viernes, julio 10, 2020
More
    Inicio Opinión Colaboraciones Honor a César Chávez

    Honor a César Chávez

    Olvidar el importante legado de César Chávez es literalmente imposible para una comunidad como lo nuestra; urgida de dirigentes nobles, que se comprometan con la justicia y que estén dispuestos a luchar hasta las últimas consecuencias por la dignidad de los que menos tienen.

    Ese es el legado de César Chávez, líder campesino, que sacó fuerzas quien sabe de donde para confrontar con inquebrantable coraje pero con una rígida disciplina por el pacifismo a la avaricia de los terratenientes y a la soberbia de los gobiernos. Entidades que sólo entendían la violencia para subyugar a los campesinos que laboraban de sol a sol, en condiciones denigrantes, en la infinidad de los surcos californianos.

    Por más difícil que fuera tragarse la rabia al ver el color de la sangre derramada de tantos trabajadores asesinados durante las sendas huelgas campesinas que recorrieron al estado dorado, César Chávez nunca recurrió a la violencia. Las huelgas en los campos de California que dirigió César Chávez, llenaron de inspiración a todo nuestro pueblo y sirvieron de chispa para impulsar a la juventud de entonces, a luchar por una sociedad mejor.

    Y cuando el ardor por vengar a los compañeros muertos recorría el movimiento, César Chávez supo sofocar el fuego de la venganza al predicar la no violencia, como la mejor arma para combatir la saña del terror con la que los poderosos trataron de sofocar el movimiento campesino que encabezó.

    Fue con la no violencia, como César Chávez supo desafiar a los poderosos e hizo del ¡Sí, se puede! y del ¡Viva la huelga! expresiones llenas de dignidad y de esperanza para millones. Es precisamente por eso que César Chávez a pesar de su muerte en 1993 nunca dejará de existir en el corazón y en la memoria de su pueblo.

    No es demagogia, César Chávez vive. A donde quiera que vaya está presente. A unas cuadras de mi apartamento ubicado en el Barrio Logan de San Diego, un mural con la imagen del líder campesino es flanqueado por dos importantes figuras del movimiento de los derechos civiles: Malcolm X y Martin Luther King. Dos cuadras más adelante, una escuela lleva el nombre de César Chávez. Cinco cuadras más y me topo con el César Chávez Parkway y la estación del trolley coronada por el águila negra, emblema del movimiento campesino.

    Es por eso que al enterarme que la empresa NASSCO, con sede en el Puerto de San Diego y que se especializa en la elaboración de buques de guerra para la US Navy anunció el bautismo con el nombre de César Chávez una de sus embarcaciones, sentí el amargo sabor de la traición al legado de un héroe de nuestra historia.

    Es inadmisible que el nombre de un hombre de paz aparezca plasmado sobre el gris caparazón de una maquina de guerra. Intolerable permitir que el legado de la no violencia que nos heredó César Chávez sea mancillado por el horror de quienes se dedican a matar.

    Más doloroso todavía, enterarme que entre los asistentes que acudieron a la ceremonia del anuncio del  bautismo del buque de guerra con el que ultrajan el legado de César Chávez, acudieron personalidades, que se dicen discípulos de César Chávez pero que evidentemente perdieron la brújula, se desviaron del camino de la justicia, olvidaron las lecciones heredadas, no se percataron de lo insensato, de lo paradójico, de la evidente contradicción de avalar que el legado de un hombre de paz sea utilizado por los hombres de guerra.

    Pero me quedo tranquilo, en el Barrio Logan y en muchos barrios de este país el legado de uno de los grandes de nuestro pueblo, César Chávez, está vivo. Continúa encendida la flama de la justicia, de la paz, de la no violencia.

    César Chávez le pertenece al pueblo y no a quienes hacen la guerra, para que nos arrebaten a César Chávez, los de arriba tendrán que borrar muchos murales, echar abajo escuelas, destruir calles, borrar conciencias. César Chávez vive en el corazón y en la memoria de su pueblo.

     

    Christian Ramirez
    Christian Ramirez
    Christian Ramírez nació en la fronteriza ciudad de Tijuana, Baja California, México. A temprana edad, junto con su familia, se trasladó “al otro lado” y vivió en San Ysidro, California. Desde 1994 ha trabajado para promover y defender los derechos humanos de las comunidades fronterizas, ocupando puestos de liderazgo en varias organizaciones populares de la región. Se ha destacado como defensor de los derechos humanos y ha sido invitado a exponer sobre el tema de la frontera y los derechos humanos en conferencias y seminarios locales, regionales, nacionales e internacionales. En la actualidad es el coordinador nacional para asuntos migratorios del American Friends Service Committee. Radica en el histórico Barrio Logan de San Diego, California.

    1 COMENTARIO

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Publicaciones recientes

    Benjamín Cuéllar: Por culpa del estado salvadoreño sólo Montano es enjuiciado

    El experto en DDHH, Benjamín Cuéllar, sostiene que el proceso en España terminará en justicia y que todos los reclamados por Caso UCA tendrán...

    El condado San Mateo y el censo, una historia de éxito

    Muchos residentes inmigrantes en el condado San Mateo tienen desconfianza debido a su experiencia en sus países de origen, pero la organización ha utilizado su relación con esas comunidades y familias para que participen en el censo

    La corrupción judicial en México es crimen autorizado

    lLs ministerios públicos integran mal las acusaciones; los jueces se encargan de destacar las fallas y los abogados se convierten en coyotes que articulan la disfuncionalidad del sistema

    Estamos en Facebook y Twitter

    8,501FansMe gusta
    2,450SeguidoresSeguir

    Publicaciones al azar

    Las tremendas desigualdades globales

    Mil millones de personas viven en la pobreza extrema sin agua potable, vivienda, atención médica, sobreviviendo con apenas $1.25 por día

    ¿Por quién votaré la próxima semana?

    Muchas de nuestras libertades están en riesgo la próxima semana. El 2 de noviembre, los votantes acudirán a las urnas y decidirán el futuro de nuestro estado y de la nación toda.

    Oración del retorno, un poema de Esther Seligson

    Envejezco Madre llevo a bordo mucho lastre mas no quisiera aliviarlo pues tampoco ando a la deriva navego entre islas que son calles que son ciudades que son islas entre nosotros que son ríos que son ribera desierto llanura navego llevada por el ritmo de mi sangre oleaje de memorias sin varadero