jueves, diciembre 3, 2020

Etiqueta: amor

Navidad y fin de año: regalo para vivir

Todos tenemos, allá donde estemos, la posibilidad de volver la mirada al que más nos necesita, que muchas veces vive en nuestra propia casa.  Que nadie se llame a sí mismo cristiano si no camina al lado del más débil, el más herido y humillado

Los apodos marcan a tus hijos, por Victoria Infante

Los niños merecen todo el respeto del mundo. Nadie debe ser estigmatizado debido a su apariencia física. Si no, ¿para qué le ponemos nombres a los hijos?

No sólo por amor nos casamos

Cuando Giovanni la vio a ...

Nada es lo que parece, un cuento de Liza Rosas Bustos

El cartero norteamericano (los lunes), el corredor de bienes raíces sirio (los martes), el profesor de su hijo canadiense (los miércoles), su instructor de yoga hindú (los jueves) y la hermana gala de la profesora de francés de su hijo menor (los viernes).

Sugar Daddy II, un cuento de Liza Rosas Bustos

Jane Wilson no sabe por cuál departamento decidirse. Escoge uno en West End, con una vista panorámica al Hudson. Anota la dirección y escribe el nombre del real estate o agente de bienes raíces. Seguro que su Sugar Daddy se comunica con el conserje.

Paper gangster, un cuento de Liza Rosas Bustos

Ahí va Julia Matilde Ramos Cosgrove, enamorada hasta las patas del fotógrafo de Jpeg, de su blog, de lo que postea a diario. Es alto, fornido, porta ojos verdes y una masculinidad por la que no pide perdón que se deduce de los mensajes que, oh especie, escribe a diario.

Si el sol fuera un balón

...en los tiros libres y en los penales por la banda y en el area practicaría la libertad de mi estrategia diaria

Todo tranquilo en el frente del Este de Los Angeles

Hay otros tipos de ruido: aquí, como otro ejemplo, mucha gente estableció verdaderas operaciones industriales en los patios de sus casas. Hay sonidos de construcción, de tornos, sopletes. La TV muy fuerte si es la “novela” y los gritos ensordecedores cuando México le ganó a Estados Unidos y cuando México le ganó a Estados Unidos.

Lectura de Benedetti, un año después

Porque su poesía puede ser de todos. Porque sus cadencias y ritmos se configuran a nuestra respiración, porque su vocabulario es el que realmente, realmente usamos, y porque a partir de nosotros nos eleva hacia la abstracción de, las ideas no, los sentimientos.

Dos poemas de Raúl Arredondo

El silencio desgrana la oscuridad escurridizo uniforme enfermizo. Justo y picador antiguo contiguo ambiguo.

La manera en que enfrentemos el fracaso revelará cómo lidiaremos con el éxito

¶ La manera en que enfrentemos el fracaso revelará cómo lidiaremos con el éxito. ¶ A los pavos el Día de Acción de Gracias les pone la carne de gallina. ¶ Hay mujeres tan ardientes que la sangre no les circula sino les hierve. ¶ Es terrible llevar un apellido y no salir del anonimato.

MAXIMAS Y MINIMAS: El llanto es la señal externa del sentimiento interno

El llanto es la señal externa del sentimiento interno. Para los políticos mexicanos la presidencia es lo PRIncipal. Dios es lo último que nos queda cuando todo lo demás ha fallado. Todo héroe no tuvo tiempo de arrepentirse.

Obama y la libertad de prensa

El presidente Obama está dirigiendo sus esfuerzos para representar a sus opositores -incluyendo FOX, el único medio noticioso conservador de alcance nacional- como ilegítimos.

Palabra Abierta: nueva publicación de artes y letras

Siempre es un placer ofrecer una buena noticia, y en este caso es el hecho de presentar “Palabra Abierta”, suplemento de artes y letras de HispanicLA.com. Es éste el primer número de lo que aspiramos sea una continuada y cada vez mejor entrega, como una dedicación más en la dimensión del quehacer literario.

