Republicanos o Ku-Klux-Klan

Cuando pienso en el partido republicano estadounidense de los últimos tiempos, me cuesta asociarlo con los ideales de grandes estadistas históricos como Abraham Lincoln y Teddy Roosevelt. Por el contrario, es más apropiado conectarlo con corporaciones sin conciencia social que se benefician del ´welfare´ corporativo que les da el estado.

El mismo estado, recordemos, al que después terminan estafando cuando elucubran triquiñuelas contables para, como en el caso de GE Corporation, no pagar un centavo en impuestos.

O conectarlo con millonarios escrupulosos que luchan desesperadamente por reducir el impuesto a las ganancias, al mismo tiempo que quieren quitarles el seguro de atención médica Medicare a los ancianos y eliminar los derechos sindicales y laborales de los trabajadores.

Pero el ejemplo más horroroso de este nuevo partido republicano del siglo XXI quedó ilustrado semanas atrás cuando Marilyn Davenport, miembro del Comité Central del Partido Republicano del condado de Orange, mandó un e-mail de un chimpancé con la cabeza de Obama.

La mujer, en un claro ejemplo de la actual arrogancia de muchos republicanos, insiste en que la acción no es racista y que no tiene la menor intención de renunciar.

Es más, Davenport y otros republicanos creen que la imaginaria de Obama como chimpancé es graciosa y que sirve para ilustrar que nuestro presidente no puede demostrar que es ciudadano estadounidense, como algunos enfermizos especulan, porque sería un simio.

Lee también:   Divididos triunfaremos

Aparte de intentar subversivamente deslegitimizarlo políticamente, esto es más que un insulto. Es una ofensa racista que habla a las claras de la intolerancia de algunos que todavía no pueden aceptar la idea que un afroamericano haya llegado a la Casa Blanca.

Habla a las claras, también, de un sector del partido republicano de ideología cavernícola que pertenecería mejor en el Ku Klux Klan.

Y usted, lector, ¿qué opina?

Perfil del autor

Co-editor de HISPANIC LA y profesor adjunto de sociología en Rio Hondo College, Whittier, California.

En portada

EDITORIAL

Lo más reciente

Relacionado