¿Cuánto le importas a tu presidente?

La pandemia ha sido la prueba de fuego para nuestra relación. Creo que nos urge separarnos por “diferencias irreconciliables”. En realidad nunca nos hemos entendido, lo he sabido siempre en silencio

Donald Trump. FOTO: NS

ARIZONA – Ojalá los presidentes nos voltearan a ver con la misma mirada seductora del ayer, de “cuando andábamos quedando”, cuando sus ganas de dominarnos eran propocionales a su esfuerzo por ganarse el voto y cuando su ambición se disfrazaba de promesas de campaña que sonaban a pactos eternos de amor. Ojalá tuvieran miedo de perdernos y se levantaran en las noches con zozobra por la angustia de dejarnos ir. Pero no. Ya amarraron, ¿ya nos jodimos?

Pasamos de la conquista a la relación tóxica y nos saltamos la luna de miel. Discutimos en monólogos interminables, dejamos de ser, nos faltamos al respeto, nos criticamos, nos estancamos, nos reconciliamos por ratos, no nos escuchamos, nos avergonzamos, nos aventamos culpas y nos señalamos todo el tiempo. ¿Por qué es tan dificil quererte? ¡Ya no te creo! Siempre es la misma: Ahora sí que eres tú y no yo. ¡Me desesperas!

No preguntamos si alguna vez nos quiso, así, de verdad, como nos dijeron los cuentos que nos amaría… o esas leyendas de reyes sensatos. ¿Será que alguna vez le importamos de verdad?

No lo sé.

Es tan exhaustivo y tan refrescante cambiar de presidente cada cuatro o seis años. Si no fuera porque todos nos rompen el corazón, el bolsillo y, a veces, hasta la familia. ¿Pasará lo mismo con este? ¿Se quedará otros cuatro años? ¿Sobreviviremos a nuestros (sus) demonios?

La pandemia ha sido la prueba de fuego para nuestra relación. Creo que nos urge separarnos por “diferencias irreconciliables”. En realidad nunca nos hemos entendido, lo he sabido siempre en silencio. Pero hoy, en esta “y” de la vida se avanza sin dar reversa. No hay que voltear atrás, allá está la misma piedra con la que nos tropezamos.

El presidente actual, que no es mío y no sé si sea tuyo, está blindado de indiferencia: no se dobla, no reconsidera y no porta cubrebocas. Se burla, se jacta del dolor ajeno, manipula la información, viaja con descaro, se impone, se venga, se empecina y se sale con la suya. No disimula ni finge compasión y no disfraza su egoísmo. El que tenemos aquí (donde sea que leas esto) no es el único.

Y no hay vuelta atrás. No hay terapia que pueda salvar el divorcio inminente entre el pueblo y el gobierno. No podría haber reconciliación. No, ya no hay esperanza de que cambie; siempre empeora. Tampoco hay miedo porque se vaya, porque también descubrimos que tan poco le preocupamos.

No se perdona ni se olvida el sacrificio de los más vulnerables, las muertes, la corrupción, las pandemias mal manejadas, las fronteras cerradas, la economía sangrante, los soñadores atacados, los feminicidios al alza, los asesinatos de los afroamericanos, la pobreza extrema ni el dolor de una separación familiar. Tampoco se perdonan ni se olvidan los excesos de unos cuantos, su derroche de poder y de ignorancia, su racismo sistemático, sus ganas de salvarse a costa de… solo para vivir y contarla y presumir qué bien les fue.

¿Cuánto le importas a tu presidente? Piénsalo bien.

Artículo anteriorNos juntamos en el Fogón con más entusiasmo que nunca
Artículo siguienteHacen falta mascarillas contra el racismo 
Maritza Félix
Maritza Lizeth Félix es una periodista, productora y escritora independiente en Arizona. Nació en Magdalena de Kino, Sonora, México. La frontera ha sido su hogar y su inspiración por más de 15 años. Su trabajo ha sido publicado en importantes periódicos de Estados Unidos, México y otros lugares del mundo, así como en las principales cadenas de televisión de habla hispana Univisión y Telemundo. Actualmente trabaja de manera independiente para la Organización Editorial Mexicana, Channel 4, Proyecto Puente, Uniradio Noticias, Telemax y Prensa Arizona. Fue reportera en el documental “Misterios de la Fe”, de Discovery Channel y fungió como productora del documental de la frontera de Estados Unidos y México para la serie televisiva “The Wall”, un trabajo investigativo mundial realizado por Rondo Media, del Reino Unido. También ha sido productora de proyectos especiales como coberturas políticas, electorales y de inmigración para Al Jazeera y fue la productora de investigación en el galardonado reportaje “Risking It All For America – Riding The Train Of Death”, de Channel 4 en Inglaterra. En 2011 fue nombrada por Chicanos Por La Causa como una de los “40 Líderes Hispanos menores de 40 años” en reconocimiento a su trabajo periodístico e influencia en el estado. Félix ha ganado cinco premios Emmy y fue la primera ganadora del premio a la “Mejor Crónica Escrita en Estados Unidos”, de Nuevas Plumas. También ha recibido múltiples galardones del Arizona Press Club por sus reportajes. En 2012 y 2013, la revista Phoenix New Times la nombró como la “Mejor Periodista de Habla Hispana” en Arizona. Maritza está felizmente casada y es mamá de unos mellizos curiosos que retan y alimentan su imaginación todos los días y llenan su vida de alegría, amor y carcajadas.

Nos interesa tu comentario / We are interested in your comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.