2020: Los propósitos que no tengo

"Este año solo quiero disfrutar de aquellas pequeñas cosas que me alborotan el corazón."

Año Nuevo 2020. Foto: Public Domain Pictures

SONORA, MÉXICO – Las puestas de sol se parecen mucho a los ocasos del calendario: nos dejan sin aliento. Son la agonía que esperamos sin luto, a veces con todas las ansias. Sabemos que algo se nos acaba, se va, se difumina, se oculta; incluso así, lo saboreamos, exhalamos y sentimos alivio. Uno más. Sobrevivimos. Mañana siempre habrá otro año, otro amanecer… hasta que caemos con el sol; entonces ya no, al menos para nosotros.

Un 2019 de desafíos

Así se fue el 2019. Nos madrugó y nos tardeó. Fue un año desafiante. Le alcanzaron los días para llevarnos de un extremo a otro, a veces con una paciencia abrumadora y otras de un golpe seco. Conmigo fue tan generoso como despechado. Me dio mucho; también me lo quitó. Intentó noquearme y me levanté una y otra vez.

El año pasado hizo que me arrodillara. Pedí esquina, muchas veces. Lloré de impotencia entre quirófanos y aeropuertos, y con la misma intensidad me carcajeé por todo y nada. El dolor me cambió. Hubo días en los que me podía comer el mundo y otros en los que no tenía la fuerza para subirme a él. Sobreviví. Mis silencios me sostuvieron.

El balance

La Noche Vieja me encontró atropellada entre sueños y recuerdos; la melancolía me traicionó con la factura. ¿Cuál fue el balance de 2019? No me salen las cuentas. El fin de año me obliga a volver a mí.  No siempre sé a dónde voy, pero jamás se me olvida de dónde vengo. Soy mi pasado y mi gente, las historias y las manos que me formaron, soy lo que de niña quise ser; lo demás, poco a poco lo vamos intercalando.

Este año no hubo maletas en la puerta ni dinero en el zapato; tampoco hubo uvas ni brindis con champaña. El cansancio venció a las supersticiones que por si las dudas se han instalado en las tradiciones. El 2020 me pilló viendo los fuegos artificiales frente al mar, en pijamas, con una copa de vino y una hoja en blanco.

La lista

La soledad y el silencio me coquetearon. Cada año hago los mismos propósitos, los escribo para no olvidarlos y los dejo a conveniencia de la memoria. ¿Quién necesita un recordatorio diario de la dieta, el gimnasio, la lectura y el ejercicio? Mi lista de buenas intenciones se acorta cada año, quizá por el efecto de la resignación, la prisa y la vida. ¿Qué tacharía esta vez? ¡Todo!

Tengo solo una meta para el 2020: que se me vaya la vida viviendo. Este año solo quiero disfrutar de aquellas pequeñas cosas que me alborotan el corazón: una taza de café, una clase de yoga, unos besos apretados, un abrazo de koala, un atardecer, un clic, un viaje, unas carcajadas, un buen vino, una sonrisa chueca, una historia por contar, un documental por filmar, un palomazo, un clic, un suspiro con los ojos cerrados, unos tacos, unas zapatillas altas, cien libros, un par de series, un reencuentro, la familia, las fotos, la luna, cinco horas de sueño y una canción. Solo quiero pequeñas alegrías, muchas y muy seguidas, para gastarme los días… uno nunca sabe, pero me conformo con vivir.

¡Feliz Año Nuevo!

[sc_fs_multi_faq headline-0=”h3″ question-0=”¿Cuál es la meta para 2020?” answer-0=”Este año solo quiero disfrutar de aquellas pequeñas cosas que me alborotan el corazón: una taza de café, una clase de yoga, unos besos apretados, un abrazo de koala…” image-0=”” count=”1″ html=”true” css_class=””]

Artículo anterior2020 Sudamérica en la nueva década: Colombia, Chile, Ecuador, Paraguay (II)
Artículo siguienteUn año de una California para todos, por el Gobernador Gavin Newsom
Maritza Félix
Maritza Lizeth Félix es una periodista, productora y escritora independiente en Arizona. Nació en Magdalena de Kino, Sonora, México. La frontera ha sido su hogar y su inspiración por más de 15 años. Su trabajo ha sido publicado en importantes periódicos de Estados Unidos, México y otros lugares del mundo, así como en las principales cadenas de televisión de habla hispana Univisión y Telemundo. Actualmente trabaja de manera independiente para la Organización Editorial Mexicana, Channel 4, Proyecto Puente, Uniradio Noticias, Telemax y Prensa Arizona. Fue reportera en el documental “Misterios de la Fe”, de Discovery Channel y fungió como productora del documental de la frontera de Estados Unidos y México para la serie televisiva “The Wall”, un trabajo investigativo mundial realizado por Rondo Media, del Reino Unido. También ha sido productora de proyectos especiales como coberturas políticas, electorales y de inmigración para Al Jazeera y fue la productora de investigación en el galardonado reportaje “Risking It All For America – Riding The Train Of Death”, de Channel 4 en Inglaterra. En 2011 fue nombrada por Chicanos Por La Causa como una de los “40 Líderes Hispanos menores de 40 años” en reconocimiento a su trabajo periodístico e influencia en el estado. Félix ha ganado cinco premios Emmy y fue la primera ganadora del premio a la “Mejor Crónica Escrita en Estados Unidos”, de Nuevas Plumas. También ha recibido múltiples galardones del Arizona Press Club por sus reportajes. En 2012 y 2013, la revista Phoenix New Times la nombró como la “Mejor Periodista de Habla Hispana” en Arizona. Maritza está felizmente casada y es mamá de unos mellizos curiosos que retan y alimentan su imaginación todos los días y llenan su vida de alegría, amor y carcajadas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí