De lo que no se habla

Qué lejos está la frontera de la Casa Blanca. Allá, en la Oficina Oval, no quema el calor del desierto. Qué diferente se ve la migración desde la Ciudad de México. Allá, en Los Pinos, tampoco se desborda un río que mata en silencio. Lo que no se habla y la distancia que altera la perspectiva. Pero, irónicamente, son esos que están lejos los que toman las decisiones de ese pedazo de dos mundos en los que todo pasa, menos los otros.

Ver desde el privilegio y no ver a los que necesitan

La reunión del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su homólogo mexicano, Andrés Manuel López Obrador, ejemplifica el privilegio. No han recorrido juntos la frontera, no han visitado el muro sin cámaras ni aspavientos, no han cruzado por la naturaleza ni han pasado una jornada debajo del sol calcinante del desierto de Sonora. No. Dan visitas cortas, guiadas y refrigeradas, con reflectores y guardianes, con agentes que les muestran lo que quieren ver. Eso es solo una pequeña parte de la realidad, la esquina de la foto, lo que cubre el marco… pero se pierden el paisaje.

Indigna que a pesar de tanto aún pueden hacer como que no ven. Se sacuden la culpa con pésames de migrantes asfixiados en camiones, adolescentes devorados por el sol en el desierto o niños que mueren ahogados en el río. En reuniones oficiales hablan de mucho, por encimita siempre, pero no se atreven a recorrer ningún terreno escabroso, ni la frontera ni la muerte ni las cruces que nos obligan a cargar a todos.

Lee también:   La alternancia política

¿Cómo justificamos todas las promesas de campaña que tampoco sobrevivieron? El migrante es una moneda de cambio. Pero la migración no se soluciona con 600 mil visas de trabajo temporales ni muros virtuales; no se termina el fenómeno con pactos a medias siempre convenientes para el privilegiado y no para el que lleva años esperando aquí y allá.

El duelo del migrante

Solo Dios sabe las noches de llanto quedito que pasa un migrante; es una tras otra, desde antes de partir y muchas más cuando llega. Migrar es un duelo tras otro que se burla del tiempo. Es morir de a poquito de incertidumbre o de añoranza; a veces de miedo o de hambre.

lo que no se habla

Nadie me lo cuenta. También lo viví. Me gasté años intentando demostrar que merezco plantar mis pies en una tierra que aún no es mía, pero la quiero como si me hubiera parido. También lo sentí. La impotencia de no saber si te quedas o te vas, si empacas y vuelves a migrar, si el sistema te expulsará o si vale la pena aferrarse a una esperanza que te cuesta más que cruzar la frontera. También lo lloré, aunque hoy entiendo que en esas lágrimas también se derramaban mis privilegios.

En Estados Unidos hay más de 700,000 beneficiarios de DACA que sienten que su sueño se tambalea cada vez que hay elecciones. Los usan como una moneda en el aire. Los inflan y los devalúan dependiendo de las casillas y los distritos. Los avientan y los dejan caer sin importar si es cara o cruz. Lo mismo pasa con los miles de centroamericanos varados en México esperando poder llegar a puerto a pelear su caso.

Lee también:   Sin derecho al aborto: EE.UU. después de Roe
Lo que no se habla
«Nadie es ilegal, en tierra robada».

No podemos olvidar a los otros muchos más que tienen décadas ya en suelo estadounidense esperando una respuesta de una petición familiar que los ha envejecido en el sistema. O de los millones de personas para los que de plano no hay nada más que cobijarse con las sombras.
No hablar de ellos es indignante.

Perfil del autor

Maritza Lizeth Félix es una periodista, productora y escritora independiente en Arizona. Nació en Magdalena de Kino, Sonora, México. La frontera ha sido su hogar y su inspiración por más de 15 años.
Su trabajo ha sido publicado en importantes periódicos de Estados Unidos, México y otros lugares del mundo, así como en las principales cadenas de televisión de habla hispana Univisión y Telemundo. Actualmente trabaja de manera independiente para la Organización Editorial Mexicana, Channel 4, Proyecto Puente, Uniradio Noticias, Telemax y Prensa Arizona. Fue reportera en el documental “Misterios de la Fe”, de Discovery Channel y fungió como productora del documental de la frontera de Estados Unidos y México para la serie televisiva “The Wall”, un trabajo investigativo mundial realizado por Rondo Media, del Reino Unido. También ha sido productora de proyectos especiales como coberturas políticas, electorales y de inmigración para Al
Jazeera y fue la productora de investigación en el galardonado reportaje “Risking It All For America – Riding The Train Of Death”, de Channel 4 en Inglaterra.
En 2011 fue nombrada por Chicanos Por La Causa como una de los “40 Líderes Hispanos menores de 40 años” en reconocimiento a su trabajo periodístico e influencia en el estado. Félix ha ganado cinco premios Emmy y fue la primera ganadora del premio a la “Mejor Crónica Escrita en Estados Unidos”, de Nuevas Plumas. También ha recibido múltiples galardones del Arizona Press Club por sus reportajes. En 2012 y 2013, la revista Phoenix New Times la nombró como la “Mejor Periodista de Habla Hispana” en Arizona.
Maritza está felizmente casada y es mamá de unos mellizos curiosos que retan y alimentan su imaginación todos los días y llenan su vida de alegría, amor y carcajadas.

Lee también:   Tus niños pequeños y la vacuna contra el COVID

En portada

EDITORIAL

Lo más reciente

Relacionado