MAXIMAS Y MINIMAS: Aquel filósofo se queja de que su mujer no lo comprende

Los tuertos nacen guiñando el ojo. / Ser cómico es cosa seria. / Definición de Sueldo: Lo que recibe la mujer por el trabajo del marido.

Dualidad, un poema de Elvira Montoya

Cuando el crepúsculo está manchando de rojo la quietud del mar y lentamente abren los ojos las estrellas y cuando una tangible serenidad se apropia del paisaje

Julio Benítez: ‘En Glendale no hay ladrones’

La tierra de los cuentos de Benítez no es la del terruño. No son los terrones que recordamos, ni los lugares preciosos que nuestra memoria de escritores inmigrantes nos obliga a congelar y colgar de una pared falsa. No: es el sur de California.

David Letterman: de qué se ríe el público

¿Por qué se rieron? Porque pensaban que era otro de los gigs de Letterman, otro de los chistes de su monólogo diario. Como los perros de Pavlov, estaban condicionados para festejar a carcajadas cualquier cosa que dijera el tipo. Podía haber dicho ¡Maté a mi mujer! ¡Son ustedes unos imbéciles! Igual se hubiesen reído. Es que los contenidos ya no importan.

Sadie, un cuento de José Manuel Rodríguez

Tu belleza no paraba en los límites de North Long Beach. Más allá del 91, en los ghettos zurumbáticos del África lejana y misteriosa, se hablaba de una mujer piernas abiertas que paría al mundo entero.

Las 20 etiquetas más populares

PUBLICACIONES RECIENTES

Cruzando Líneas: Morir por vivir

Llega el momento de plantearnos los propósitos de Año Nuevo cuando el 2020 no nos ha dejado cumplir los viejos; pero ahora no nos preguntados a dónde se nos fue el tiempo, lo sabemos bien, lo tenemos encapsulado en una cuarentena sin fin.

De tangos y tangueros: Francisco García Jiménez

Nació en Buenos Aires, pero sus amigos le decían “...

Opinión: Basta con los ridículos ataques al alguacil Villanueva

Es hora de que la Junta de Supervisores del Condado de Los Ángeles deje de intentar arruinar la carrera del Alguacil Villanueva y trabaje con él

Los dos Diegos, por Liza Rosas Bustos

A los Dos Diegos: Ahora que caminas libre de tu cuerpo que se hizo esclavo del ritmo de la adicción y no pudo esquivar los goles que hizo a tu cuerpo, tu ejemplo es nuestro de todo y de todos

Estamos en Facebook y Twitter

8,501FansMe gusta
2,450SeguidoresSeguir

Navidad y fin de año: regalo para vivir

Todos tenemos, allá donde estemos, la posibilidad de volver la mirada al que más nos necesita, que muchas veces vive en nuestra propia casa.  Que nadie se llame a sí mismo cristiano si no camina al lado del más débil, el más herido y humillado

Los apodos marcan a tus hijos, por Victoria Infante

Los niños merecen todo el respeto del mundo. Nadie debe ser estigmatizado debido a su apariencia física. Si no, ¿para qué le ponemos nombres a los hijos?

No sólo por amor nos casamos

Cuando Giovanni la vio a ...

Nada es lo que parece, un cuento de Liza Rosas Bustos

El cartero norteamericano (los lunes), el corredor de bienes raíces sirio (los martes), el profesor de su hijo canadiense (los miércoles), su instructor de yoga hindú (los jueves) y la hermana gala de la profesora de francés de su hijo menor (los viernes).

Sugar Daddy II, un cuento de Liza Rosas Bustos

Jane Wilson no sabe por cuál departamento decidirse. Escoge uno en West End, con una vista panorámica al Hudson. Anota la dirección y escribe el nombre del real estate o agente de bienes raíces. Seguro que su Sugar Daddy se comunica con el conserje.

