lunes, julio 13, 2020
More
    Inicio Sociedad Periodismo Hispanic L.A., se habla español

    Hispanic L.A., se habla español

    HispanicLA comenzó en 2008 como un proyecto personal, un esfuerzo individual para crear un espacio en donde pudiese expresar ideas, preocupaciones, emociones, manifestaciones artísticas, todo sobre la vida de gente como yo en Los Ángeles. 

    Como ciudadano me interesaba la politica; como periodista, la vida de la gente en la comunidad; como poeta… la poesía, y como curioso quise navegar el internet y tener la capacidad de llegar a millones aprendiendo el oficio de publicar y empapándome de nombres nuevos.

    En esos días, esto era HispanicLA: una ventana individual, abierta en ambas direcciones, al mundo, sin planes ni definiciones. A todo eso, varias personas, sean amigos, conocidos del trabajo en La Opinión o lectores, se comunicaban “Hey, ¿aceptas contribuciones?” “Hey, tengo una nota sobre el mate, o unos poemas no muy largos, o una entrevista que me hicieron allá en el 58…

    Incorporando cuidadosamente a cada nueva pluma, HispanicLA se volvió un sitio colectivo. Con una meta, lo que los gringos llaman challenge, es decir una dificultad: que se publica en español en el país de la lengua inglesa. Eso es significativo. Eso limita mucho. Es una meta que aunque se alcanzara es insatisfactoria. Porque significa que tu audiencia es limitada. Significa que cada una de tus historias será leída, inevitablemente, por mucho menos gente que si estuviese en inglés.

    Dejé a un lado HispanicLA por varios años por motivos laborales en 2011. Cuando regresé en 2015 introduje cambios destinados a que HispanicLA tenga una presencia significativa en la comunidad latina, que se convierta en un sitio abierto para las posiciones progresistas, sin censura. Para comprender quiénes somos como latinos y para poder criticar lo que nos rodea.

    Así nos convertimos en un foro de debate de latinos progresistas que quieren una sociedad mejor. 

    En medio de todo eso el sitio enfrentó y enfrenta desafíos económicos, porque carece de recursos financieros y de ingresos y porque limita al mínimo el tema de publicidad.

    ¿Cuáles eran esos cambios? Primero, convertir a HispanicLA en una voz política estentórea y real. Segundo, que sea un sitio profesionalmente hecho. Y tercero, expandir la base de participantes. Para ello, fue necesario incorporar nuevas fuerzas, para empujar juntos, en el mismo espíritu, porque con uno no alcanza.

    El sitio ha crecido lenta pero firmemente.

    HispanicLA tiene que ser un lugar donde la gente vuelve, pero no porque creamos una historia bombástica, sexy, trendy, clicky y viral. La gente vuelve por el nombre, porque nos conocen. Cada historia es concebida, no como un anzuelo sino como una contribución a la sociedad. Este es un foro de debate de latinos progresistas que quieren mejorar lo que vivimos.

    HispanicLA está viva, vive fuera del internet, se expande en eventos. Sale afuera. Incluso anunció su apoyo a un candidato presidencial previo al Súper Martes. Así participamos en la vida de la comunidad, honrando a quien contribuye con su arte al crecimiento de nuestra sociedad a lo largo de los años.  

    Al día de hoy 301 autores han escrito en HispanicLA. Muchos de ellos lo hacen ahora. Ellos definen qué es este sitio, con cada una de sus publicaciones. Ellos son HispanicLA. 

    En un mundo en el que los sitios exitosos tienen que ser sexy, trendy, clicky y virales, hay lugar para HispanicLA. 

    Allí donde ya no existen la buena escritura, el buen periodismo, el arte y la literatura, el debate político progresista, el diálogo en español, hay lugar para HispanicLA. 

    Y allí donde muere el periodismo, la palabra impresa, donde la verdad muere, debemos hacer lugar para HispanicLA.

    De modo que te recomiendo volver a HispanicLA. Hazle click a las historias. Y leer, leer, leer. Gózalo.

    Gabriel Lerner
    Gabriel Lernerhttps://hispanicla.com
    Editor en jefe del diario La Opinión en Los Angeles. Fundador y co-editor de HispanicLA. Nació en Buenos Aires, Argentina, vivió en Israel y reside en Los Ángeles, California desde 1989. Es periodista, bloguero, poeta, novelista y cuentista. Fue director editorial de Huffington Post Voces entre 2011 y 2014 y anteriormente editor de noticias, también para La Opinión.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Publicaciones recientes

    Los Misterios del Anáhuac, un poema de Adriana Citlali Brenes-Ríos

    Ave María Purísima...   Primer Misterio Doloroso Huyendo de la madre patria Santa María, ruega por ellos   Segundo Misterio Doloroso El Rio Bravo y la travesía del desierto Nuestra Señora de...

    Comadreando desde Los Angeles

    Eso eran: comadres. En México el concepto puede tener mas de un contexto negativo, sin embargo aquí en donde lo añorado es lo lejano, y donde las bases de lo que la palabra comadre o comadrazgo en términos religiosos y de camaradería significa, fue grandioso tener la oportunidad de ser una de ellas

    Purga de latinos en el comité de distritos electorales de California

    Es inconcebible que un grupo tan vasto como el latino, el mayor del estado, haya quedado totalmente fuera del proceso de determinar la división de los distritos del Congreso federal y la Legislatura estatal

    Estamos en Facebook y Twitter

    8,501FansMe gusta
    2,450SeguidoresSeguir

    Publicaciones al azar

    Ciudadano mexicano: mas crimen sin castigo

    La gente se va del país, se va porque sabe que en México no hay justicia. Que mientras una persona es encarcelada por robarse un pan, otro más pueden desfalcar al país y vivir cómodamente sin castigo alguno, absolutamente impune

    ¿Qué es el maná? ¿Una fantasía bíblica? O… ¿existe todavía?

    El maná existió y todavía se puede experimentar su existencia. Los árboles donde se produce vienen indicados en todas las reseñas botánicas de Medio...

    Eduardo Galeano habla de Roque Dalton, por Juan José Dalton

    En ese breve texto Eduardo establece su concepto de impunidad; en el que no hace diferencia de los militares y guerrilleros que cometen delitos imperdonables. Aquí les dejo este breve pero invaluable testimonio