sábado, julio 11, 2020
More
    Inicio Opinión Colaboraciones ¿Dónde estás prenda querida? y la pérdida del amor

    ¿Dónde estás prenda querida? y la pérdida del amor

    “¿Dónde estás prenda querida?”, cantaba la chilena Violeta Parra a su amado Gilbert Favré, una de tantas canciones que compuso al amor que se fue. El tema del adiós se repite incontablemente a través de la historia de la humanidad en versos de canciones y poemas, se plasma en pinturas y el espíritu de todos y cada uno de los seres que han pisado este mundo desde su inicio hasta este momento.
    Todos perdemos algo en algún  momento de nuestra vida: un juguete, un calcetín, una joya, en fin, hay toda una variedad de objetos en  nuestras vidas que desaparecen sin decir adiós. Existen los creyentes que rezan conjuros al ánima de la basura, pero qué opción tienen los que sufren de desgano, los que pierden el ánimo, ¿existe el ánima del ánimo?

    ¿Habrá un conjuro tan poderoso que haga recuperar las ganas de vivir de quien ha perdido  algo esencial en su vida, su espíritu?

    No creo. Experimento y me pongo a mirar a la gente que transita por la calle. Miro sus ojos y trato de adivinar: ¿es un ser completo?

    En su mayoría, los ojos evidencian ese descontento, la injusticia que el destino cometió al ponerle en algún  momento a la persona que parecía ser el fin del calvario del amor. No. No.  Resultó que no. Y lo conjuros para el malestar que deja el veneno del aguijón del desengaño no existen y tampoco puede uno hacer uso de los servicios médicos e ir al área de urgencias del hospital, porque simplemente a ninguno de tanto intelectual humano se le ocurrió un suero para el corazón engarrotado.

    Están los poetas, que con su mezcla de palabras mágicas exudan el veneno inútilmente, con el consuelo de alcanzar a la muerte cada día con la escalera del verso. Se cuentan varias historias de poetas y otros artistas moribundos que se desgastan en creatividad.

    Se dice de la poeta que a través de su vida miraba el cielo y solía contar de vez en cuando alguna estrella fugaz. Eran para ella cosa de nada porque las estrellas fugaces abundan en el universo y atraviesan el cielo como los autos  las calles, solo que la noche las oculta a casi todas con su pañuelo negro.

    Se cuenta que así un día volteando arriba algo iluminó de pronto su rostro y ese resplandor se propagó por todo su cuerpo, entonces se consideró a sí misma el ser más feliz, no solo de la tierra, del universo completo. Era un cometa (sabrá usted que los cometas visitan el cielo terrestre casi cada siglo). Entonces de la poeta nacieron frases que muchas veces se tragó por considerarlas tan hermosas que quiso conservarlas en su mente.

    Así fue como se intoxicó de amor y poesía; no tomó en cuenta que tanto brillo resulta peligroso, porque es aun más venenoso que las estrellas fugaces, además los cometas, así como esas estrellas  se van y nunca vuelven. Jamás se repiten en una vida.

    Dicen que la encontraron de noche por los residuos del resplandor del cometa, hinchada de poesía.

    Todos sentimos enorme desconsuelo por saber que eso amado, sea ser u objeto, no volverá ya. No será tangible ante nuestras manos y estará al alcance de quién sabe qué otra persona de dudosa fiabilidad a quien seguramente, por celo adjudicaremos los peores defectos.

    No todos somos poetas, no todos tenemos la posibilidad de exaltar nuestro dolor de extravío con frases estéticas y medicinales. Perder algo en nuestras vidas nunca deja de ser doloroso. Pero es decisión individual el convertir esta experiencia en una cola larga y pesada que arrastrar hasta el fin y que se atora y no nos deja andar por el mundo, o puede ser una lección de la vida, porque a diario perdemos algo sin darnos cuenta, mas hay pérdidas grandes que nos marcan.

    Rosio Rendon Trujillo
    Rosio Rendon Trujillo
    Rosío Rendón Trujillo, Hermosillo, Sonora, 1980, poeta, con un poemario "Ojo de sol" Interesada en las tradiciones de la etnia yaqui, en Sonora. Ha tenido el honor de participar como madrina del capitán de las celebraciones de la cuaresma yaqui, en Hermosillo. Egresada de la licenciatura de literatura hispánica de la Universidad de Sonora. Nueve años impartiendo talleres para el Instituto sonorense de Cultura. Reportera en un diario local.

    4 COMENTARIOS

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Publicaciones recientes

    Purga de latinos en el comité de distritos electorales de California

    Es inconcebible que un grupo tan vasto como el latino, el mayor del estado, haya quedado totalmente fuera del proceso de determinar la división de los distritos del Congreso federal y la Legislatura estatal

    La realidad nacional de El Salvador, por Roberto Cañas

    El Salvador necesita un acuerdo nacional inclusivo de largo alcance que salve a la Nación de la grave crisis en la que se encuentra sumergida. Ya es tiempo de iniciar procesos para rescatar el país social, política y económicamente

    Historias de inmigrantes: Ontario, California

    A las desventajas de no tener, en casi todos los casos, preparación académica, de ser pobre, de ser latino, hay que agregar lo que puede ser el colmo de las desventajas: ser indocumentado

    Estamos en Facebook y Twitter

    8,501FansMe gusta
    2,450SeguidoresSeguir

    Publicaciones al azar

    Mundial: El Tri y la esperanza en México

    Que ruede el balón y que entre en las redes enemigas. No vamos a Sudáfrica de paseo , ni hacer amigos, ni a hacer la guerra pero si regresamos sin triunfos tampoco veremos la paz. En México todo parece estar a punto de estallar. Y sólo hace falta el silbatazo inicial.

    El retorno del Sindicato de Campesinos

    La incorporación de organizadores indígenas le ha dado nueva vida a la UFW, criticada por dedicarse más al cabildeo político que a la sindicalización de trabajadores agrícolas en los últimos años.

    Informes secretos de la diplomacia estadounidense: ¿Quién vigila al vigilante?

    A los ciudadanos nos cuesta creer que nuestros gobiernos funcionen de forma semejante. Es posible que en ocasiones prefiramos no mirar, para no tener que ver una realidad, no sólo decepcionante, sino intolerable.