MAXIMAS Y MINIMAS: Hoy no hay cosa más mala que ser buena persona

Hoy no hay cosa más mala que ser buena persona.

Los problemas humanos se derivan de una proporción entre el tiempo que pasamos vivos y el tiempo que estamos muertos.

El mundo ha llorado tanto que por eso hay más agua que tierra.

Como están las cosas, el «cambio» al que se refirió Obama durante su campaña, fue el de color, porque todo lo demás, sigue igual.

Los que pierden la libertad pueden escribir de ella libremente.

En ciertos casos, hay que salvar la vida de un asesino para sentenciarlo a muerte.

Mandamiento obvio: No pensar que el jefe es un idiota cuando te regaña por las estupideces que haces.

La distancia aún más corta entre dos puntos es la línea recta… en bajada.

Aún siguen muriendo soldados en Irak y Afganistán; pero ya no lo cuentan, sólo los cuentan y los olvidan.

También los que adivinan el futuro tienen su pasado.

El que imita, llegó demasiado tarde.

Definición de Trabajar: No tener otra cosa que hacer.

 

Perfil del autor

Rafael Carvajal nació en Bogotá, Colombia. Tras cursar estudios de periodismo en su país, se radicó en Los Angeles, California. Sus escritos han sido publicados en revistas y periódicos tanto en Estados Unidos como en Colombia. Su forma de esribir denota una mezcla de filosofía lógica con humor absurdo. Es miembro fundador de la peña literaria La Luciérnaga de Los Angeles.

Lee también:   Las falsedades del Trumpismo profundizan violencia y división

En portada

EDITORIAL

Lo más reciente

Relacionado