Agua del aire

La sequía extrema tiene una solución: condensar agua potable de la atmósfera

Arizona tiene más de 26 años enfrentándose a una sequía extrema. A principios de este 2023, Río Verde Foothills, una comunidad de unas 600 casas justo al lado de Scottsdale se quedó sin agua. Los residentes abrían las llaves y nada. No podían ducharse ni tenían qué beber. No son un caso aislado.

En busca de solucionar la sequía

Los desarrolladores de viviendas siguen presentando planes de construcción que están lejos de ser sostenibles si no se resuelve la crisis de agua. El desafío de asegurar el abastecimiento de este líquido por los próximos 100 años en Arizona llevó al exgobernador Doug Ducey hasta Israel, otro desierto en el que se las han ingeniado para obtener el vital líquido de donde sea, incluso de un manantial natural al que pocos le prestan atención: el aire.

Doug Duce, gobernador de Arizona

Ducey se enfocó en la opción de desarrollar una planta desalinizadora en Arizona y poco habló del agua potable atmosférica, una opción rápida, no tan costosa y que requiere mucha menos inversión para atender desde ya la escasez de agua en comunidades como la de Río Verde Foothills. Nosotros, en cambio, nos atrevimos a tomar agua del aire.

La máquina de hacer agua

Pareciera ciencia ficción, pero no es así. Durante mi recorrido por Israel conocí a Micky Shoham, el representante de ventas para Latinoamérica de WaterGen, una compañía de Israel que se dedica a convertir el aire en agua potable… es decir, del cielo a un vaso.

Lee también:   El Nuevo Coloso, poema de Emma Lazarus traducido al español (y al ladino)

Las oficinas de WaterGen están no muy lejos del centro de Tel Aviv, son espaciosas y sin mayores lujos. En todos los lugares hay un dispensador de agua purificada, como los que vemos casi en cualquier lugar. La diferencia es que no tienen garrafones, sino que el agua que nos ofrecieron desde que cruzamos el umbral era producida esa misma mañana del aire. Ese día no era distinto a los otros. No había ventarrones ni lluvia, no había condiciones especiales en el tiempo y el agua seguía fluyendo.

Las máquinas de WaterGen pueden producir más de 6.000 litros diarios de agua potable. No se usa para lavar ropa o baños, ni para llenar la piscina o para bañarse, es 100% para el consumo humano.

¿Cómo funciona?

Es sencillo. El aire entra a un generador de agua atmosférica y pasa por un proceso de condensación que elimina el aire, el polvo y la suciedad con un filtro. Algo así como un aire acondicionado. Luego se le agregan minerales y ¡listo! Uno presiona un botón y puede obtener agua del aire en casi cualquier condición atmosférica, adentro de un edificio, en la selva o incluso adentro de un auto.

Israel, aún con sus limitaciones y el desierto árido, produce 20% más agua de la que consume. Lo ha hecho a través de la innovación y la tecnología. Como un ejemplo, trata y recicla el 86% para operaciones agrícolas y la meta es aumentar esa cifra a un 95% para el 2025.

A través de organizaciones sin fines de lucro, máquinas de todos los tamaños de Watergen se han instalado en escuelas, clínicas y hospitales, y comunidades rurales en muchos países de América Latina y África. Con la ayuda de esas mismas organizaciones, WaterGen ha dado ayuda humanitaria con agua incluso a los enemigos políticos de Israel.

Lee también:   Argentina: se agotaron totalmente los boletos para el Titanic

Una opción posible

Y por si tenían la duda de cuánto cuesta una máquina, la más pequeña, la de uso casero, unos 4.000 dólares y la más grande, de uso industrial hasta 180.000.

Los arizonenses están preocupados por la crisis del río Colorado, el suministro de agua y el cambio climático, pero poco saben de cómo poner su granito de arena, además de limitar el uso y consumo del agua… Los arizonenses no quieren llegar a los tandeos y otras medidas que han tomado en su momento estados como Sonora, en México, y en una encuesta informal realizada por Conecta Arizona confirmaron que sí estarían dispuestos a tomarse un cafecito con esa agua del aire.

***Estas columnas, reportajes e historias fueron posible gracias al apoyo de la organización Fuente Latina.

Perfil del autor

Maritza Lizeth Félix es una periodista, productora y escritora independiente en Arizona. Nació en Magdalena de Kino, Sonora, México. La frontera ha sido su hogar y su inspiración por más de 15 años.
Su trabajo ha sido publicado en importantes periódicos de Estados Unidos, México y otros lugares del mundo, así como en las principales cadenas de televisión de habla hispana Univisión y Telemundo. Actualmente trabaja de manera independiente para la Organización Editorial Mexicana, Channel 4, Proyecto Puente, Uniradio Noticias, Telemax y Prensa Arizona. Fue reportera en el documental “Misterios de la Fe”, de Discovery Channel y fungió como productora del documental de la frontera de Estados Unidos y México para la serie televisiva “The Wall”, un trabajo investigativo mundial realizado por Rondo Media, del Reino Unido. También ha sido productora de proyectos especiales como coberturas políticas, electorales y de inmigración para Al
Jazeera y fue la productora de investigación en el galardonado reportaje “Risking It All For America – Riding The Train Of Death”, de Channel 4 en Inglaterra.
En 2011 fue nombrada por Chicanos Por La Causa como una de los “40 Líderes Hispanos menores de 40 años” en reconocimiento a su trabajo periodístico e influencia en el estado. Félix ha ganado cinco premios Emmy y fue la primera ganadora del premio a la “Mejor Crónica Escrita en Estados Unidos”, de Nuevas Plumas. También ha recibido múltiples galardones del Arizona Press Club por sus reportajes. En 2012 y 2013, la revista Phoenix New Times la nombró como la “Mejor Periodista de Habla Hispana” en Arizona.
Maritza está felizmente casada y es mamá de unos mellizos curiosos que retan y alimentan su imaginación todos los días y llenan su vida de alegría, amor y carcajadas.

Lee también:   Reparaciones históricas para los japoneses estadounidenses (Parte 2)
Botón volver arriba