No hay cosa que me dé más rabia que ser mordido por un perro

Parte de la Serie Máximas y Mínimas, de Rafael Carvajal

No hay cosa que me dé más rabia que ser mordido por un perro

Bueno fuera que la vida durara lo que la muerte dura.

Un buen orador es aquél que dice cosas mínimas con máxima violencia.

En medio de la crisis ambiental, la quiebra industrial y la bancarrota moral, Obama encara el clamor de un cambio en el terreno social.

Quienes se suicidan lo hacen para conocerse a sí mismos.

El estudiante que fue un burro en el colegio, será un caballo de carrera en la universidad.

Del inconveniente de hacerse viejo: buscar los lentes cuando se necesitan y no acordarse que los tiene puestos.

El malpensado nunca se equivoca.

No hay cosa que me dé más rabia que ser mordido por un perro.

Como están las cosas en California, confirma que Arnold Schwarzenegger no fue elegido gobernador por su capacidad sino por su celebridad.

El ciempiés no camina, ¡marcha!.

En mi familia yo soy el que manda...la mano al bolsillo.

Definición de Pasto: hierba que se seca en el jardín pero que crece en el asfalto.

Lea también / Read Also
Equidad sexual en Cuba
Rafael Carvajal
Acerca de Rafael Carvajal 168 Articles
Rafael Carvajal nació en Bogotá, Colombia. Tras cursar estudios de periodismo en su país, se radicó en Los Angeles, California. Sus escritos han sido publicados en revistas y periódicos tanto en Estados Unidos como en Colombia. Su forma de esribir denota una mezcla de filosofía lógica con humor absurdo. Es miembro fundador de la peña literaria La Luciérnaga de Los Angeles.