Estamos contratando… ¿o no?

Soy parte de una coyuntura generacional en la que hablar de dinero es un tabú o un acto de rebelión. Nos criaron con la visión de que si trabajamos muy duro conseguiríamos esta estabilidad laboral que se reflejaría en nuestra solvencia económica.

Por generaciones nos creímos el cuento de que si conseguimos asegurar un puesto en la compañía más grande de la región debíamos tomar la oportunidad de vivir, envejecer y trabajar casi casi en el mismo puesto; así aseguraríamos un cómodo retiro que, independientemente cuánto ganáramos, jamás sería suficiente.

Aprendimos a buscar oportunidades laborales en los económicos de los diarios. Son cortos y muy baratos para publicar. Los más elaborados solían obtener a los mejores candidatos: Se solicita tal o cual profesión y se ofrecen los beneficios de ley, un número de teléfono, fax o un correo electrónico y ya está. Yo también intenté conseguir mi primer trabajo así; no lo logré. ¡Qué bueno!

En periodismo, donde siempre hablamos de la importancia de rendición de cuentas y transparencia, pocas veces nos sinceramos con el tema de salario. Quizá nos avergonzamos de lo que ganamos; casi siempre es mucho menos de lo deberíamos cobrar. La necesidad nos ha obligado a conformarnos con poco, que es mejor que nada, por mucho tiempo.

Lee también:   Los contrastes del aborto

Pero independientemente de la profesión o la vocación, todos somos parte de un sistema de reclutamiento de personal con descripciones genéricas que es obsoleto. Se publican las oportunidades laborales con una breve descripción de la empresa y un listado de cuáles son los requisitos, las habilidades deseadas, la escolaridad (si acaso), el compromiso de tiempo y viaje, las prestaciones, los beneficios, lo que el reclutador necesita. Publicar generalidades es lo más fácil, deja la puerta abierta a muchos dolores de cabeza.

¿Por qué no cambiamos la narrativa desde la raíz? Cuando identificamos en realidad de qué se trata el trabajo y cuáles son las habilidades que necesitamos para sumarse al equipo. Por qué nos escogemos las palabras que usaremos para describir la necesidad y el deseo; por qué relatamos la diversidad y el género y dejamos de hablar a la ligera de inclusión.

¿Por qué no nos sinceramos y decir que no cumplir con los requisitos está bien? ¿Por qué no hacemos este proceso más humano?

Cuando seamos así se transparentes y reales, conseguiremos mejores personas que soliciten el trabajo, que se sumen a un equipo, que crean en la misión de la organización, que representen los valores y que sean compensadas por ello.

Después de la pandemia y con la crisis de personal, ¿cómo alentamos a alguien a sumarse a nuestro equipo? Nada volverá a ser. Todo ha cambiado. Ojalá que el cambio más radical sea el hablar del dinero y negociar, de valorar y ser valorado, de quitar los tabúes e incitar a una rebelión inteligente e intencionada del ambiente laboral. La toxicidad tiene que pasar de moda y tiene que hacerlo ya.

Lee también:   Doctora advierte: “Vacune a sus hijos de 5 a 11 años”
Perfil del autor

Maritza Lizeth Félix es una periodista, productora y escritora independiente en Arizona. Nació en Magdalena de Kino, Sonora, México. La frontera ha sido su hogar y su inspiración por más de 15 años.
Su trabajo ha sido publicado en importantes periódicos de Estados Unidos, México y otros lugares del mundo, así como en las principales cadenas de televisión de habla hispana Univisión y Telemundo. Actualmente trabaja de manera independiente para la Organización Editorial Mexicana, Channel 4, Proyecto Puente, Uniradio Noticias, Telemax y Prensa Arizona. Fue reportera en el documental “Misterios de la Fe”, de Discovery Channel y fungió como productora del documental de la frontera de Estados Unidos y México para la serie televisiva “The Wall”, un trabajo investigativo mundial realizado por Rondo Media, del Reino Unido. También ha sido productora de proyectos especiales como coberturas políticas, electorales y de inmigración para Al
Jazeera y fue la productora de investigación en el galardonado reportaje “Risking It All For America – Riding The Train Of Death”, de Channel 4 en Inglaterra.
En 2011 fue nombrada por Chicanos Por La Causa como una de los “40 Líderes Hispanos menores de 40 años” en reconocimiento a su trabajo periodístico e influencia en el estado. Félix ha ganado cinco premios Emmy y fue la primera ganadora del premio a la “Mejor Crónica Escrita en Estados Unidos”, de Nuevas Plumas. También ha recibido múltiples galardones del Arizona Press Club por sus reportajes. En 2012 y 2013, la revista Phoenix New Times la nombró como la “Mejor Periodista de Habla Hispana” en Arizona.
Maritza está felizmente casada y es mamá de unos mellizos curiosos que retan y alimentan su imaginación todos los días y llenan su vida de alegría, amor y carcajadas.

Lee también:   Título 42: con él o sin él, los migrantes seguirán arriesgándolo todo

En portada

EDITORIAL

Lo más reciente

Relacionado