Hispanic L.A.LiteraturaEnsayoSomos esclavos compulsivos y...

Somos esclavos compulsivos y necesitados

Los filósofos estoicos me fascinan. Ellos mostraron al mundo griego de entonces (y siguen mostrando al mundo de hoy) que prácticamente todo en la naturaleza escapa a nuestro control. De tal modo, es un absurdo anclarnos emocionalmente a ello, mostró Epicteto. Sólo depende de nosotros el deseo, pero no el cuerpo. La opinión, pero no la reputación. El impulso, pero no la función. ¿Qué lecciones podría darnos la filosofía estoica en esta época llena de angustia por el futuro y una necesidad casi patológica por ser aceptado?

Al respecto, pienso que una de las máximas expresiones de caos en la era posmoderna es el consumo.

 

 

Los seres humanos en la mayoría del globo estamos expuestos al marketing. Por su intermedio se pretende crear necesidades que desaten una compulsión a comprar. El plan es sencillo: primer paso, crear la necesidad. Segundo paso, ofrecerte la solución. Y al cabo del tiempo, miramos los estantes de nuestras casas llenos de cosas que no hemos ocupado en meses.

¿Qué nos ha convertido en esta especie de esclavos del usufructo?

Feuerbach explico que la naturaleza es materia, y nada en ella escapa a tal concepto. No obstante, la abstracción del materialismo ha sido corrompida por el magisterio cristiano en definiciones que nada tienen qué ver con lo que el filósofo alemán que inspiró el pensamiento de Karl Marx, dijo. Según este, una persona materialista no es quien atiende la fenomenología del mundo no-ideal. Es quien abreva a su existencia sólo elementos “materiales”, en tanto objetos, descuidado –se piensa–, la sustancia o espíritu.

Lee también:   Título 42: con él o sin él, los migrantes seguirán arriesgándolo todo

Pero ni siquiera tal concepción cristiana alcanza para definir lo que un materialista hace en esta época, ya que no se compra por el fin material de las cosas, es decir, su utilidad, sino por su valor social. Es por tal razón que alguien posee más de un reloj. Su motivación no se encuentra en un fanatismo exacerbado por la medición del tiempo, sino por lo que para éste significa tener relojes de tales marcas de tantos modelos. Existe en ello un importe simbólico que trasciende totalmente a la utilidad del objeto en sí. Se paga por el estatus.

Así se justifica la compra de un auto, por ejemplo. Casi todos los coches hacen lo mismo, pero no todos me hacen lucir igual. Al comprar un Porsche en vez de un sedán, estoy adquiriendo una posición dentro de lo que percibo como sociedad. Sublimo mediante la idea de posesión emociones que justifican mi falta de responsabilidad existencial.

El filósofo estoico y al mismo tiempo rey de Roma, Marco Aurelio, bien podría sonreír satisfecho por descubrir cuánta razón tienen sus elucubraciones al observar las conductas consumistas de la época contemporánea. A pesar de ser el emperador romano que venció a las hordas bávaras y aplastó las insurrecciones de Avidio Casio en las provincias occidentales, el llamado “rey filósofo” consideraba que es un error suponer que nuestra posición social está bajo nuestro control. En sus Meditaciones, dijo que la infelicidad proviene de ese equívoco pues, quien busca elevar su estatus (mediante posesiones, por ejemplo), sufrirá a causa de quienes ignoran sus ascensos o, por el contrario, quienes sólo le buscan para eso, descubriéndose solo y dañado en el fracaso.

Lee también:   Ucrania, los anillos de la serpiente

De tal modo que poseer es una ilusión, al mismo tiempo que el control. Somos como un perro atado a una carreta. Las fuerzas de la naturaleza y el caos intrínseco de la humanidad nos arrastran. Podemos ir en dirección opuesta y morir ahorcados, o caminar en su misma dirección. Somos esclavos del consumo.

¿Cómo liberarnos?

¿Quién nos amarró?, hay que preguntarse primero. Al filósofo cínico Diógenes le causaba risa el apego de la gente a cosas que él no necesitaba. Para él, el mercado era un centro de ambición, de ambición de poder, lo cual finalmente es el propósito del consumo. Compro lo que me coloca por encima de los demás. Es decir, lo que me arroga poder. ¿Y si dejáramos de consumir y le diéramos a las cosas una verdadera utilidad? Nuestros roperos quedarían a la mitad, pero al perder cosas, nos ganamos a nosotros mismos

Luis Alberto Rodríguez Ángeles
Luis Alberto Rodríguez Ángeleshttp://rodriguezangeles.com/
Luis Alberto Rodríguez Ángeles. Escritor y periodista. Premio Nacional de Periodismo en derechos humanos por el Alto Comisionado de la ONU en DD.HH. en México. Reportero con 20 años de experiencia en la cobertura de movimientos sociales. Profesor y activista.

Comenta aquí / Comment here

“Los educadores californianos son el corazón de nuestra comunidad. Y la razón por la que la Asociación de Maestros de California sabe que escuelas públicas de calidad son lo que hace una California mejor para todos nosotros”.


“California Educators are the heart of our community. And why the California Teachers Association knows quality public schools make a better California for all of us.”

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe una revista semanal con lo más nuevo de HispanicLA y con los artículos que hicieron historia.

En portada

Sin derecho al aborto: EE.UU. después de Roe

0
Contenido de la rueda de prensa para medios étnicos sobre la amenaza al derecho al aborto y su impacto sobre las mujeres asiáticas americanas e isleñas del Pacífico organizada por Ethnic Media Services

EDITORIAL

Biden y los inmigrantes: desconcierto y desilusión

Plan migratorio de Biden
0
Llamamos a la anulación inmediata del uso del “Título 42” para impedir que migrantes refugiados soliciten legalmente asilo en Estados Unidos. Y que esta anulación abra el camino para avanzar la esperada reforma migratoria

Lo más reciente

Relacionado

LOS 5 COMENTARIOS MÁS RECIENTES