miércoles, julio 8, 2020
Inicio Literatura Ensayo TINTA ROJA: Perdida en Madrid por Laura Fernández Campillo

TINTA ROJA: Perdida en Madrid por Laura Fernández Campillo

 

Dicen que las ciudades tienen alma, una especie de neblina, casi luminosa, que se adhiere a los corazones de sus habitantes, dejando consigo un halo de nostalgia al abandonarlas.

A veces, caminando por Madrid, sobre todo en soledad –que es donde más se condensan este tipo de emociones– la urbe me hace converger una maraña de sentimientos revueltos, que conviven amigablemente, a pesar de llevar raíces tan distintas; exactamente igual que sucede con los habitantes de esta ciudad. La sensación de sentirse único entre millones de personas fluye con distinción, más allá de la autoestima, o del egocentrismo; uno se vuelve único, a pesar de que se nace, porque uno se olvida de que lo es, y es necesario recordárselo.

Madrid tiene el encanto de una gran ciudad hecha a base de gentes de todas partes. Tiene la mirada plural y la piedra pulida por la disparidad de opiniones. Madrid tiene calles en las que la historia hace presencia, y calles en las que se gesta la historia a partir del futuro.

Y es en este tránsito intemporal y libre en el que se descubre una esencia por pura percepción, de repente, como sucede con los grandes inventos que nacen desde algún lugar que denominamos intuición, por no tener vocabulario suficiente. Fue de este modo que conocí Madrid, instantáneamente, no a pequeños pasos, ni de día en día, sino que fue en un suspiro, en el mismo momento en el que descubrí que era única.

Tanto me inspiró la ciudad, que llegó un momento en el que no supe si era yo, o era ella la que más me conocía. Llegué a creer, en mi locura, que había resultado nacida de un parto prematuro, inesperado, contra todo pronóstico y lejos de mi hogar. Como diría el cómico, llegué a pensar que el día que yo nací, mi madre no estaba en casa, y comprendí que en la comedia se guisan platos finos de filosofía.

Me perdí, primero por despiste, y después por diversión. Me perdí porque sabía que, cuanto más perdida me sintiera, más fácil sería después encontrarme. Y me perdí porque no quería tener razón ninguna que conservar, porque en la mal llamada locura he descubierto las más excelsas respuestas que habitan en el hombre.

En Madrid te pierdes y encuentras tesoros. Así me sucedió con el Templo de Debod, regalo del gobierno egipcio a España por acudir al llamamiento que la Unesco hizo, en los años sesenta, para salvar los monumentos que se habían puesto en peligro por la construcción de la presa de Asuán. Todo un ejemplo de colaboración y agradecimiento, erigido piedra a piedra, tal y como se encontraba en su lugar original, que expresa ese alma que tiene esta ciudad solidaria y cosmopolita.

Y es tan amplio el lenguaje que se respira en Madrid que, a pesar de que la intuición te nazca allí, o que la ciudad te haga creer que conoce tus secretos, su poderoso brazo protector es al tiempo libre, porque ante todo, es esa madre comprensiva que deja que sus hijos vuelen, porque sabe que en sus alas se encuentra toda la magia de la felicidad. Madrid te nutre, te ofrece su pecho de nodriza, firme y fértil, sin pedirte nada a cambio.

Madrid es algo más que un sentimiento, más que un descubrimiento, es más que las palabras que divagan descriptivamente en una guía de viaje. Podría hablar de mi, hablando de ti, pero no lo hago, porque no me distingo: se disuelve la emoción entre las sombras.

Pongamos que hablo de comunicación, de poesía, de calles, de gentes… de vida revuelta al aire libre, de días que no tienen semanas y semanas que se hacen eternas al contacto humano y caliente de los hombres… pongamos que hablo de brisas, de fríos que se hacen fuegos y de vientos que dirigen navíos de risas… pongamos, como diría el cantante, que hablo de Madrid.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicaciones recientes

Esenciales y discriminadas: mujeres en la era del coronavirus

Esenciales y discriminadas: en la era del coronavirus, es vertiginoso y marcado el empeoramiento en la situación económica de las mujeres

Oponentes al encuentro AMLO-TRUMP ayudan a la oposición en México

Los argumentos en contra de la visita del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador (AMLO) a Estados Unidos son muchos y variados. También lo...

Estudiantes deben estar en clases presenciales o arriesgan ser deportados

ICE advierte a quienes tienen visa de estudiantes que si no están en clases presenciales deben abandonar el país o arriesgar ser deportados.

Estamos en Facebook y Twitter

8,501FansMe gusta
2,450SeguidoresSeguir

Publicaciones al azar

LGBT Youth Take Action in State Capital

Approximately 100 youth from throughout California gathered in Sacramento to meet with members of the state Legislature to talk about LGBT issues, including access to mental health services, hate crimes protections, and educational opportunities.

EL SENDERO DE LOS SUEÑOS: Tercera semana

HispanicLA es eco de la odisea de cuatro muchachos de Florida que iniciaron el 1 de enero El Sendero de Los Sueños, una caminata de cuatro meses a Washington D.C., para popularizar la reforma migratoria y documentada en http://trail2010.org. Reproducimos aquí en español sus días de marcha tal cual ellos los describen en inglés, a medida que lo vayan publicando.

Mother Earth is a Living Being

"The models of the indigenous and peasant peoples of the world are the only ones that will cool the planet" declared Quechua leader of the Federation of Bolivian Campesinas,