martes, diciembre 1, 2020
Más

    Estados Unidos ya no puede respirar

    La nación estadounidense es acechada por diversos flagelos: la pandemia del coronavirus y su resultante crisis económica; la violencia policial en contra de afroamericanos y otras minorías; y un presidente prejuicioso, incapaz de tener empatía con nada y con nadie, que se crece fomentando la violencia y la división.

    Un presidente que divide

    Es, en muchos sentidos, el peor presidente en medio de uno de los peores momentos en la historia moderna de este país, un momento en el que se necesitaría un verdadero mensaje de unidad no “patriotero”, sino de definitiva refundación de una sociedad a la que la nueva segregación racial está carcomiendo salvajemente por dentro, dejándole heridas tan profundas que la han debilitado ante los ojos de todo el mundo.

    Pero Trump no solamente está muy lejos de sanar esas heridas, sino que siempre ha demostrado que tiene toda la intención de evitar que cierren por completo. Desde el caso conocido como Los 5 de Central Park, en 1989, hasta lo que está ocurriendo en este preciso momento no solo en Minneapolis, Minnesota, sino en las principales ciudades de Estados Unidos, su retórica racial no ha venido sino a confirmar sus afinidades con la supremacía que representa.

    Historia de racismo

    En efecto, las protestas de costa a costa por el asesinato del afroamericano George Floyd a manos de un policía anglosajón en Minneapolis vuelven a poner sobre el tapete el eterno problema de racismo, desigualdad e injusticias que a lo largo de la historia de esta nación han sufrido las minorías a manos de las clases dominantes y de las autoridades anglosajonas.

    El caso Rodney King en 1992 en Los Ángeles, por ejemplo, se había convertido en el punto de quiebre de las tensiones raciales que habían permanecido latentes después de otros episodios similares, como en Watts en 1965, pero que eran reflejo de ese racismo sistémico que ha acompañado a este país desde su fundación, en el que las minorías de color han llevado siempre la peor parte.

    Increíblemente, casi tres décadas después de la revuelta en Los Ángeles, vuelve a ocurrir en este siglo XXI en el que la ola del neofascismo avanza a pasos agigantados, haciendo prever que no será el último incidente de violencia en el que las minorías raciales sean las que pongan los muertos.

    Trump y la “gente buena”

    Pero el caso también pone de manifiesto lo que ocurre cuando quien ocupa la Casa Blanca, Donald Trump, no solo incita sino que le ofrece cobijo al prejuicio y al racismo. Digamos que las manzanas podridas que operan en departamentos de policía a través del país, así como los grupos e individuos que promueven la supremacía blanca, han encontrado en este presidente un defensor. Por eso andan tan envalentonados desde que él arribó al poder. Por eso están dispuestos a hacer lo que sea para mantenerlo en la Casa Blanca.

    Previo a ser presidente y desde que lo es, Trump siempre ha estado de parte de supremacistas y racistas. En Charlottesville, Virginia, cuando se manifestaron en contra de judíos y minorías y cuando uno de ellos embistió a contramanifestantes matando a una joven activista, Trump se refirió a ellos como “gente buena”.

    No cabe duda de que Trump es un síntoma de una enfermedad que ha aquejado al país través de su historia. Esta nación se forjó a punta de violencia, saqueos y sangre. Contra nativos estadounidenses, contra mexicanos e hispanos, contra los afroamericanos descendientes de esclavos que a pesar de los avances en materia de derechos civiles siguen siendo discriminados. Las injusticias no han cesado. El racismo institucional sigue vivito y coleando.

    Así, la rodilla de la supremacía blanca, ahora desde el poder con Trump, no ha querido quitarse del cuello de una nación de minorías dolidas, vilipendiadas, sobajadas, ninguneadas y apartadas del verdadero bienestar que ha pretendido ofrecer un sistema socioeconómico sin precedentes como el estadounidense, pero que lamentablemente solo funciona bien para unos cuantos.

    Desde que las manifestaciones estallaron en días pasados Trump solo ha incitado. “Cuando el vandalismo comienza, los disparos comienzan”, tuiteó cuando comenzaron los disturbios en Minneapolis. Luego trata de dar marcha atrás, pero a la menor provocación vuelve a la carga porque está en su naturaleza; no puede evitarlo. Ahora ha utilizado la crisis para culpar a demócratas y liberales. La nación necesita calma y dirección, dos cosas que Trump es incapaz de ofrecer.

