A salvar los océanos

A salvar los océanos

El 8 de junio se celebró el Día Mundial de los Océanos,  una fecha para recordar la importancia que tienen los gigantes azules en nuestra vida. Las acciones humanas como la sobrepesca, la destrucción de ecosistemas a causa de la construcción, el cambio climático, el calentamiento global y la contaminación por plásticos han propiciado el deterioro de sus capacidades arrojando datos alarmantes.

Con motivo de la celebración de los océanos la Organización de las Naciones Unidas (ONU por sus siglas en inglés) invitó a tomar conciencia en la contaminación que generamos para tener mejores prácticas de consumo que permitan seguir manteniendo a salvo la riqueza que estos brindan al mundo

Los océanos cubren más de 70% de la superficie del globo. Sólo el 1% de la superficie oceánica está protegida. Entre un 50% y un 80% de la vida en la Tierra se encuentra bajo la superficie del océano, que constituye el 90% del espacio habitable del planeta. Menos del 10% de este espacio ha sido explorado hasta ahora por el hombre.

Además, los océanos contienen el 96% de toda el agua de la Tierra. El resto es agua dulce que se encuentra en forma de ríos, lagos y hielo. Nuestros mares, absorben anualmente cerca del 25% del CO2 que se agrega a la atmósfera debido a la actividad humana, reduciendo así el impacto de este gas con efecto de invernadero en el clima.

Por si esto fuera poco, los productos del mar son la principal fuente de proteínas para al menos una de cada cuatro personas en el mundo, pero esta importante reserva alimenticia del hombre está en riesgo por las cada vez más alarmantes cifras de contaminación de los mares en el mundo.

El plástico, el enemigo que no quisimos ver

De acuerdo con el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente en el año 2050 habrá más plástico que peces en los océanos. De continuar así, para 2050, el 90% de las aves marinas habrá ingerido algún plástico.

Estos daños en los ecosistemas marinos ascienden al menos a 8,000 millones de dólares, ya que no sólo causan estragos en la flora y fauna marina, sino también en la pesca y el turismo.

Aproximadamente 13 millones de toneladas de plástico se filtran en el océano cada año, lo que provoca, entre otras daños, la muerte de 100.000 especies marinas.  En total, el 80% de la contaminación de este ecosistema es causada por el hombre,

Pero el problema del plástico no tiene fin ya que se estima que en el 2020 el ritmo de producción de plásticos habrá aumentado en un 900% con respecto a los niveles de 1980 (más de 500 millones de toneladas anuales).

Los denominados macroplásticos como las bolsas, redes de pesca o botellas y los microplásticos, menores a 5 milímetros, provocan la intoxicación de las especies, así como su malnutrición y enredo.

Actualmente se desconoce el total de plástico que se encuentra en los océanos, sin embargo, se calcula que oscila entre los 5 y 50 billones de residuos. Da escalofríos pensar que el 44% de todo el plástico producido en la historia, se generó a partir del año 2000.

Beneficios de los océanos sanos

De acuerdo a una investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, existen más de 700.000 especies marinas. Un total del 60% de las fuentes de proteína para el ser humano provienen del mar, es la base de una actividad económica que genera al menos 2,5 billones de dólares al año y es esencial para regular el clima, entre otros múltiples beneficios.

La actividad pesquera genera más de 260 millones de empleos; 50% de ellos en pesca artesanal o de subsistencia en lugares donde otra actividad laboral a la cual dedicarse sería muy difícil de encontrar. La  pesca y la acuicultura son el sustento del 12% de la población mundial.

Los océanos absorben calor y CO2 y mueven masas de aire que definen las temperaturas y la humedad. El conjunto de los ecosistemas costeros que actúan como sumideros de carbono, como los manglares, las marismas salinas y las praderas submarinas, pueden contener una cantidad de carbono cinco veces superior a la de los bosques tropicales.

Los mares, generan la mayor parte del oxígeno que respiramos, absorben una gran cantidad de las emisiones de carbono, ofrecen comida y nutrientes, regulan el clima y son económicamente importantes para los países que confían en el turismo, la pesca y otros recursos marinos para sus ingresos.

Es tiempo de actuar, no podemos seguir arrojando al océano nuestra basura, desperdicios, agua contaminada y tampoco continuar explotando esta indispensable fuente de alimento para el hombre; nuestros océanos se agotan y así, comienza lentamente la extinción del recurso más importante de nuestro planeta. Debemos #SalvarnuestroOcéano #DíaMundialdelosOcéanos

Marce Gutiérrez-Graudiņš es la fundadora y directora Ejecutiva de Azul, una organización enfocada en trabajar con las comunidades Latinxs.

Anuncios

Comenta / Comment