Debido a la baja demanda, los precios de autos usados han bajado, mientras las ventas de un auto nuevo se han desplomado aproximadamente un 50%, desde que la pandemia de coronavirus se apoderó del país.

Grandes incentivos

Con el 0% de financiamiento por 72 meses, y grandes incentivos para los autos nuevos, además de una gran cantidad de vehículos de flota que se retiran del contrato de arrendamiento, hay una abrumadora oferta de autos usados en los lotes de los concesionarios.

A todo esto, los precios de los automóviles usados cayeron más del 11% en abril, y J.D. Power espera que bajen un 7% adicional hasta junio, lo podría significar que el vehículo que usted posee y planeó intercambiar para aprovechar algunas de estas ofertas de automóviles nuevos, puede que ya no valga lo que valía hace dos meses.

Esto significa que un número récord de propietarios de automóviles que poseen sus vehículos con sus préstamos actuales, deben más dinero que lo que el auto vale. Een su canje para comprar un vehículo nuevo, en lugar de obtener crédito de él, deberán pagar la diferencia del precio. Eso, si quiere obtener un 0 km.

Según citas varios analistas, el monto promedio que las personas deben en sus intercambios por un auto nuevo es de 5,571 dólares, mientras el 44% de las ventas de vehículos nuevos con un intercambio, tuvo un patrimonio neto negativo en abril, frente al 33% en abril de 2019.

Ahora pague la diferencia

Los precios récord de los vehículos nuevos y préstamos más largos le han permitido a los compradores comprar nuevos autos sin una gran entrada, y a pesar de que hay muchos factores en juego, muy pocos se animan a pagar una cantidad promedio de 5,571 dólares para poder entregar su auto por otro nuevo.

Por lo que los intercambios de autos a mediados de sus préstamos ya son difíciles, incluso con nuevos acuerdos de financiación que recortan el costo del préstamo promedio.

Esta fuerte caída en ventas causada por la pandemia, ha expuesto que vender un auto nuevo con poca entrada y con más cuotas, es por lo general un mal modelo de negocio. Deja estancado a un comprador con un auto que lo compró nuevo y de oportunidad. Ahora, no sabe cómo salir de él, si no es abonando una fuerte suma de dinero.

Se ha reportado que miles de concesionarios ya desconfían de los intercambios, con autos que todavía deben cuotas, debido al colapso de la demanda y los precios de estos autos usados que están en baja.

La ruta del Caribe

Normalmente las casas de subastas venden estos autos a medio pagar tomados por los concesionarios, y miles de ellos son llevados a Centroamérica y el Caribe, como autos casi nuevos.

Pero las casas de subastas están cerradas. Solo cuando vuelvan a abrir y los concesionarios vuelvan a rehacer sus negocios, los bajos precios en los autos usados pudieran ayudar a aliviar el exceso de vehículos. Pero no hay fecha cierta de cuando abrirán las subastas, por lo que por ahora no hay una solución al problema.

Están anclados con las cuotas del auto que ya quisieran cambiar. Con este problema, ya no pueden. Tienen solo estas opciones:

Considere mantener ese automóvil en lugar de cambiarlo por uno nuevo, hasta que los precios se estabilicen.

Pero se desea pagar el residual que debe, acójase al bajo financiamiento que hoy tiene disponible en un auto nuevo, para salir del financiamiento más alto en el vehículo que posee y saque el auto que desee.

Si usted cree que la pandemia va a seguir afectando los valores de vehículos nuevos, siga con el que tiene hasta que se le presente la oportunidad. El auto de sus sueños puede estar más cerca suyo de lo que piensa.

Lee también

El COVID-19 está  cambiando la idea futura de cómo movilizarse en China

Cambio de opinión, un cuento de Cecilia Davicco

Abrir o cerrar por el coronavirus: los concesionarios de autos en fuerte disputa

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.