domingo, abril 11, 2021

De la primavera al cumpleaños y el invierno

ARIZONA – Hace seis años mi mamá cruzó la frontera para conocer a sus nietos. Estaba ansiosa. Llegó un par de días antes de que nacieran y me acompañó durante su primer mes. El día que volvió a México no tuve tiempo ni de comer ni de bañarme y lloré de cansancio. Tuve que ser fuerte y me consolaba la idea que si el mundo se me caía encima, le podría llamar y ella volvería a cruzar la frontera; en cuatro horas estaría conmigo. Ahora no.

Las restricciones en la frontera se extendieron hasta agosto y lo más probable es que la pandemia y las elecciones alarguen el cierre parcial entre México y Estados Unidos. Ella se quedó allá y nosotros acá… y la tecnología no nos consuela.

Mis cuates cumplieron 6 y no hubo fiesta. No entienden porqué si ellos se han quedado en casa encerrados por cuatro meses, los abuelos no pudieron venir a cantarles “Las Mañanitas” ni a partir el pastel. No se explican porqué el coronavirus no se va o porqué no podemos ir a visitar a tata y nana “si en el camino no tocamos nada”.

Mis hijos empiezan a renegar de esta nueva realidad en la que sus seres más queridos están tan lejos y no hay fecha próxima para poder abrazarlos.

-No los visitamos, porque los queremos, porque los cuidamos, porque no queremos enfermarlos -les explico.

La lógica no los consuela.

-¿Y por qué no vienen ellos? -preguntan una y otra vez.
-Porque la frontera está cerrada -les respondo.
-¿Y cuándo la van a abrir? ¿para nuestro cumpleaños?
-Quizá para Navidad.

Ellos que le han hecho frente a la pandemia con aplomo, desde casa, están pagando los platos rotos de una sociedad indiferente a una pandemia que consideran ajena.

Ellos no entienden porque las vacaciones de primavera se han extendido hasta el verano -y quizá hasta el invierno- y porqué no pueden ir a Disneylandia como lo teníamos planeado justo para su cumpleaños.

Ellos, que desde su inocencia han acatado las órdenes de quedarse en casa, no captan porqué no pueden ver a sus amigos, ir a la escuela, salir al parque, ir de vacaciones, comer en restaurantes, salir por una nieve o viajar para estar en México con sus abuelos.

Yo tampoco lo entiendo.

Se me han acabado las excusas y he tenido que explicarles que no todos son como ellos y no todos hacen caso, por eso tuvimos que pasar su cumpleaños solos y encerrados; les he dicho que tendrán que conformarse con los abrazos virtuales, las felicitaciones por zoom y los obsequios por paquetería. Siguen siendo privilegiados y no dejo que se les olvide. Quizá estas lecciones son el mejor regalo que les puedo dar: un mundo real, a veces injusto y egoísta, pero lleno de amor, magia y -a pesar de todo- esperanza.

Feliz cumpleaños, mis cachorros.

Maritza Lizeth Félix es una periodista, productora y escritora independiente en Arizona. Nació en Magdalena de Kino, Sonora, México. La frontera ha sido su hogar y su inspiración por más de 15 años.
Su trabajo ha sido publicado en importantes periódicos de Estados Unidos, México y otros lugares del mundo, así como en las principales cadenas de televisión de habla hispana Univisión y Telemundo. Actualmente trabaja de manera independiente para la Organización Editorial Mexicana, Channel 4, Proyecto Puente, Uniradio Noticias, Telemax y Prensa Arizona. Fue reportera en el documental “Misterios de la Fe”, de Discovery Channel y fungió como productora del documental de la frontera de Estados Unidos y México para la serie televisiva “The Wall”, un trabajo investigativo mundial realizado por Rondo Media, del Reino Unido. También ha sido productora de proyectos especiales como coberturas políticas, electorales y de inmigración para Al
Jazeera y fue la productora de investigación en el galardonado reportaje “Risking It All For America – Riding The Train Of Death”, de Channel 4 en Inglaterra.
En 2011 fue nombrada por Chicanos Por La Causa como una de los “40 Líderes Hispanos menores de 40 años” en reconocimiento a su trabajo periodístico e influencia en el estado. Félix ha ganado cinco premios Emmy y fue la primera ganadora del premio a la “Mejor Crónica Escrita en Estados Unidos”, de Nuevas Plumas. También ha recibido múltiples galardones del Arizona Press Club por sus reportajes. En 2012 y 2013, la revista Phoenix New Times la nombró como la “Mejor Periodista de Habla Hispana” en Arizona.
Maritza está felizmente casada y es mamá de unos mellizos curiosos que retan y alimentan su imaginación todos los días y llenan su vida de alegría, amor y carcajadas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

LO MÁS LEÍDO ESTA SEMANA

LOS 5 TEMAS MÁS BUSCADOS

Los 5 artículos más recientes