viernes, noviembre 27, 2020
Más

    La verdad, por Laura Fernández Campillo

    Decía François Rabelais, médico y escritor del siglo XVI, que “una de las obligaciones indiscutibles de una persona es decirle la verdad a los que quieres o respetas”.

    Observando la actualidad internacional, comprobamos que “la verdad” se ofrece como una especie de dama hermosa; adulada por unos, envidiada por otros, e incluso atacada y odiada para regocijo de otros tantos.

    Muchas han sido las discusiones a lo largo de la historia acerca de esta señora; si existe una verdad universal, si la verdad es aquello que considera cada uno como tal, o quizás, es simplemente un espejismo de una idea mayor a la que nunca podremos alcanzar desde nuestra mirada humana.

    La cuestión, creo yo, debe de ser mucho más sencilla de lo que la planteamos, como casi todo lo que hacemos en nuestras vidas.

    Justamente ayer observaba desde la ventana de mi cuarto, a una mosca endiabladamente persistente, que trataba de salir de mi casa por el pequeño reducto abierto entre persiana y cristal. Tuvo que darse más de cincuenta golpes para encontrar, por fin, el camino definitivo hacia su libertad.

    Desde mi perspectiva, el camino era bien sencillo: hacer una elipse ligeramente hacia el norte, para finalizar cayendo levemente hacia el abismo aéreo que es su espacio vital.

    Imaginé entonces que “algo”, con una inteligencia superior a la humana, podría ver nuestros comportamientos de forma similar a aquella mosca tozuda que eligió la ruta más tortuosa para salir de mi casa.

    Yo creo que la verdad se siente en lo más profundo de cada uno, como si la trajéramos “de serie”, como esos autos nuevos que vienen con la tapicería de cuero, dando por hecho que es la más lujosa de todas, sin dejar opción, si quiera, a la duda.

    De este modo simple e intuitivo, cuando observamos el mundo que nos rodea, encontramos que “algo falla”, y sentenciamos aquella conclusión como cierta, como verdad.

    Sin embargo, éste sería simplemente el primer paso del cambio: la aceptación del error; y más tarde, surgiría, como fruto ineludible, la necesidad de transformación, la puerta abierta a mejorar las cosas, o al menos, hacerlas más cercanas a esa “verdad” que vibra de forma independiente y libre con el deseo de materializarse.

    En la duda de todos se encuentra el “cómo”; desentrañar ese modo de hacer las cosas que nos convierta en una sociedad más veraz, más creíble, más justa y más equilibrada.

    Hemos vivido revoluciones intensas; se han cortado cabezas en nombre de la verdad, se han impuesto opiniones, se han abolido ideas, se ha tratado, incluso, de imponer la democracia “por la fuerza”… y todas ellas han fracasado, en el fondo, porque toda revolución que “impone”, por encima de los pensamientos humanos, dejando de lado el cambio más importante,- que es el que se opera en el interior de cada uno-, inevitablemente, fracasa.

    Mi verdad, por muy verdadera que sea, no puede ser introducida en la mente de los demás como si se tratara de un chip prodigioso, ni mucho menos por la fuerza. Mi verdad es un objeto exquisito que he de encontrar en lo más profundo de mi, y a partir de ahí, podré alentar a los demás a que hagan lo mismo, a que busquen esa verdad que viene “de serie” y que compartimos todos por el hecho de ser humanos.

    La verdadera revolución empieza por uno mismo, por encontrar en el individuo aquellas actitudes que operan en detrimento del resto de la humanidad, por concienciarse de que mis actos influyen en los de los demás, que mis pensamientos son el origen de mis acciones, y que éstas, son la base del funcionamiento de los hombres.

