Los oídos sordos del periodismo

El presente es independiente, colaborativo y transfronterizo; es bilingüe y accesible; es el que se parece a nosotros

He gastado demasiado tiempo de mi vida en justificar; como migrante, como periodista, como mujer, como latina, como mamá, como casi todo. Pero ahora dedico gran parte de mi tiempo en justificar por qué es importante devolverle el diálogo al periodismo. Parecería broma, pero no lo es. Los medios tradicionales de comunicación no quieren soltar el poder. Cambiar el status quo representa ser cuestionados. Y, bueno, todos sabemos que nos encanta que nos acaricien el ego, pero reconocerlo en voz alta: queremos tener siempre la razón.

La desconexión con la audiencia

Estoy en Silicon Valley rodeada de directivos de corporativos tecnológicos, líderes de organizaciones sin fines de lucro y editores de medios de comunicación de gran escala e impacto internacional. Los escucho con atención y no me veo reflejada en ellos. ¿Por qué? Porque no me siento conectada en sus coberturas, no entiendo las motivaciones detrás de muchas de sus decisiones, no hablan mi idioma ni entienden mi conducta y porque hacen como que no me ven y tengo que forzarlos para que me sostengan la mirada.

No me sorprende que se sientan traicionados por una audiencia a la que no conocen, justo por eso. Los números en sus plataformas disminuyen y eso es directamente proporcional con sus ingresos. Si les pegas en el bolsillo, despiertan. Pero no logran comprender que no es que no nos gusten las noticias o no nos interese lo que publican, sino que no nos sentimos identificados con ellas. Hay una desconexión y la brecha cada vez se hace más grande. Se hacen de oídos sordos, pero siguen estirando la mano.

Lee también:   Origen y perspectiva del Spanglish (II), por Aurelia Fierros

¿Cuál es el futuro del periodismo entonces?

Veamos el presente: es independiente, colaborativo y transfronterizo; es bilingüe y accesible; es el que se parece a nosotros. Sí, la situación actual nos obliga a crecer de manera horizontal, con nuestras comunidades. El periodismo de hoy, para que exista mañana, nos obliga a la escucha activa y la reflexión, a la construcción desde lo local. Si no, el desierto noticioso se hará más árido.

Y me hago muchas más preguntas. ¿Cómo se escucha a la comunidad? Nosotros, en nuestra trinchera, lo hacemos en cafecitos whatsapperos, pero admito no hay un estándar para todas las plataformas y mercados. Uno lo determina al conocer la comunidad en la que vive y trabaja, a la que sirve y con la que se compromete a brindar información. Es un proceso que debiera ser siempre inspiracional y no extractivo, es un camino de aprendizaje que no se recorre nunca solo. Tener conversaciones, generar diálogo, entrarle al debate, responder y preguntar, buscar la transparencia debería ser parte de nuestra misión.

Perfil del autor
Lee también:   Estados Unidos 2024: condicionantes de la nueva elección

Maritza Lizeth Félix es una periodista, productora y escritora independiente en Arizona. Nació en Magdalena de Kino, Sonora, México. La frontera ha sido su hogar y su inspiración por más de 15 años.
Su trabajo ha sido publicado en importantes periódicos de Estados Unidos, México y otros lugares del mundo, así como en las principales cadenas de televisión de habla hispana Univisión y Telemundo. Actualmente trabaja de manera independiente para la Organización Editorial Mexicana, Channel 4, Proyecto Puente, Uniradio Noticias, Telemax y Prensa Arizona. Fue reportera en el documental “Misterios de la Fe”, de Discovery Channel y fungió como productora del documental de la frontera de Estados Unidos y México para la serie televisiva “The Wall”, un trabajo investigativo mundial realizado por Rondo Media, del Reino Unido. También ha sido productora de proyectos especiales como coberturas políticas, electorales y de inmigración para Al
Jazeera y fue la productora de investigación en el galardonado reportaje “Risking It All For America – Riding The Train Of Death”, de Channel 4 en Inglaterra.
En 2011 fue nombrada por Chicanos Por La Causa como una de los “40 Líderes Hispanos menores de 40 años” en reconocimiento a su trabajo periodístico e influencia en el estado. Félix ha ganado cinco premios Emmy y fue la primera ganadora del premio a la “Mejor Crónica Escrita en Estados Unidos”, de Nuevas Plumas. También ha recibido múltiples galardones del Arizona Press Club por sus reportajes. En 2012 y 2013, la revista Phoenix New Times la nombró como la “Mejor Periodista de Habla Hispana” en Arizona.
Maritza está felizmente casada y es mamá de unos mellizos curiosos que retan y alimentan su imaginación todos los días y llenan su vida de alegría, amor y carcajadas.

Lee también:   La cárcel para migrantes, un regalo de bienvenida 
Botón volver arriba

Descubre más desde HispanicLA: la vida latina desde Los Ángeles

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo