Hispanic L.A.Ahora, a esperar con...

Ahora, a esperar con paciencia y optimismo

Dejemos que los votos hablen. Esperemos los resultados finales. Desde aquí no perdemos la esperanza

Al final de una campaña electoral agotadora, aún no se sabe quién ganó la presidencia de Estados Unidos. No nos queda sino disponernos a esperar los resultados.

Sin embargo, en las últimas horas se han disparado las esperanzas del equipo Biden (y de al menos la mitad del país) despues de que las cadenas anunciaron sendas victorias del candidato en Michigan y Wisconsin, con lo que, analizan, merman las opciones de un segundo término del presidente.

Millones se disponen a esperar

A esperar en Mississsippi
A esperar en Mississsippi

Lo merecen los millones de votantes que formaron largas filas y esperaron horas para que les toque su turno.

Fue una jornada ejemplar, en la que no se dieron los incidentes violentos que tanto se temían y en cambio la ciudadanía demostró conciencia política, cohesión civil y mucha, mucha paciencia. Una paciencia que ahora les toca aplicar a los protagonistas de este singular proceso. 

Hoy quedaban aún sin contar millones de votos que podrían decidir el resultado de la contienda en estados clave como Wisconsin, Michigan, Pennsylvania, Georgia, Arizona y Nevada.

Sin embargo, la elección presidencial se encuentra bajo ataque directo por parte del presidente Trump, quien en la noche del martes 3 falsamente declaró victoria y demandó detener el conteo de votos. Asimismo anunció que apelaría cualquier decisión negativa ante la Corte Suprema y dio instrucciones a su equipo para que exigiera el recuento donde perdieran. Habló de fraude allí donde no lo había y confirmó lo que ya se temía: que no aceptaría una derrota electoral. 

Lee también:   Sin olvidar el conflicto sirio

Derecho a la Suprema Corte

A esperar en Alabama
A esperar en Alabama

Una actitud similar han tomado sus simpatizantes en todos los estados de «campo de batalla».

Si el conteo final de delegados al colegio electoral le resulta adverso, el presidente apelará inmediatamente al máximo tribunal, en donde como se sabe instauró, una semana antes de las elecciones, a una jueza simpatizante con sus posturas. 

 La realidad es que ambos candidatos pueden aún ganar. Hay que dejar que el proceso regular de conteo siga su curso. 

De parte de los demócratas cunde el descontento y con razón. Sus expectativas eran victorias claras en los estados clave, resultados que no se dieron. Nuevamente celebraron antes de tiempo. Es posible que finalmente, al término del proceso de designación del resultado estalle una pugna interna en ese partido. 

Muchos esperaban un voto masivo de rechazo a Trump y éste no vino. También esperaban recuperar el Senado y las posibilidades son pocas. Pero todo es posible aún.

Los resultados son de hecho muy parecidos a los de 2016.

Entonces, no se sabe claramente quién fue el ganador, pero sí quién perdió. Los estadounidenses. La historia. 

Pese al coronavirus, a cuatro años de escándalos bajo Trump, su base electoral no se ha derrumbado.

La decencia y la verdad

A esperar en Georgia
A esperar en Georgia

No habrá una victoria decisiva, no habrá una mayoría abrumadora que le diga a Trump y a quienes lo rodean que tuvimos suficiente con cuatro años como los que pasamos. Que se vayan.

Lee también:   Centroamérica en el laberinto del narcotráfico

La decencia y la verdad, sean cual fueren los últimos resultados, no se impusieron lo suficiente en la boleta electoral. 

El país sigue dividido.

Tampoco se libra de crítica la institución obsoleta del colegio electoral, que interpone un obstáculo a la expresión directa de la voluntad del pueblo. El sistema que premia con la totalidad de los electores de un estado a quien recibe la mitad más uno de los votos genera una situación insostenible. 

Dejemos que los votos hablen. Esperemos los resultados finales. Desde aquí no perdemos la esperanza.

Gabriel Lerner
Gabriel Lernerhttps://hispanicla.com
Fundador y co-editor de HispanicLA. Editor en jefe del diario La Opinión en Los Ángeles hasta enero de 2021. Nació en Buenos Aires, Argentina, vivió en Israel y reside en Los Ángeles, California. Es periodista, bloguero, poeta, novelista y cuentista. Fue director editorial de Huffington Post Voces entre 2011 y 2014 y editor de noticias, también para La Opinión. Anteriormente, corresponsal de radio. Tiene tres hijos adultos que son, dice, "la luz de mi vida".

“Los educadores californianos son el corazón de nuestra comunidad. Y la razón por la que la Asociación de Maestros de California sabe que escuelas públicas de calidad son lo que hace una California mejor para todos nosotros”.


“California Educators are the heart of our community. And why the California Teachers Association knows quality public schools make a better California for all of us.”

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe una revista semanal con lo más nuevo de HispanicLA y con los artículos que hicieron historia.

Comenta aquí / Comment here

En portada

Generaciones

0
Las generaciones, determinadas por el año de nacimiento, son una lente para comprender los cambios sociales. No una etiqueta, para simplificar diferencias entre grupos humanos.

EDITORIAL

La Corte Suprema fundamentalista

Corte Suprema fundamentalista
0
Una Corte Suprema fundamentalista para la que la libertad más importante es la de portar armas de fuego, junto con la de imponer la religión propia, su concepto de sexualidad, su idea de la familia, sobre otros

Lo más reciente

Relacionado