    No hay que dar muchas vueltas para contextualizar este momento histórico: con un virus implacable que ha matado a más de 100 mil estadounidenses; con esta nueva revuelta racial que promete cimbrar de nuevo las ya de por sí tensas relaciones sociales; y con un mandatario que fomenta los odios para aporvecharlos políticamente ante la cercanía de las elecciones, esta nación se asfixia: como George Floyd, Estados Unidos ya no puede respirar.

    Avatar
    Maribel Hastings / David Torres
    Maribel Hastings es asesora ejecutiva de America’s Voice y David Torres es asesor de medios en español de America’s Voice.

    Notas relacionadas

    Los dos Diegos, por Liza Rosas Bustos

    A los Dos Diegos: Ahora que caminas libre de tu cuerpo que se hizo esclavo del ritmo de la adicción y no pudo esquivar los goles que hizo a tu cuerpo, tu ejemplo es nuestro de todo y de todos

    8 poemas de César Vallejo para días de soledad y muerte

    HispanicLA presenta ocho poemas de César Vallejo, entre los más queridos del escritor peruano, con el texto completo y cada uno leído por artistas; para gozar en estos días taciturnos de soledad y muerte

    Coronavirus en México: los cabalísticos 100,000 muertos

    La andanada de críticas al gobierno por su gestión de la pandemia del coronavirus en México no tiene mucha base real, es alboroto político, cacerolismo puro y, aunque ocupe un lugar prominente en los medios, dudo que sea una mayoría la que piensa así

    1 COMENTARIO

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    tres + cinco =

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Lo más reciente

    Los dos Diegos, por Liza Rosas Bustos

    A los Dos Diegos: Ahora que caminas libre de tu cuerpo que se hizo esclavo del ritmo de la adicción y no pudo esquivar los goles que hizo a tu cuerpo, tu ejemplo es nuestro de todo y de todos

    8 poemas de César Vallejo para días de soledad y muerte

    HispanicLA presenta ocho poemas de César Vallejo, entre los más queridos del escritor peruano, con el texto completo y cada uno leído por artistas; para gozar en estos días taciturnos de soledad y muerte

    Coronavirus en México: los cabalísticos 100,000 muertos

    La andanada de críticas al gobierno por su gestión de la pandemia del coronavirus en México no tiene mucha base real, es alboroto político, cacerolismo puro y, aunque ocupe un lugar prominente en los medios, dudo que sea una mayoría la que piensa así

    El velatorio de Diego Armando Maradona, en directo

    Velatorio de Diego Armando Maradona: Cientos de seguidores comenzaron en la noche del miércoles a agruparse en las inmediaciones de la Casa Rosada para despedir a Diego Armando Maradona, velado desde las 6 en un salón de la Casa de Gobierno. La ceremonia pública se extenderá hasta las 16, hora de Buenos Aires.

    Estamos en Facebook y Twitter

    4,572FansMe gusta
    1,974SeguidoresSeguir

    Los 5 populares de la semana

    Esta fue la literatura precolombina: aztecas, mayas, incas (imágenes)

    Todavía queda algo, muy poco, de esos escritos aztecas, mayas e incas, que podemos leer y analizar

    Navidad o la historia del Dios Sol

    Los romanos festejaban el 19 de diciembre el Saturnal Romano en honor de Saturno, dios de la agricultura, que se celebraba durante siete días de bulliciosas diversiones, esta fiesta comenzaba el 17 y terminaba el 23 de diciembre, con grandes banquetes, donde la comida, el vino y el sexo, tenían un protagonismo importante, y el día 25 de diciembre era la fiesta de la exaltación del Sol

    El Cuervo de Edgar Allan Poe, traducción de Julio Cortázar

    “Es —dije musitando— un visitante tocando quedo a la puerta de mi cuarto. Eso es todo, y nada más.”

    Comunismo y fascismo, el mismo perro

    Parafraseando a José Martí –y salvando las circunstancias y el simbolismo patriótico de la frase martiana—es evidente que el comunismo y el fascismo son del totalitarismo las dos alas. O dicho popularmente, son el mismo perro con diferente collar.

    Peronismo: democracia de masas o fascismo posible

    Si hay algo en lo cual detenerse a la hora de intentar comprender el fenómeno del peronismo es, a nuestro juicio, la heterogeneidad de sus componentes y de ideas propugnadas, según el problema que se enfrente y la coyuntura histórica por la que se atraviese