miércoles, julio 8, 2020
Inicio Salud pública Coronavirus La única cifra que le importa a Trump no tiene que ver con...

La única cifra que le importa a Trump no tiene que ver con el coronavirus

Le urge retomar la politiquería electoral para tratar de convencer a los votantes de que está haciendo un buen trabajo, que la economía que el Covid-19 puso de rodillas y los millones de desempleados también son producto de nuestra imaginación.

Mientras la cifra de muertos por el coronavirus en Estados Unidos se acerca a los 100,000, al presidente Donald Trump solo le importa un número: los 270 votos que requiere para ganar el Colegio Electoral en noviembre y con eso garantizar su reelección.

A Trump no le importan los muertos y asegura que no tiene por qué asumir ninguna responsabilidad por su tardía, pobre, desatinada y politizada respuesta que, según un análisis, de haberse producido al menos una semana antes de lo ocurrido, se habrían salvado 36,000 vidas. Para Trump, si existe un culpable es China, aunque también se haya demostrado que el grueso de los contagios en Estados Unidos provino vía Europa.

Y si a Trump no le importan los muertos, no es nada sorprendente, pues se trata de una persona incapaz de tener empatía con el resto de los mortales. Ni siquiera es capaz de utilizar una mascarilla protectora en público para no alterar al sector más recalcitrante de su base, la que aún ante casi 100,000 muertos insiste en que el Covid-19 es una estratagema demócrata para lastimar la reelección de Trump.

Lo perturbador es que la cantidad de muertos no genere más indignación.

Los números no mienten

Solo compare los números. En unos tres meses, casi 100,000 estadounidenses han sucumbido al mortal virus. En Pearl Harbor en 1941 perecieron 2,400 estadounidenses; en 20 años de la Guerra de Vietnam fallecieron 58,220 militares de este país; la primera Guerra del Golfo de 1990 a 1991 cobró 294 vidas de nuestros soldados; el bombazo de Oklahoma City en 1995 resultó en 168 muertes; los ataques terroristas del 9-11 cobraron 2,996 vidas; la guerra de Afganistán, de 2001 al presente, ha cobrado 2,216 vidass; la de Irak de 2003 al 2011 resultó en 4,497 muertos.

Sin embargo, pareciera que nos quieren obligar a normalizar el teatro de lo absurdo y lo terrible que es la presidencia de Trump, y a minimizar que se han perdido 100,000 vidas y que muchas de esas muertes pudieron evitarse con una respuesta gubernamental a tiempo y libre de la politización que matiza todos los movimientos de este presidente.

Así, en los noticieros nos anuncian, ya como si nada, las cifras de contagiados y de muertos, y en el mismo noticiero nos enteramos cómo famosos y celebridades están pasando la cuarentena con sus mundanales preocupaciones de no poder ir al gimnasio o al salón de belleza, o a ver a sus masajistas o de visitar sus restaurantes o sus destinos vacacionales favoritos. Pobrecitos.

Mascarillas y política

Y como si no fuera poco tener a un presidente incapaz de darle a la pandemia la gravedad que amerita, un sector de la población hace honor al mandatario al no portar mascarillas, mientras este fin de semana feriado se aglomeraban en playas, lagos, piscinas y parques como si nada estuviera pasando. Viven en un mundo paralelo donde el disfrute inmediato es más importante que prevenir más contagios y muertes.

Siguen el ejemplo de un Trump que salió a jugar golf en una de sus propiedades en Virginia, mientras más estadounidenses siguen muriendo, y lo hizo sin mascarilla y sin respetar el llamado distanciamiento social con saludos de mano y todo.

Un presidente irresponsable que apela a un sector electoral igualmente irrresponsable que le cree que lo peor del virus ya pasó, y que por abrir tiendas y establecimientos la vida volvió a la “normalidad”.

Porque a Trump le urge retomar la politiquería electoral para tratar de convencer a los votantes de que está haciendo un buen trabajo, que la economía que el Covid-19 puso de rodillas y los millones de desempleados también son producto de nuestra imaginación.

Por eso, en medio de una pandemia sigue obsesionado con Barack Obama y continúa buscando la forma de entorpecer el derecho al voto de millones oponiéndose al sufragio por correo, además de seguir politizando la respuesta a la crisis con amenazas a gobernadores demócratas. En fin, Trump sigue siendo Trump en su estado “normal”.

La interrogante es si la apatía de los votantes pavimentará el retorno de Trump a la Casa Blanca, a pesar de todo, o si la indignación permitirá que la “nueva” normalidad bajo Trump que nos han querido atosigar tenga los días contados.

Maribel Hastings
Maribel Hastings
Maribel Hastings is a Senior Advisor and columnist at America’s Voice and America’s Voice Education Fund. A native of Puerto Rico, Maribel is a graduate of the University of Puerto Rico with a major in public communications and a history minor. She worked for La Opinión, and became La Opinión’s first Washington, D.C. correspondent in 1993. Maribel has received numerous awards, including the 2007 Media Leadership Award from the American Immigration Lawyers Association (AILA) for her coverage of the immigration debate in the U.S. Senate.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicaciones recientes

De mi ´test´, hospitales e inseguridad en tiempos del coronavirus

No es tan fácil conseguir un ´test´ y, cuando se lo consigue, surgen dudas sobre hospitales que son una alta fuente de transmisión de infecciones.

Entrevista con Benjamín Cuellar, testigo en el juicio por la masacre de los jesuitas (video)

A través del internet el experto en DDHH, Benjamín Cuéllar, testificará en el juicio en España por Caso Jesuitas-UCA-1989, y en el cual el acusado presencial es el coronel Inocente Montano. El abogado salvadoreño dará a conocer pormenores del juicio histórico

Cristianismo en América Latina: el crecimiento de la Iglesia Evangélica

En 1910 aproximadamente un 94% de latinoamericanos eran católicos romanos y solo un 1% eran protestantes. En el 2014 los católicos latinoamericanos eran el 70% y los protestantes 20%

Estamos en Facebook y Twitter

8,501FansMe gusta
2,450SeguidoresSeguir

Publicaciones al azar

Latinos de Estados Unidos en el siglo XXI

Es difícil pensar que hace menos de cincuenta años Martín Luther King y Cesar Chávez salían a las calles a defender los derechos de estas minorías, las mismas que hoy superan la cifra histórica de 120 millones de personas y suman ya una tercera parte de la población total del país.

La nueva edición de la Ortografía de la Real Academia Española contiene novedades

Lo decisivo es que, mucho más que el diccionario o la gramática, la ortografía constituye la mayor garantía de unidad del idioma.

En la era Trump, no tienes excusas para no votar

No pienses que después de las elecciones la situación de hoy va a desaparecer. No.  Es imprescindible entonces que este martes, votes.