Las mujeres derrotarán a Trump

Son más de cien legisladoras que tienen la gran posibilidad de ser el sujeto histórico que saque a Estados Unidos del marasmo político y la esquizofrenia neo-fascista.

Mujeres y latinas en el nuevo congreso
Mujeres y latinas en el nuevo Congreso

Lo que ocurrió este jueves en el Congreso de los Estados Unidos fue histórico. Porque dadas las circunstancias, en las cuales hace estragos el aparato reaccionario, misógino y xenófobo cuyo centro es Donald Trump, no puede menospreciarse que más de cien mujeres tomaran protesta como legisladoras en la Cámara de Representantes.

Mujeres en el Congreso Nacional

Es un momento histórico porque entre quienes tomaron protesta se encuentran las dos primeras mujeres indígenas estadounidenses, así como las dos primeras latinas emergidas de un estado conservador como Texas. Además, de haber ascendido la dos primeras musulmanas, justo en el tiempo en el cual hace efervescencia la islamofobia en Estados Unidos. Se trata de Ilhan Omar, de origen somalí, y de Rashida Tlaib, de raíces palestinas, ambas, por el Partido Demócrata.

Llama la atención también que, por primera vez, haya dos legisladoras afroamericanas provenientes de los estados de Connecticut y Massachusetts. Y, por supuesto, la llegada de una mujer, Nancy Pelosi, como presidenta de la Cámara de Representantes.

El fenómeno hace pensar en la máxima de Michelle Bachelet, actual directora de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos. Dice: “Cuando una mujer entra en política, cambia la mujer. Cuando muchas mujeres entran en política, cambia la política”.

Las mujeres y el tan esperado cambio

¿Está listo Estados Unidos para cambiar? ¿Está listo para dejar atrás el legado de Donald Trump y sus horrendos fanáticos?

La estructura de la derecha estadounidense es fuerte, con raíces en la historia misma de Estados Unidos y ahora tiene el poder de la mano de Trump. El hombre blanco, conservador y privilegiado está al centro del sistema y tendrá que emerger una revolución igualmente poderosa para lograr echarlo de su posición.

Tal revolución no vendrá de la base trabajadora, aún contaminada por el machismo trasnochador del American Dream. No vendrá de las juventudes que tienen encima el gran reto de vencer el “shitposting” y la trampa decadente del consumo.

Si esa revuelta viene, entonces vendrá de las mujeres estadounidenses. Esas que hoy han tomado el poder en el Congreso y de las millones que las votaron. Son más de cien líderes que tienen la gran posibilidad de ser el sujeto histórico que saque a Estados Unidos del marasmo político y la esquizofrenia neo-fascista.

Son esas congresistas la herramienta sustancial para que las mujeres en los barrios, en las escuelas, en los centros de trabajo, conformen una nueva ola política que reviente en votos e inunde las calles con movilizaciones.

La historia como péndulo

Así es la historia. En política, se define como un movimiento pendular. Cuando más se carga hacia a un lado, más fuerte es la inercia contraria. Tengo por eso la fuerte sospecha de que la presidencia número 46 de los Estados Unidos, tendrá nombre de mujer.  

Sígueme en twitter: @albertobuitre 

Lea también / Read Also
Republicanos o Ku-Klux-Klan
Avatar
Acerca de Alberto Buitre 14 Articles
Periodista mexicano, autor, bloguero, profesor de filosofía y comunicación. Mitiga escribiendo cuentos su irremediable adicción a la política. Ganador del Premio Nacional de Periodismo contra la discriminación, por la Oficina de la ONU para los derechos humanos en México. Amante de la cerveza, del metal y del buen comer, se pregunta: ¿La humanidad tendrá remedio o, simplemente --como dijo Schopenhauer--, el destino está marcado por nuestra estupidez?