jueves, julio 9, 2020
More
    Inicio Donald Trump Trump y Ucrania: un público indiferente y cansado

    Trump y Ucrania: un público indiferente y cansado

    Ante todos los escándalos, la venalidad, corrupción y cinismo de la actual presidencia, uno de los mayores peligros es el cansancio del público

    Desde que en 2015 Donald Trump anunció su candidatura somos testigos de un increíble aluvión de declaraciones y acciones escandalosos de su parte; cada una de ellas alcanza para definir de manera clara e indeleble la necesidad de terminar con este régimen en la primera oportunidad. 

    La indiferencia

    Pero la acumulación y repetición de estas desvergüenzas también nos pueden dejar insensibilizados, hasta indiferentes.

    Y luego llega el descubrimiento, esta semana, del chantaje de Trump al presidente de Ucrania para que investigue al candidato presidencial demócrata Joe Biden y a su hijo

    La acción ha sido denunciada afortunadamente por un oficial de inteligencia aún anónimo y hecha pública por los medios más importantes del país. La decisión aparentemente ilegal del Director de Inteligencia Nacional de ocultar la información del Congreso solo aumenta la sospecha de encubrimiento oficial y la magnitud del evento.

    Contra trump: un llamado a la realidad

    Y esa magnitud es avasalladora, a nivel nacional e internacional. 

    Según revelan el Wall Street Journal, el New York Times, el Washington Post, Trump exigió ocho veces en una sola conversación telefónica con el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky que investigase a los Biden para así usar la información en la campaña electoral presidencial y ganar un segundo término. 

    Golpe de gracia a Biden

    Lo hizo con la esperanza de que la publicidad sería el equivalente de un golpe de gracia a la candidatura del ex vicepresidente.

    Lo hizo sabiendo que Biden es ahora considerado un potencial vencedor y que podría vencerle en las elecciones de enero de 2021.   

    Lo hizo usando los servicios mercenarios de su abogado personal, el exalcalde de Nueva York  Rudy Giuliani, y no de agencias federales, como debía.

    Hace solo un mes Trump y los trumpistas se ufanaron de haber sobrevivido la investigación sobre la injerencia de Rusia en los comicios de 2016. En parte gracias a esa injerencia le ganó la presidencia a Hillary Clinton. 

    “No collusion” fue el mantra del presidente en centenares de tuits.

    Yes, collusion

    Visto que no fue castigado por sus acciones en aquel entonces y que el partido Republicano lo siguió apoyando como un solo hombre, no tuvo ni un reparo en repetir el acto de, precisamente, “collusion”. Sin reparos ni segundos pensamientos. 

    Solo que esta vez lo está haciendo en un acto de chantaje contra Ucrania, blandiendo como arma un paquete de 250 millones de dólares federales que hubieran servido a ese país para adquirir armas estadounidenses para defenderse de Rusia. Dinero que se hubiera gastado en contratos con empresas estadounidenses, claro. 

    [bctt tweet=”Debemos tomar conciencia de la magnitud de las acciones de Trump. Enterarnos. Debatirlo, difundirlo con nuestros pares. Apoyar a quienes luchan para que se publique toda la información (Gabriel Lerner)” username=”hispanicla”]

    Una vez más este presidente nos avergüenza con su cinismo sin límites. Abiertamente declara que está encima de la ley. 

    ¿Qué podemos hacer? Para empezar, tomar conciencia de la terrible magnitud de las acciones de Trump. Enterarnos de lo que sucede. Debatirlo, difundirlo con nuestros pares. Apoyar a quienes luchan para que se publique toda la información. Y exigir que el tema de Trump y Ucrania se investigue en ambas cámaras del Congreso. A la brevedad. 

    Y así, debemos luchar contra dos de los principales obstáculos para devolver la cordura al país: la indiferencia y el cansancio públicos.  

     

    Gabriel Lerner
    Gabriel Lernerhttps://hispanicla.com
    Editor en jefe del diario La Opinión en Los Angeles. Fundador y co-editor de HispanicLA. Nació en Buenos Aires, Argentina, vivió en Israel y reside en Los Ángeles, California desde 1989. Es periodista, bloguero, poeta, novelista y cuentista. Fue director editorial de Huffington Post Voces entre 2011 y 2014 y anteriormente editor de noticias, también para La Opinión.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Publicaciones recientes

    Benjamín Cuéllar: Por culpa del estado salvadoreño sólo Montano es enjuiciado

    El experto en DDHH, Benjamín Cuéllar, sostiene que el proceso en España terminará en justicia y que todos los reclamados por Caso UCA tendrán...

    El condado San Mateo y el censo, una historia de éxito

    Muchos residentes inmigrantes en el condado San Mateo tienen desconfianza debido a su experiencia en sus países de origen, pero la organización ha utilizado su relación con esas comunidades y familias para que participen en el censo

    La corrupción judicial en México es crimen autorizado

    lLs ministerios públicos integran mal las acusaciones; los jueces se encargan de destacar las fallas y los abogados se convierten en coyotes que articulan la disfuncionalidad del sistema

    Estamos en Facebook y Twitter

    8,501FansMe gusta
    2,450SeguidoresSeguir

    Publicaciones al azar

    En El Salvador desaparecen nueve personas cada día

    En 2019, nueve personas fueron reportadas diariamente como desaparecidas en El Salvador, según la información que difundió el Comité Internacional de la Cruz Roja a través de su cuenta de Twitter

    Abuelas de Placita Olvera

    Como las Abuelas de Plaza Mayo en Buenos Aires, estas abuelas responden al llamado porque otra no queda. Las une, no el insondable dolor de tener a sus hijos y nietos y desaparecidos, sino la esperanza de que aquellos por el contrario reaccionen y se involucren.

    Sobre la estupidez y mezquindad en Ciudad Juárez

    Salir a la calle es una expresión simple, obvia, sin mayor repercusión para muchos, pero en Juárez y en otras ciudades de México donde la violencia del narco ha impuesto un toque de queda de facto, es un acto extremo de valentía