martes, septiembre 28, 2021

No hay derecho a criticar a Cuba sin hablar de las sanciones

¿Dónde están los gritos solidarios con el pueblo cubano? ¿Por qué permitimos estas sanciones de nuestro gobierno y no decimos nada, cuando todo el mundo padece los estragos de la pandemia?

Cualquier persona, columnista o político que dé su opinión sobre Cuba, de la situación política, de salud, económica o social que viven los cubanos en la isla, si no considera el daño ni las consecuencias que han causado las sanciones establecidas por Estados Unidos a la nación caribeña durante seis décadas, lo único que busca es manipularte.

Piden el bombardeo

En especial si su conclusión es que se necesita un cambio de régimen en el contexto de una contingencia médica mundial —repito: mundial—, pidiendo literalmente al  gobierno de Estados Unidos que bombardee la isla (alcalde de Miami) o tienda a forzar aún más la situación, a tal grado que produzca más dolor y muerte al pueblo cubano para que crea que el único culpable de toda esta situación es su propio gobierno, olvidando todos los otros factores externos que han congelado en el tiempo a la isla y sus habitantes.

criticar a Cuba
Error garrafal de Articulo 19

Un ejemplo de manipulación es la foto de Egipto que la organización Artículo-19, en México, financiada por Estados Unidos, dio a conocer en su cuenta de Twitter para desinformar sobre el problema de Cuba.

La foto era de 2011, de un país árabe, y aunque luego hubo una disculpa, el golpe ya estaba dado. Y no fue la única imagen utilizada también por otras organizaciones para desinformar e incrementar la dimensión del problema que actualmente viven los cubanos.

Esta retórica es la que constantemente están promoviendo los medios de comunicación masiva. Articulistas desinformados, vendidos o algunos youtubers cómplices, muchos de ellos desde Miami, para obtener, por un lado, el apoyo globalizado y el sentido de urgencia de cambio en la isla; y segundo, justificar más sanciones contra el gobierno cubano o cualquier acción bélica por parte de Estados Unidos. Todo esto sin importar el dolor ni la muerte que se pueda causar a los seres humanos en Cuba.

Leyes crueles

Para hacer la vida más difícil en la isla después de terminada la Guerra Fría, Estados Unidos aprobó la Ley Torricelli y la Ley Helms-Burton en los años 90. Así, obstaculizó las relaciones comerciales y financieras de Cuba con el resto del mundo.

Por si esto fuera poco, la administración Trump, aquel líder que la mayoría de la gente tachaba de loco, inhumano y todo lo que le tocaba —por lo menos los demócratas y muchos republicanos no lo bajaban de inepto—, implementó 243 nuevas sanciones, en plena pandemia, cuando todo el mundo sufría y necesitaba de más apoyo.

A consecuencia de esas sanciones, los alimentos escasearon aún más, el combustible, los productos básicos y los suministros médicos. Ahora no importa que Cuba haya desarrollado su propia vacuna contra el virus si no tiene jeringas para aplicarla. Todo gracias a las sanciones de Trump.

¿Dónde están los gritos solidarios para el pueblo cubano? ¿En qué tipo de seres humanos nos estamos convirtiendo? ¿Por qué permitimos este tipo de decisiones de nuestro gobierno y no decimos nada? ¿Especialmente en un momento en que todo el mundo padece los estragos de la pandemia?

Las sanciones de Biden

Y si estas sanciones no fueran ya lo suficientemente crueles, Joe Biden ha incorporado nuevas sanciones a la isla. Todo, en un momento en que la gente se sigue muriendo por el coronavirus. Es el mismo que prometió dar marcha atrás a lo hecho por Trump.

Recordemos que 184 países contra 2 (Estados Unidos e Israel) de las Organización de las Naciones Unidas se han manifestado por la eliminación de dichas sanciones.

Decir que el gobierno cubano es el mejor también sería una aberración o un despropósito. Es un hecho que también hay abusos y corrupción. Pero seamos claros, ¿en qué país de América Latina no hay abusos y corrupción? Los hay en Estados Unidos, donde casi mil personas pierden la vida anualmente a manos de la policía, muchos de ellos solo por protestar.

Con todo y el acaparamiento de vacunas y un sistema de salud privado, supuestamente “más avanzado”, en Estados Unidos ya rebasaron las 616,000 muertes a causa de la pandemia.

En países donde se aplica la democracia estadounidense como Colombia, que tiene 51 millones de habitantes, las víctimas mortales ya sobrepasaron los 122,277. Pero en Costa Rica, un país de cinco millones de personas, los muertos se cuentan en unos 5,000. En Cuba, en cambio, de 11 millones de personas, los muertos apenas rebasan los 3,355. Todos estos números de acuerdo con la Universidad Johns Hopkins hasta el 8 de agosto.

Menos muertos que muchos países

Considerando el bloqueo que le impide tener jeringas para aplicar su propia vacuna, la proporción del número de muertos en Cuba es más baja que en muchos de los países donde se aplica la democracia estadounidense.

Tasas de letalidad en América Latina / BBC

No podemos decir que todo se hace bien en la isla. Pero tratar de minar y afectar cualquier esfuerzo que les impida salvar a su propio pueblo de esta pandemia, creo que nos convierte en seres… (usted ponga el adjetivo).

Cuando piden intervención en Cuba o escriben una crítica negativa, no consideran los efectos de las sanciones. Esto nos parece triste, cruel y con muchas ganas de manipular. Principalmente si viene de opinólogos inmigrantes que conocen la historia de Estados Unidos y su relación con América Latina. Aún así, directa o indirectamente, piden y promueven un cambio de gobierno en la isla por la fuerza. Lo hacen aprovechando ideológicamente la coyuntura de la pandemia, en lugar de abogar por el aspecto humanitario que requiere el momento.

*Agustín Durán es editor de Metro del periódico La Opinión en Los Ángeles.

Visitas de hoy a esta página: 610
Ultima hora 2
Hispanic L.A. últimos 30 días: 507425
Agustín Durán
Agustín Durán es un inmigrante que ha ejercido el periodismo en diferentes medios de Los Ángeles por 23 años y actualmente es editor de Metro de La Opinión. Es graduado de Ciencias de Comunicación en Ciudad de México y tiene una maestría en Comunicación Masiva de la universidad de Northridge. Es padre, esposo y es tan escéptico que no le cree ni a su madre cuando le dice ´te quiero´, se lo tiene que probar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe una revista semanal con lo más nuevo de HispanicLA y con los artículos que hicieron historia.

Desde Los Angeles

Lo más reciente

Relacionado

Los 5 temas más buscados