Editorial: Los latinos están casi ausentes en los libros de historia escolares

En los últimos años, se han incrementado los esfuerzos liderados por los republicanos en varios estados para restringir la forma en que los maestros pueden hablar sobre raza y género en el aula. Se han prohibido libros en nuestras escuelas y bibliotecas y se ha reprimido el debate y la participación de los estudiantes en sus propios planes de estudio. 

En Florida y en Texas, la Legislatura está ampliando las leyes que limitarían aún más los estudios étnicos disponibles para los estudiantes universitarios.

Complica aún más el problema el hecho de que ya antes de esta ofensiva, los latinos han estado prácticamente ausentes en los textos de estudio de la educación pública K-12.

Esto sucede a pesar de con sus 14 millones representan más de una cuarta parte de los 50,8 millones de estudiantes del país. 

Esto significa una injusticia para la comunidad, que ha estado presente en todas las etapas de la historia estadounidense.

Precisamente, un reciente estudio de la Universidad John Hopkins en asociación con UnidosUS, la mayor organización latina de derechos humanos del país, revela el grado de omisión de la enorme mayoría de los hechos fundamentales en la vivencia latina. Esto incluye casi todos los libros que se utilizan en el sistema escolar para impartir lecciones de historia. 

Los temas analizados por el estudio son la conquista y colonización española, la  independencia de Texas y la guerra con México, la guerra con España, el canal de Panamá, casos legales latinos del siglo XX, latinos en el movimiento de derechos civiles, América Latina en la Guerra Fría, la política exterior hacia América Latina, los primeros latinos en Estados Unidos y las cuestiones de inmigración en la actualidad.

“El 87% de los temas clave de la historia latina no se cubrieron en los libros evaluados o se mencionaron en cinco oraciones o menos,” dice el documento.

En general, menos del 4% de los materiales educativos reflejan experiencias y contribuciones latinas. Y de ellos, solo el 5% elevaron sus contribuciones a nuestra historia y cultura; el 95% se centró en la opresión sufrida.  

Estas omisiones “están privando a los jóvenes estudiantes del conocimiento integral que necesitan y merecen saber”.

Nuestros hijos no se ven reflejados en los textos escolares de su propia historia, como si no existieran. 

Esta situación debe cambiar, y los investigadores mencionan caminos para mejorarla. 

El estudio ofrece recomendaciones para el liderazgo político, los editores de libros de texto, los dirigentes del sistema escolar, maestros, investigadores latinos, fundaciones filantrópicas, los padres y los mismos estudiantes, a quienes considera defensores efectivos del cambio. Todos ellos deben participar en el esfuerzo de remediar esta injusticia. 

Pero ello sucederá solamente si se amplía el conocimiento público de esta omisión inaceptable y si los líderes de la comunidad latina en todo Estados Unidos ponen en sus prioridades la pronta corrección de esta omisión.

El objetivo es reconocer la presencia latina en la historia de Estados Unidos, incorporando nuevos textos más inclusivos o desarrollando  mejoras en ediciones posteriores de los libros existentes. Asimismo, capacitar a los maestros para ayudarlos a presentar el alcance completo de la historia de nuestra comunidad..

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba