Los estudiantes de UC se despegan del Wii

Los estudiantes de uc se despegan del wii

Lo que se ve a continuación son vídeos y fotografías de las manifestaciones estudiantiles, que culminaron ayer viernes, contra el incremento en el costo de los cursos. Sucedió en toda California. En UC Berkeley tomaron el edificio Wheeler; en UC Davis arrestaron a 52 estudiantes; en UC Ventura se apoderaron de la rectoría, y en UCLA, donde conferenciaban los responsables de la decisión, trataron de impedir el desarrollo de la reunión e influir mediante su presencia en el resultado de la misma, sin éxito.

Catorce fueron arrestados. Hasta en UC Santa Cruz, ubicada en edificios dispersos entre pinos y quebradas, centenares se congregaron para expresarse: alumnos y profesores juntos.

Recién el domingo 22 a las 8 de la mañana entregaron unos 70 jóvenes en Santa Cruz el control del edificio administrativo Clark Kerr, sin haberse registrado arrestos. Sin embargo, un portavoz de UCSC, Jim Burns, dijo que los estudiantes deberán enfrentar cargos criminales o sanciones disciplinarias de la universidad.

Leo también que los estudiantes llamaron a “congelar los despidos, limitar los incrementos en los alquileres de las familias y proteger a los indocumentados al negarse a cooperar con las autoridades migratorias.

Lea también / Read Also
Convocatoria a participar en edición especial

Lo mismo, pero para otra nota, han hecho los del sistema de universidades Cal State, con sus 22 campos y centenares de miles de alumnos.

Esta semana, los regentes de la Universidad de California, un cuerpo de 18 personas nombradas por el gobernador que constituye la máxima autoridad para este gigante de 200,000 estudiantes y 10 campos, aumentaron los aranceles universitarios en un 32%.

Que miles de estudiantes se hayan despegado de sus Nintendos Wii  y protestado por la ignominia no me sorprende; me sorprende, aunque ya poco, que no haya sucedido antes.  ¿Estarán despertando? Será porque, como reza el dicho hebreo, las aguas [de la inundación] ya llegaron al alma.

Cuando subieron el costo del estudio en 15% hace pocos meses, o en 10% un año antes, no se enojaron tanto. O cuando los chicos se dieron cuenta que es imposible terminar el BA en cuatro años porque las clases que son imprescindibles para recibirse, o no se dan este semestre, o ya están copadas.

Lea también / Read Also
La nostalgia imprescindible

Igual, su salida vocinglera y en especial su enfoque en la junta de regentes del sistema UC merecen atención. Es algo raro en el país de las rarezas, en el que “ser como los europeos” es para muchos un insulto a sus buenas costumbres.

Tan raro como que dos millones de inmigrantes se lanzaron a las calles en mayo y junio de 2006 pidiendo una reforma migratoria que nunca llegó, porque sus líderes prefirieron almorzar con cabilderos en Washington y no se formó un liderazgo alternativo, más allá de marchar juntos y el Sí se Puede.

Pongamos atención entonces a los siguientes videos. No son decenas de miles los que marchan como está acostumbrado a ver cualquier espectador en San Paulo, en Roma, en Londres, en Buenos Aires, en Lima y la ciudad de México. O como algunos recordamos. Pero son jóvenes que despiertan a la conciencia política.

La mayoría de ellos seguramente se resignarán al desastroso efecto de la decisión, que es dificultar a la clase media baja el acceso a la educación superior, dificultar que los estudiantes de BA se gradúen y facilitar la corporatización de la educación pública mediante inversiones conjuntas con empresas de R&D.

Lea también / Read Also
Restaurantes que definen a Los Angeles

Pero algunos harán la transición lógica de que si se comienza a luchar para que no suban el costo de su propia educación personal de uno mismo, para lograrlo deben luchar por objetivos de otros grupos, fuera de sus dormitorios estudiantiles. Porque que se triplique en 10 años el costo de la educación superior no puede ser casual.

Gabriel Lerner
Acerca de Gabriel Lerner 248 Articles
Editor en jefe del diario La Opinión en Los Angeles. Fundador y co-editor de HispanicLA. Nació en Buenos Aires, Argentina, vivió en Israel y reside en Los Ángeles, California desde 1989. Es periodista, bloguero, poeta, novelista y cuentista. Fue director editorial de Huffington Post Voces entre 2011 y 2014 y anteriormente editor de noticias, también para La Opinión.