    Laura Fernandez Campillo
    Laura Fernandez Campillo
    Laura Fernández Campillo. Ávila, España, 07/10/1976. Licenciada en Economía por la Universidad de Salamanca. Combina su búsqueda literaria con el trabajo en la empresa privada y la participación en Asociaciones no lucrativas. Sus primeros poemas se publicaron en el Centro de Estudios Poéticos de Madrid en 1999. En Las Palabras Indígenas del Tao (2008) recopila su poesía más destacada, trabajo este que es continuación de Cambalache, en el que también se exponen algunos de sus relatos cortos. Su relación con la novela se inicia con Mateo, dulce compañía (2008), y más tarde en Eludimus (2009), un ensayo novelado acerca del comportamiento humano.

    Notas relacionadas

    El velatorio de Diego Armando Maradona, en directo

    Velatorio de Diego Armando Maradona: Cientos de seguidores comenzaron en la noche del miércoles a agruparse en las inmediaciones de la Casa Rosada para despedir a Diego Armando Maradona, velado desde las 6 en un salón de la Casa de Gobierno. La ceremonia pública se extenderá hasta las 16, hora de Buenos Aires.

    Feliz Día de Gracias de Hispanic LA

    Sea lo que sea, historia, religión, familia, sea lo que sea que signifique para cada uno.

    Los niveles de seguridad que propone Fauci durante COVID-19

    ¿Enviaría a mis hijos a la escuela con las precauciones adecuadas? ¿Cuándo confiaré en una vacuna? A la última pregunta, siempre respondo: cuando vea a Anthony Fauci recibir una.

    6 COMENTARIOS

    Comments are closed.

    Lo más reciente

    El velatorio de Diego Armando Maradona, en directo

    Velatorio de Diego Armando Maradona: Cientos de seguidores comenzaron en la noche del miércoles a agruparse en las inmediaciones de la Casa Rosada para despedir a Diego Armando Maradona, velado desde las 6 en un salón de la Casa de Gobierno. La ceremonia pública se extenderá hasta las 16, hora de Buenos Aires.

    Feliz Día de Gracias de Hispanic LA

    Sea lo que sea, historia, religión, familia, sea lo que sea que signifique para cada uno.

    Los niveles de seguridad que propone Fauci durante COVID-19

    ¿Enviaría a mis hijos a la escuela con las precauciones adecuadas? ¿Cuándo confiaré en una vacuna? A la última pregunta, siempre respondo: cuando vea a Anthony Fauci recibir una.

    Entre Maradona y yo

    Nuestro encuentro fue un asunto de vida ante la muerte Dicen que escapó de un sueño En casi su mejor gambeta Que ni l...

    Estamos en Facebook y Twitter

    4,573FansMe gusta
    1,976SeguidoresSeguir

    Los 5 populares de la semana

    Chau, Diego del alma

    A Maradona, lo vi jugar por primera vez en la cancha de Atlanta cuando yo tenía unos 11 años. Debe haber sido a fines de 1976 o comienzos del 77.

    Entre Maradona y yo

    Nuestro encuentro fue un asunto de vida ante la muerte Dicen que escapó de un sueño En casi su mej...

    Los pensamientos de José Saramago

    Esta es simplemente una recopilación de rayones en libros, suficientes para quienes nunca lo “conocieron”, sepan lo que se están perdiendo. Porque como él mismo nos repitió hasta el cansancio: mientras se esté vivo, nunca es tarde.Esta es simplemente una recopilación de rayones en libros, suficientes para quienes nunca lo “conocieron”, sepan lo que se están perdiendo. Porque como él mismo nos repitió hasta el cansancio: mientras se esté vivo, nunca es tarde.

    Peronismo: democracia de masas o fascismo posible

    Si hay algo en lo cual detenerse a la hora de intentar comprender el fenómeno del peronismo es, a nuestro juicio, la heterogeneidad de sus componentes y de ideas propugnadas, según el problema que se enfrente y la coyuntura histórica por la que se atraviese

    AD10S DIEGO, por Allan Mcdonald

    Diego Armando Maradona, 30 de octubre de 1960, Lanús, 25 de noviembre 2020, Tigre, Argentina ...