Votantes marcados y a punto de perder sus derechos

El gobierno federal está demandando estados como California, y en estados gobernados por un republicano, estos permitirán que los votantes se expongan a la pandemia con tal de proteger su asidero en el poder.

Desde que nacieron las democracias y las masas fueron empoderadas a elegir sus gobernantes, aquellos que fueron afectados adversamente han buscado estrategias para disminuir o controlar el poder de el voto. Hoy, muy poco ha cambiado. La fórmula continua, solo cambian las estrategias y armamento de combate.

El poder es arrebatado

Cuando empecé mi carrera profesional en la política y forme parte de una campaña electoral uno de mis mentores, Moisés Merino, me dijo cual era la primera ley de la política. “Luis, el poder nunca es concedido, siempre es arrebatado.” Obviamente si un personaje o grupo disfruta de los frutos del poder, ¿por qué lo van a querer dejar ir? Aquí en EE.UU. el cambio de poder siempre ha consistido del uso del voto electoral.

Nunca ha habido aquí un golpe de estado.

Este noviembre el país una vez más se dirige a las urnas electorales para elegir un nuevo presidente de la nación. Aunque habrá otros gobernantes y proposiciones en los diversos estados o distritos de el país, jamás hemos tenido una contienda tan inflamable como la presidencial. El Presidente Trump ha dejado de lado protocolos, reglas y hasta se le ha acusado de violar las leyes.

Ahora el comité de campaña del Presidente Trump emprende una subcampaña para limitar la manera en que los electores pueden participar con su voto. Mas específicamente, en distritos y estados prominentemente de votantes de color, que tienen tendencia a votar por el partido Demócrata.

Allí, los republicanos se han entregado a la batalla por prevenir que los estados puedan designar a todos los votantes a recibir sus boletas electorales por correo, así ellos podrán llenar sus boletas y regresarlas igualmente usando el sistema de correo nacional.

No quiere votar

Una vez le pregunté a una señora después de una elección local, “¿Y por quién votaste?” ella me respondió, “Oye Luis, yo tengo que trabajar y no tengo el tiempo para votar cuando tengo niños que atender después del trabajo.” Yo le respondí, “¿Sabes que te puedes registrar para votar por correo?” En lo que le explicaba el proceso de inscripción ella me interrumpió: “Esta muy complicado, Luis, mejor me quedo como estoy.”

El Presidente Trump quiere también que las cosas se queden igual como están.

Su campaña va gastar millones de dólares en abogados y en medios de comunicación para que los gobernadores no usen la Pandemia de Covid19 como justificación para empoderar a más votantes con boletas electorales automáticas, ya estampilladas para facilitar su envío.

El gobierno federal está demandando estados como California, y en estados gobernados por un republicano, estos permitirán que los votantes se expongan a la pandemia con tal de proteger su asidero en el poder.

La pregunta para los votantes marcados, a punto de perder el derecho al voto en esos estados ¿Tiras los brazos al aire, o te preparas para hacer que su voto cuente?

Luis Alvarado es un estratega Republicano que siempre ha estado encontra de las políticas del Presidente Trump. Trabaja para representar ideologias conservadoras que sean inclusivas de las comunidades de color y que sean abiertas a que todos podamos contribuir a nuestra democracia.

Lee también

Senado bueno para nada con Mitch McConnell
En la era Trump, no tienes excusas para no votar
Donald Trump, el inepto, el incompetente

Nos interesa tu comentario / We are interested in your comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.