Para los hispanohablantes ‘latinx’ es un insulto

Sólo el 4% de los latinos en Estados Unidos usan el término

“Es sobre eso de latinx, de tratar de ser inclusivos y todo eso”, dijo un estudiante.

“Sí, pero yo a eso no le presto atención”, dijo el otro.

Y así se sumergieron en uno de los temas más candentes y controvertidos en la comunidad latina.

Cuando queremos incluir, excluyendo

¿Cómo nos llamamos? ¿Latino? ¿Latina? ¿Hispano? ¿Latinx? ¿Latine? ¿Cómo llamas a las personas cuando quieres que todos se sientan incluidos pero, a diferencia del inglés, estás tratando de eliminar el género de un idioma que usa los géneros?

Una encuesta reciente realizada por Pew Hispanic Research encontró que si bien los nacidos aquí tenían más probabilidades que los nacidos en el extranjero de haber oído hablar del término latinx, eso no significa necesariamente que lo usen. De hecho, según la encuesta sólo el 4% de los latinos y latinas del país lo usan. Y estoy de acuerdo en que a muchos latinos no les gusta. Especialmente a quienes como yo, crecimos en un país de habla hispana.

Lee también:   Festejos en la Plaza Black Lives Matter frente a la Casa Blanca

Es agotador ver cómo algunos latinos estadounidenses, en su afán por ser amables con todos, se apoderaron de lo que yo y muchos hispanohablantes consideramos una afrenta al idioma y usan una x. En español, X significa algo completamente sin importancia. Probablemente iniciaron esta costumbre personas bien intencionadas que intentaban ser inclusivas con todos utilizando un lenguaje específico de género sin darse cuenta de lo insultante que es ser considerado parte de una comunidad con la X sin sentido en español. “Un X tal”, un total don nadie. Algunos miembros de la comunidad latina lo han empezado a utilizar. Puaj.

La x y su falta de identidad

“Para los latinos una x no significa nada, no significa nada importante. Un x tal fulano, dices eso cuando no estás tomando a alguien en serio”, dice Yesenia Contreras, quien llegó a Estados Unidos cuando era joven desde El Salvador y trabaja de asistente legal además de estar promediando sus estudios en la facultad de derecho y trabajando para una firma de abogados que se especializa en ley de inmigración. “Soy latina. Soy algo, yo no soy ese nada contenido en la x. No uso la X. Yo no soy una mujer latinx”, dijo.

“Nunca lo usamos en el trabajo y todas las personas con las que trabajo son latinas o latinas de todas partes. Ninguno de nosotros lo usa. El idioma español usa los géneros”, añadió Contreras.

Lillian Frazier tiene 10 años y estudia cuarto grado en la escuela intermedia bilingüe (español/inglés) Montessori en Washington, D.C. Usar la X suena como algo sacado de una película, dijo.

“Es algo así como ser de los X-Men. Pero nosotros no somos X men, no tenemos poderes mágicos. Somos simplemente personas. Somos latinos y latinas, no latinx. Hay muchas familias latinas en mi escuela y solo una familia usa latinx. La escuela misma tampoco lo usa”, dijo.

Lee también:   Estos fueron los primeros habitantes de América del Norte

Según la encuesta de Pew sólo el 1% de los hombres latinos usa el término “ latinx”. Olmar Zelaya se encuentra entre ese 99% que no lo hace. Zelaya, de 27 años, nació y creció en Estados Unidos en una familia centroamericana.

“Otra vez nos están mandando otro término diciendo que tenemos que aprenderlo. Pero yo no uso latinx. Si quieres que te llamen de cierta manera o que te conozcan de cierta manera, hazlo, pero no nos obligues a todos a hacerlo. Eso me molesta”, dijo.

Samantha Martínez, de 18 años, de padres puertorriqueños y ecuatorianos, y estudiante universitaria en Luisiana, se hace eco de ese sentimiento. Aunque los investigadores de Pew dijeron que más latinas que hombres usan el término (14%), la mayoría todavía dice que no, gracias. “Soy latina. UNA LATINA. Y estoy orgullosa de ser latina».

«Si la gente quiere usar latinx, está bien, pero no fuerces al resto. Si quieres que te llamen latinx, te llamaré latinx, pero no me llames así. No borres la palabra que uso solo porque a algunas personas no les gusta o algunas personas dijeron que así es como nos llamamos. De hecho, prefiero ser específico, como cuando digo puertorriqueño o mexicano, así. Sea lo más específico posible”, dijo Martínez.

El funcionamiento del idioma español

Personalmente, haber sido criado en el Puerto Rico hispanohablante significa lo que dice Contreras sobre X: que significa algo que no es absolutamente nada. Francamente, me parece insultante para el idioma español usar este anglicismo creado por personas que no entienden cómo funcionan el español y otros idiomas de género. A diferencia del inglés, el idioma español tiene lo que podría llamarse una “autoridad final” sobre el uso correcto del idioma español, la Real Academia de la Lengua Española. Y esta ha expresado en términos muy claros que se oponen al su de la X en lugar del género, calificándolo de “impronunciable” e “innecesario”. También añaden que el hecho de que el español sea específico de género no lo convierte en “sexista”.

Lee también:   Recrudece el extremismo antiinmigrante republicano

En partes de América Latina donde la gente ve que agregar x al final de una palabra no tiene sentido (¿tendríamos que decir lx mesx, en vez de  la mesa?), la “e” ha ido ganando cierto favor, como en la palabra latíne (se pronuncia lah-tin- EH). Esa es una opción mucho más aceptable para quienes se esfuerzan por ser inclusivos dentro de las limitaciones de un lenguaje específico que usa el género. Sin duda que es mejor que utilizar una palabra que nos tache o nos borre.

Curiosamente, la encuesta de Pew dice que una mayoría (61%) prefiere el término “hispano”, mientras que menos de un tercio (29%) dijo que prefiere “latino”.Pero entre quienes hablaron, la mayoría dijo no al término “hispanos”.

“Odio ese término, hispano”, dice Martínez. “Es una palabra colonizadora. No me gusta”.


Publicado inicialmente en CALO News.

 

 

Perfil del autor

Criada en Puerto Rico, Patricia Guadalupe es una periodista multimedia bilingüe que reside en Washington, D.C. y cubre la capital para medios de comunicación en inglés y español. También es profesora adjunta en la Facultad de Comunicación de la American University en Washington, D.C., y en la oficina de Washington de South Florida Media Network en la Florida International University. Se graduó de la Universidad Estatal de Michigan y tiene una maestría de la Escuela de Graduados en Gestión Política de la Universidad George Washington.

Escuelas comunitarias de California

Comenta aquí / Comment here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba

Descubre más desde HispanicLA: la vida latina desde Los Ángeles

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Verificado por MonsterInsights