Congreso: ultima oportunidad para proteger al votante

El lunes 12 de septiembre, con la reincorporación de la Cámara de Representantes, terminó el receso del Congreso número 117. El Senado había vuelto a deliberar la semana anterior. Con ello, inició la última temporada legislativa antes de las elecciones nacionales de medio término el 8 de noviembre. En los días que quedan su tarea es proteger al votante. 

Protección del votante

Los demócratas poseen una mayoría de 219 a 211 en la Cámara Baja, con cinco  vacantes. En el Senado hay paridad de 50 miembros por partido y la vicepresidenta Kamala Harris ejerce como presidenta del Senado y con su voto otorga una mayoría mínima al partido Demócrata. 

Ante la posibilidad real de que los republicanos recuperen el control de al menos una de las cámaras, se entiende que esta es la última oportunidad para avanzar legislación antes de que un gobierno dividido y la proximidad de las decisivas elecciones presidenciales de 2024 terminen de paralizar el Poder Legislativo. 

Quedan en el calendario varios temas de importancia para decidir en las pocas semanas que quedan de labor legislativa.

El más urgente de ellos, aunque no ocupe los titulares, es la resolución de continuidad presupuestaria para mantener abierto el gobierno. En el pasado los partidos de oposición manipularon el tema para obtener concesiones, pero es improbable que ahora, ante la proximidad de las elecciones se susciten controversias similares.

La tarea más urgente

Queda también la finalización de la investigación sobre el intento de insurrección y ocupación del Congreso del 6 de enero de 2021, que los republicanos indudablemente anularán si obtienen la mayoría. También, codificar la defensa del matrimonio entre personas del mismo sexo, anticipoando que la Suprema Corte de mayoría conservadora querrá deslegitimarlo, 

Lee también:   Recrudece el mensaje violento del Trumpismo

Pero la tarea más crucial y urgente del Congreso en el tiempo que queda hasta los comicios es reforzar las leyes electorales a nivel nacional protegiendo el derecho al voto. 

El objetivo es doble: evitar una repetición del fallido intento de golpe de estado y prevenir la puesta en efecto de múltiples leyes estatales cuyo único propósito es limitar el derecho al voto de las minorías y los pobres haciendo más difícil el sufragio. 

Para cumplir el primer objetivo, la senadora republicana Susan Collins lideró la moción de Ley de Reforma del Conteo Electoral y Mejora de la Transición Presidencial. Entre otras cosas esta ley prevendrá que las legislaturas ignoren los resultados del voto y designen electores por cuenta propia que representen sus estados en la elección del presidente, o que modifiquen ilegalmente los resultados.

Reafirmará que la tarea del vicepresidente es solo comunicar – leer – al Congreso los resultados de esta elección sin derecho a ningún tipo de cambio, para que no se repita la presión que ejerció el expresidente Donald Trump sobre su entonces vicepresidente Mike Pence para revertir la votación. 

Los proyectos de ley que esperan

Un segundo proyecto de ley, de Reforma del Conteo Electoral y Mejora de la Transición Presidencial, castigaría a quienes intimidan a votantes, funcionarios y observadores electorales, y protege los registros electorales. 

Lee también:   La frontera de Arizona: sueños, miserias y ambiciones

También haría ilegal alterar los sistemas de votación, 

Sin embargo, incluso si estos proyectos llegan a convertirse en ley, en las próximas elecciones el derecho al voto será severamente limitado por centenares de leyes, regulaciones y proyectos promulgados por los en más de 30 estados en donde los republicanos tienen mayoría legislativa y gobernadores y que afectan desproporcionadamente a los votantes de color.

Contra ello, los demócratas en el Congreso han tratado de avanzar leyes que protejan al votante. 

Proyectos de ley que fracasaron

Entre ellas están: 

  • La Ley de Libertad de Voto, que contiene salvaguardas en las reformas de votación, redistribución de distritos, seguridad electoral y financiamiento de campañas. 
  • La Ley For the People, que ataca el dinero ilegal y secreto en las campañas 
  • La Ley John Lewis de Avance de los Derechos Electorales, que establece criterios para determinar qué estados y subdivisiones políticas deben obtener autorización previa federal para implementar cambios. 

Pero de los 18 proyectos de ley que presentaron, 17 fracasaron, no en votación, sino a raíz de que los republicanos en el Senado invocaron el llamado “filibuster” por el cual se requiere que 60 de los 100 senadores voten para siquiera iniciar un debate sobre estas leyes. 

No puede ser que el “filibuster”, una reliquia de la era de leyes Jim Crow que reprimían el voto de los ex esclavos afroamericanos, sea abusado para imponer un sistema antidemocrático. 

Lee también:   Los adolescentes y la decisión de no vacunarse

Es necesario que los líderes demócratas con el apoyo del presidente Joe Biden hagan uso de su mayoría para anular el uso del “filibuster” en este tipo de leyes, para poder, en las pocas semanas que quedan hasta las elecciones, proteger al votante y defender la democracia. 

 

Perfil del autor

Fundador y co-editor de HispanicLA. Editor en jefe del diario La Opinión en Los Ángeles hasta enero de 2021.
Nació en Buenos Aires, Argentina, vivió en Israel y reside en Los Ángeles, California. Es periodista, bloguero, poeta, novelista y cuentista. Fue director editorial de Huffington Post Voces entre 2011 y 2014 y editor de noticias, también para La Opinión. Anteriormente, corresponsal de radio. Tiene tres hijos adultos que son, dice, "la luz de mi vida".

Artículo anteriorArizona y la caída de los intocables
Siguiente artículo E-democracia

En portada

EDITORIAL

Lo más reciente

Relacionado