Conecta Arizona: los primeros tres años de periodismo

Todas las mañanas me siento frente al ordenador con una página en blanco. Veo el teclado en el que apenas de distinguen las letras de tanto que las he machacado y me cuesta escoger la primera palabra. Suspiro y tomo otro sorbo de café. Esto me vuelve a la vida. Es el olor lo que me despierta los sentidos. Parpadeo. Cómo he cambiado en tres años, pienso, mientras me acomodo el copete alborotado y estiro el ceño que frunzo más de lo que debería por una mala costumbre. Me saboreo los párrafos que saldrán de este momento. ¡Qué delicia!

Intento recordar eso y arrugo la frente un poco más. ¿Cómo era antes? Todo está borroso. ¿Antes de qué?

Conecta Arizona

Recorro mis redes sociales en un afán de refrescar mi memoria. Veo las frases motivacionales que solía compartir como un autoconsuelo ante la frustración y la impotencia de pudrirme en un trabajo tóxico que me despojaba del ser, mucho más seguido de lo que me gusta reconocer en voz alta. Deslizando entre memes y fotografías, entre refranes trillados y psicología barata, descubro mi despertar. 

Desde pequeña me enamoré del arte de preguntar. Nadie se sorprendió cuando escogí una profesión en la que podría vivir de ello.

Lee también:   La clase de 2020 y la crisis del coronavirus

He entrevistado a presidentes, artistas y empresarios, a famosos (muchos) y a migrantes en duelo; pero en la soledad, me acribillaba a mí misma. He ganado premios y aplausos; pero aun así sentía un vacío en el estómago. Ningún triunfo me sabía a mío. Siempre (me) justificaba los éxitos. Mi yo del ayer se preguntaba mucho todo el tiempo; me hice todas las preguntas incorrectas, por eso nunca respuesta me daba consuelo. Esa hoja en blanco que hoy me saboreo, antes me sabía amarga.

¿Qué es el éxito, al fin y al cabo?

¿Quién lo define y a dónde nos lleva? He tachado las definiciones que otros me habían impuesto antes y aún no termino de escribir la propia, pero sé que ya es un triunfo no tener que hacerlo sola. Hoy el barrio me respalda.

Hace tres años recorría el camino siempre sola, de lejos, rodeada de muros tan nómadas como yo. Pensaba que tenía que siempre ir cuesta arriba, con las manos llenas y los hombros cargados. Me obligaba a jalar y meter tracción. Hasta que una comunidad me abrazó, me liberó los brazos y me acompañó.

En tres años, un grupo de WhatsApp me ayudó a lamerme las heridas de las espinas de una industria periodística que nos desangra hasta los sueños.  Pensé que Conecta Arizona un duraría solo un par de meses y desapareceríamos como la pandemia. Pero esa bolita de nieve de convirtió en una avalancha. 

Lee también:   En Tierra Santa, los tacos tienen sabor a Gloria

¡Felices primeros tres años, Conecta Arizona! Por más cafecitos que nos ayuden a devolverle el diálogo al periodismo. 

Perfil del autor

Maritza Lizeth Félix es una periodista, productora y escritora independiente en Arizona. Nació en Magdalena de Kino, Sonora, México. La frontera ha sido su hogar y su inspiración por más de 15 años.
Su trabajo ha sido publicado en importantes periódicos de Estados Unidos, México y otros lugares del mundo, así como en las principales cadenas de televisión de habla hispana Univisión y Telemundo. Actualmente trabaja de manera independiente para la Organización Editorial Mexicana, Channel 4, Proyecto Puente, Uniradio Noticias, Telemax y Prensa Arizona. Fue reportera en el documental “Misterios de la Fe”, de Discovery Channel y fungió como productora del documental de la frontera de Estados Unidos y México para la serie televisiva “The Wall”, un trabajo investigativo mundial realizado por Rondo Media, del Reino Unido. También ha sido productora de proyectos especiales como coberturas políticas, electorales y de inmigración para Al
Jazeera y fue la productora de investigación en el galardonado reportaje “Risking It All For America – Riding The Train Of Death”, de Channel 4 en Inglaterra.
En 2011 fue nombrada por Chicanos Por La Causa como una de los “40 Líderes Hispanos menores de 40 años” en reconocimiento a su trabajo periodístico e influencia en el estado. Félix ha ganado cinco premios Emmy y fue la primera ganadora del premio a la “Mejor Crónica Escrita en Estados Unidos”, de Nuevas Plumas. También ha recibido múltiples galardones del Arizona Press Club por sus reportajes. En 2012 y 2013, la revista Phoenix New Times la nombró como la “Mejor Periodista de Habla Hispana” en Arizona.
Maritza está felizmente casada y es mamá de unos mellizos curiosos que retan y alimentan su imaginación todos los días y llenan su vida de alegría, amor y carcajadas.

Lee también:   La oposición mexicana pide la intervención militar de Estados Unidos

Escuelas comunitarias de California
Botón volver arriba

Descubre más desde HispanicLA: la vida latina desde Los Ángeles

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo