viernes, noviembre 27, 2020
Más

    Las encuestas, el sentido común y los estados claves

    ¿Les creemos a las encuestas o las ignoramos? Pero si las ignoramos, ¿qué utilizamos como referencia intelectual para poder comprender el sentimiento del electorado en este momento histórico y poder producir un análisis crítico?

    Ignorar las encuestas, en mi opinión, es dejar de lado a la ciencia y asentarse en una filosofía de sentido común que puede sonar atractiva y es popular, pero que desconoce siglos de progreso en el pensamiento humano, pasando por el Renacimiento, la Revolución Científica y la Ilustración.

    ¿Acaso el discurso de las ciencias contemporáneas no son el paradigma epistemológico que nos permite alejarnos de ese horrendo pensamiento medieval en el que la Iglesia imponía la fe y el dogma a sangre y fuego? Galileo estuvo muy cerca de que la Inquisición lo quemase vivo por esa proposición ´subversiva´ de que el sol era el centro del sistema planetario.

    Ahora tenemos al Brujo de la Casa Blanca que levanta su Biblia y nos asegura que la ciencia es irrelevante. Ignora a expertos en epidemiología, como el Dr. Anthony Fauci, y se mofa de la comunidad médica sugiriendo que tomando cloro venceremos al coronavirus.

    La ofensiva del sentido común y el relativismo es incesante. Y tiene mucho terreno ideológico para crecer, especialmente si consideramos que somos un país en el que 20% creen en las brujas y muchos más no saben distinguir entre un reporte periodístico y un comentario editorial. La Revolución Tecnológica, el surgimiento del internet y las redes sociales han incrementado este problema al crear un foro ultrademocrático en donde el analfabeto político, desde el anonimato cibernético, está en igualdad de posición con intelectuales especializados en medicina, política, ciencias sociales.

    No olvidemos que cuando construimos imponentes edificios, no usamos los servicios de un magnífico panadero, sino que buscamos un ingeniero, un arquitecto. ¿Qué saben de la matemática y la física involucrada en esas columnas de edificaciones que a veces parecen flotando en el aire? Cuando nos operan del corazón, sin debate ni duda alguna, queremos a un cardiólogo.

    Entonces, ¿de dónde sacan algunos ese descarado atrevimiento para criticar a las encuestas, criticar modelos estadísticos? ¿Qué saben de muestras representativas, frecuencias, correlaciones, del coeficiente Pearson r, de análisis de regresión?

    Las elecciones de 2016 y el “margen de error”

    Muchos que se apoyan en un ´commonsensical analysis´, presentan como evidencia número uno de sus alegatos acusatorios, el supuesto fracaso de las encuestas de 2016. Pero se olvidan de que muchas de esas encuestas estaban correctas. Totalmente correctas, cuando se hacen cálculos que consideren el “margen de error” que todo análisis estadístico debe incluir.

    Usemos un ejemplo para entender esto del margen de error. Si una encuestadora concluye que el Candidato X está siendo apoyado por 52% de los posibles votantes y el Candidato Z recibe un 48% (en una encuesta con un margen de error del 4%), la diferencia de 4 puntos en realidad sugiere que cualquiera de los dos puede ganar. ¿Por qué? Porque si aplicamos el margen de error de un 4%, se puede afirmar que el Candidato X no tiene un 52% inamovible, sino que, sumando y restando el 4% del margen de error, tiene una probabilidad de entre 48% y 56%. Con el mismo cálculo, el Candidato Z tiene entre 44% y 52%.

    Dentro de esos márgenes, como dije, cualquiera de los dos puede resultar el ganador. El Candidato X, por ejemplo, podría terminar con 48% y el Candidato Z con 52%. Pero muchos que interpretan estos números no se molestan en aclarar la importancia del margen de error y reportan en sus titulares que el Candidato X tiene 52% y el Candidato Z 48% y, automáticamente, asumen que X gana.

