejor Periodista de Habla Hispana” en Arizona. Maritza está felizmente casada y es mamá de unos mellizos curiosos que retan y alimentan su imaginación todos los días y llenan su vida de alegría, amor y carcajadas.