Los derechos de los otros terminan donde comienzan los nuestros

¿vuelve el terror a la argentina?
Máximas y mínimas: la soledad

En todo gobierno militar primero viene la votación y después la bota acción.

Las relaciones públicas son un servicio diplomático para empresarios intratables.

Por querer ser el país número uno, Estados Unidos es el líder mundial en obesidad.

El préstamo es un acto económico que convierte el interés público en utilidad privada.

Los derechos de los otros terminan donde comienzan los nuestros.

Pregunta:

¿Qué es lo único que no se debe esperar de la vida?

Respuesta:

La inmortalidad.

En la mujer la apariencia física depende de la sustancia química.

Para matar el hambre aquel muerto de hambre se mató.

No hay ningún orden político que justifique que los inmigrantes sean los idiotas útiles de los explotadores.

En la niñez la maldad conserva toda su pureza.

Cuando queremos hacer una cosa en el momento, siempre aparece otra que debe hacerse al instante.

Definición de Escultor: Persona que sigue en la Edad de Piedra.

Lea también / Read Also
El Mal de Chagas Llega a Estados Unidos

La infidelidad no es otra cosa que colocar en exportación el excedente amoroso.

Hay políticos que son graciosos cuando hablan en serio.

La caída de Wall Street fue para el capitalismo lo que la caída de Berlín Wall fue para el comunismo.

Si quiere ahorrar dinero en la cuenta del teléfono, haga cada llamada de larga distancia corta.

La fea pierde primero la esperanza que la virginidad.

Frase que no debemos decir una vez que la hemos pensado dos veces: “¡A mi esposa le encantará!”.

Los odontólogos comen por la boca de los demás.

En la reconciliación dos personas acuerdan amigablemente volver a agredirse con amor.

Las mujeres dicen que los hombres conservan mucho para sí mismos. La Oficina de Impuestos opina igual.

No sea egoísta, comparta estas frases con alguien que comparta.

En el boxeo la nariz es la parte más sonada.

Definición de Preservativo: Algo que no se puede concebir.

Artículo anteriorCoachella: al calor de la música
Artículo siguienteComadreando desde Los Angeles
Rafael Carvajal
Rafael Carvajal nació en Bogotá, Colombia. Tras cursar estudios de periodismo en su país, se radicó en Los Angeles, California. Sus escritos han sido publicados en revistas y periódicos tanto en Estados Unidos como en Colombia. Su forma de esribir denota una mezcla de filosofía lógica con humor absurdo. Es miembro fundador de la peña literaria La Luciérnaga de Los Angeles.