    Hagamos una pausa y recordemos a la elección de 2016. Una semana antes de la consulta electoral, la gran ventaja de Hillary Clinton ya se había evaporado después de que Jim Comey, el director del FBI, decidiera reabrir la investigación de los controvertidos emails. De acuerdo con la encuestadora FiveThirtyEight, Clinton ganaba por solo 3.5% y, de acuerdo a Real Clear Politics, por 1.7%. Cifras muy cercanas a la ventaja de 2.1% que Clinton finalmente obtuvo en el voto popular. ¡Ambos cálculos, dentro del margen de error! Así que las encuestas no-se-e-qui-vo-ca-ron. Los que se equivocaron son los que reportaron los porcentajes desde una perspectiva axiomática que está muy lejos de la naturaleza probabilística de los modelos estadísticos.

    El error no está en las estadísticas (hoy en día los matemáticos han desarrollado modelos super sofisticadísimos), sino en hombres de carne y hueso que simplifican la difusión de esos números. Algunos periodistas, en particular, con ese afán sensacionalista que ayuda a vender noticias, tienen en parte responsabilidad por repetir sin mucho análisis esas cifras ignorando el ´small `print´ de los reportes estadísticos.

    3 de noviembre de 2020

    La elección de 2020 no es la elección de 2016. Encuestas de entidades serias, que utilizan rigor académico en su trabajo, sugieren una victoria de Joe Biden. A menos que haya fraude y se nulifiquen o no se cuenten votos, Five Thirty Eight y Real Clear Politics apuntan a una victoria clara en el voto popular. Hablan de una posibilidad de victoria de Biden del 89% contra un 10% de Trump. Y un 95% de mantener control de la Cámara de Representantes y un 77% de recuperar el Senado Nacional.

    Las encuestas del voto popular son claras: Biden 51.3% y Trump 43.5%, de acuerdo a Real Clear Politics. 7.8% de diferencia. Algo que sirve de referencia pero que, por supuesto, no es determinante. Lo único que cuenta es cómo vota cada estado. O sea, quién consigue la mayoría de votos de 538 electores del Colegio Electoral.

    El número clave es 270. Algunos análisis más que razonables apuntan a que Biden ya tiene asegurado alrededor de 232 electores, de lugares como California, New York y Massachusetts. Por su parte, Trump tendría alrededor de 125 electores, de estados como Tennessee, Oklahoma y Alabama. O sea que a Biden le faltarían 38 votos para llegar a los 270 que necesita para ser el cuadragésimo sexto presidente de los Estados Unidos. Trump, por el contrario, precisaría 125.

    Hay aproximadamente una docena de estados en donde el margen de error sugiere que hay un empate técnico. Estos son Pennsylvania, Wisconsin, Florida, Arizona, Georgia, Iowa, Ohio, Carolina del Norte, Texas, Minnesota, Nevada. Esto implica que hay 181 electores en juego que cualquiera de los dos candidatos podría ganar.  Los analistas se han machucado las neuronas presentando innumerables escenarios posibles. Pero al final, siempre hay que recordar que a Biden le faltan alrededor de 38 votos para ganar y a Trump 125.

    Hay tres estados que son claves en donde Trump ganó por apenas 80,000 votos en 2016. Ahora está perdiendo en los tres, aún considerando el margen de error. Estos son Pennsylvania (con 20 delegados), Michigan (16) y Wisconsin (10). Si Biden gana en esos, no importa que pierda Florida (29), Arizona (11) y Texas (38).

    Eso significa que apenas cierren las urnas, la atención va a estar en Pennsylvania, Michigan y Wisconsin. En estos dos últimos, es muy difícil que Trump recobre el espacio perdido. Así que queda Pennsylvania. Y es aquí, en mi opinión, en el Commonwealth de Pennsylvania en donde se definirá la elección de 2020. Una elección en la que, me atrevo a predecir, Joe Biden arrasará. No solo conquistará alrededor de 350 electores en el Colegio Electoral sino que el Senado volverá a manos demócratas y se abrirá, de esa manera, una ventana de esperanza para afianzar las instituciones democráticas, dar pasos adelante en materia de justicia social y en el escombroso terreno de las relaciones raciales.