Paper gangster, un cuento de Liza Rosas Bustos

Ahí va Julia Matilde Ramos Cosgrove, enamorada hasta las patas del fotógrafo de Jpeg, de su blog, de lo que postea a diario. Es alto, fornido, porta ojos verdes y una masculinidad por la que no pide perdón que se deduce de los mensajes que, oh especie, escribe a diario.

Si el sol fuera un balón

...en los tiros libres y en los penales por la banda y en el area practicaría la libertad de mi estrategia diaria

Todo tranquilo en el frente del Este de Los Angeles

Hay otros tipos de ruido: aquí, como otro ejemplo, mucha gente estableció verdaderas operaciones industriales en los patios de sus casas. Hay sonidos de construcción, de tornos, sopletes. La TV muy fuerte si es la “novela” y los gritos ensordecedores cuando México le ganó a Estados Unidos y cuando México le ganó a Estados Unidos.

Lectura de Benedetti, un año después

Porque su poesía puede ser de todos. Porque sus cadencias y ritmos se configuran a nuestra respiración, porque su vocabulario es el que realmente, realmente usamos, y porque a partir de nosotros nos eleva hacia la abstracción de, las ideas no, los sentimientos.

Dos poemas de Raúl Arredondo

El silencio desgrana la oscuridad escurridizo uniforme enfermizo. Justo y picador antiguo contiguo ambiguo.

La manera en que enfrentemos el fracaso revelará cómo lidiaremos con el éxito

¶ La manera en que enfrentemos el fracaso revelará cómo lidiaremos con el éxito. ¶ A los pavos el Día de Acción de Gracias les pone la carne de gallina. ¶ Hay mujeres tan ardientes que la sangre no les circula sino les hierve. ¶ Es terrible llevar un apellido y no salir del anonimato.

MAXIMAS Y MINIMAS: El llanto es la señal externa del sentimiento interno

El llanto es la señal externa del sentimiento interno. Para los políticos mexicanos la presidencia es lo PRIncipal. Dios es lo último que nos queda cuando todo lo demás ha fallado. Todo héroe no tuvo tiempo de arrepentirse.

Obama y la libertad de prensa

El presidente Obama está dirigiendo sus esfuerzos para representar a sus opositores -incluyendo FOX, el único medio noticioso conservador de alcance nacional- como ilegítimos.

Palabra Abierta: nueva publicación de artes y letras

Siempre es un placer ofrecer una buena noticia, y en este caso es el hecho de presentar “Palabra Abierta”, suplemento de artes y letras de HispanicLA.com. Es éste el primer número de lo que aspiramos sea una continuada y cada vez mejor entrega, como una dedicación más en la dimensión del quehacer literario.

MAXIMAS Y MINIMAS: Aquel filósofo se queja de que su mujer no lo comprende

Los tuertos nacen guiñando el ojo. / Ser cómico es cosa seria. / Definición de Sueldo: Lo que recibe la mujer por el trabajo del marido.

Dualidad, un poema de Elvira Montoya

Cuando el crepúsculo está manchando de rojo la quietud del mar y lentamente abren los ojos las estrellas y cuando una tangible serenidad se apropia del paisaje

Julio Benítez: ‘En Glendale no hay ladrones’

La tierra de los cuentos de Benítez no es la del terruño. No son los terrones que recordamos, ni los lugares preciosos que nuestra memoria de escritores inmigrantes nos obliga a congelar y colgar de una pared falsa. No: es el sur de California.

David Letterman: de qué se ríe el público

¿Por qué se rieron? Porque pensaban que era otro de los gigs de Letterman, otro de los chistes de su monólogo diario. Como los perros de Pavlov, estaban condicionados para festejar a carcajadas cualquier cosa que dijera el tipo. Podía haber dicho ¡Maté a mi mujer! ¡Son ustedes unos imbéciles! Igual se hubiesen reído. Es que los contenidos ya no importan.

Sadie, un cuento de José Manuel Rodríguez

Tu belleza no paraba en los límites de North Long Beach. Más allá del 91, en los ghettos zurumbáticos del África lejana y misteriosa, se hablaba de una mujer piernas abiertas que paría al mundo entero.