    Hispanic L.A.

    Néstor Fantini
    Néstor Fantinihttps://twitter.com/nestorfantini
    Co-editor de HISPANIC LA, profesor adjunto de sociología en Rio Hondo College, Whittier, CA, y consultor de Knovva Academy, Boston, MA.

    Notas relacionadas

    El velatorio de Diego Armando Maradona, en directo

    Velatorio de Diego Armando Maradona: Cientos de seguidores comenzaron en la noche del miércoles a agruparse en las inmediaciones de la Casa Rosada para despedir a Diego Armando Maradona, velado desde las 6 en un salón de la Casa de Gobierno. La ceremonia pública se extenderá hasta las 16, hora de Buenos Aires.

    Feliz Día de Gracias de Hispanic LA

    Sea lo que sea, historia, religión, familia, sea lo que sea que signifique para cada uno.

    Los niveles de seguridad que propone Fauci durante COVID-19

    ¿Enviaría a mis hijos a la escuela con las precauciones adecuadas? ¿Cuándo confiaré en una vacuna? A la última pregunta, siempre respondo: cuando vea a Anthony Fauci recibir una.

    Lo más reciente

    El velatorio de Diego Armando Maradona, en directo

    Velatorio de Diego Armando Maradona: Cientos de seguidores comenzaron en la noche del miércoles a agruparse en las inmediaciones de la Casa Rosada para despedir a Diego Armando Maradona, velado desde las 6 en un salón de la Casa de Gobierno. La ceremonia pública se extenderá hasta las 16, hora de Buenos Aires.

    Feliz Día de Gracias de Hispanic LA

    Sea lo que sea, historia, religión, familia, sea lo que sea que signifique para cada uno.

    Los niveles de seguridad que propone Fauci durante COVID-19

    ¿Enviaría a mis hijos a la escuela con las precauciones adecuadas? ¿Cuándo confiaré en una vacuna? A la última pregunta, siempre respondo: cuando vea a Anthony Fauci recibir una.

    Entre Maradona y yo

    Nuestro encuentro fue un asunto de vida ante la muerte Dicen que escapó de un sueño En casi su mejor gambeta Que ni l...

    Estamos en Facebook y Twitter

    4,573FansMe gusta
    1,976SeguidoresSeguir

    Los 5 populares de la semana

    Los pensamientos de José Saramago

    Esta es simplemente una recopilación de rayones en libros, suficientes para quienes nunca lo “conocieron”, sepan lo que se están perdiendo. Porque como él mismo nos repitió hasta el cansancio: mientras se esté vivo, nunca es tarde.Esta es simplemente una recopilación de rayones en libros, suficientes para quienes nunca lo “conocieron”, sepan lo que se están perdiendo. Porque como él mismo nos repitió hasta el cansancio: mientras se esté vivo, nunca es tarde.

    Rock indígena en California

    El Rock and Roll, la música joven que se impuso arrolladoramente desde los 50s, nació y se desarroll...

    Chau, Diego del alma

    A Maradona, lo vi jugar por primera vez en la cancha de Atlanta cuando yo tenía unos 11 años. Debe haber sido a fines de 1976 o comienzos del 77.

    Peronismo: democracia de masas o fascismo posible

    Si hay algo en lo cual detenerse a la hora de intentar comprender el fenómeno del peronismo es, a nuestro juicio, la heterogeneidad de sus componentes y de ideas propugnadas, según el problema que se enfrente y la coyuntura histórica por la que se atraviese

    Esta fue la literatura precolombina: aztecas, mayas, incas (imágenes)

    Todavía queda algo, muy poco, de esos escritos aztecas, mayas e incas, que podemos leer y analizar