martes, diciembre 1, 2020
Más

    Bola de Nieve: voz y piano impregnados en mi casa, por Jorge Dalton

    Estoy pensando en este instante de la primavera, en Bola de nieve (Ignacio Villa Fernández), una de las “voces platinadas” más importantes de la música cubana y universal.

    Tuve junto a mi familia, el privilegio de conocer a esa gran personalidad irrepetible cuando yo era niño. Viajamos en el mismo avión, le hice muchas maldades hasta el punto que un día Bola me dijo: “¡Niño, tú me has jodido tanto, que voy a tener que dedicarte un concierto!”

    Alcancé a verlo muy poco antes de que se fuera de este mundo. Fue un gran amigo de mi padre Roque Dalton, que le dedicó el bellísimo poema “Truco”, que reproduzco a continuación.

    Todos en casa aprendimos a querer mucho a Bola, que tocó varias veces en el piano que había en mi casa en la Calle J en el Vedado.

    El eco de su voz y el piano, están impregnados para siempre en los techos y las paredes de mi hogar.

    Sí, tenía la “voz platinada” que en honor a la verdad no sé qué coño significa, pero ¡a mucha honra!

    Vete de mí

    A Roque Dalton una de las canciones que más de gustaban de Bola de Nieve era “Vete de mí”.

    Truco, un poema de Roque Dalton

    Cuando fui a verlo en el ataúd

    todavía no estaba suficientemente borracho

    él tenía un gesto muy raro

    la cara anudada como si le doliera la muerte

    la boca apretada como en un gesto de coraje

    o quizás fue sólo el fruto del embalsamador

    en eso de cubrirle aquellos grandes dientes suyos

    con que les ganaba la moral a los pianos

    de tal manera que me fui a mi casa con Rogelio Paris

    y me metí de un trago media botella de ron

    cosa mortal para mi estado actual de training

    Aída furiosa y lo peor de todo

    que Nicolás y Carlos Rafael y el Comandante

    me vieron aparecer después de varios meses

    de retiro creador del mundo cultural

    completamente borracho como antes

    cuando se supone que ya debería estar

    incorporado a la pelea de algún lugar de América

    pero inclusive el difunto habría comprendido

    que ni siquiera se trataba de otro pequeño paréntesis más

    en esta ya tan larga y antiheroica espera

    que mis buenos amigos me ha costado

    entre otros precios

    habría comprendido que se trataba de mi deseo súbito

    de estar sin estar en aquella despedida

    recaída pequeño-burguesa

    empeorada por las ganas de no querer entristecerme

    por la simbólica muerte de este negro tan simbólico

    himno su música de dos

    de nuestros años más intensos

    iniciáticos definitivamente marcadores

    más que un pacto de sangre

    o más que aquel pacto de sangre

    1962 1963

    años personales que el difunto no conoció

    pasó por ellos tocando piano allá en el fondo

    mientras nosotros planeábamos decidíamos amábamos

    bebíamos la espuma de nuestra alegre furia

    creábamos casi con vergüenza

    metíamos la pata con melancolía

    y desde luego que las victorias para después

    esas cosas tan serias

    hasta hubo tiempo para lanzarle al difunto una especie de gardenia

    («amo a este negro viejo que enciende

    sobre los pianos su fogata de música

    pastor de garzas ocres

    empollando como un niño demonio la ternura»)

    levemente cursi como toda gardenia

    sobre todo por eso de las garzas ocres

    transpolación de unas cortinas rojas de terciopelo

    telón de fondo de Bola cuando cantaba en el Monseigneur

    total que logré mi objetivo de pillo

    estuve en el velorio de Bola sin estar y sin entristecerme

    supongo que habré hecho varios ridículos e inconveniencias

    entre los intelectuales y los compañeros

    no recuerdo nada más que unos rostros amables

    pero cuando me he venido a dar cuenta

    de que verdaderamente Bola se murió

    ya todo es absolutamente problema del pasado

    una noticia cultural carne de aniversarios

    y me alegro de no haberme entristecido

    en el velorio de quien solía llenarlo todo

    de alegría y juventúd

    (Roque Dalton / Poema de “Un libro levemente odioso”)

    Publicado inicialmente en Contrapunto, aquí.

    Lee también

    Ay, Guatemala: cinco poemas de Otto René Castillo (1937-1967)
    Tres meses de silencio judicial sobre el caso Roque Dalton
    Cuatro poemas de la revolución mexicana

    Jorge Dalton
    Jorge Dalton
    Jorge Dalton. Es director, productor de cine, video y televisión y está considerado como uno de los más destacados documentalistas de la región centroamericana y caribeña. Nació en 1961 en El Salvador. Hijo del poeta Roque Dalton. Estudió en el Instituto Cubano de Arte e Industria del Cine (ICAIC), Escuela de "Noticias Latinoamericanas", dirigida por Santiago Álvarez. III Premio Coral al mejor documental del Festival de Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana en 1994 con el documental biográfico “Herido de Sombras”. Ha dirigido "Entre los muertos", "El amor me cae más mal que la primavera", "Y si vivo cien años, cien años pienso en ti", entre otros documentales.

    Notas relacionadas

    Los dos Diegos, por Liza Rosas Bustos

    A los Dos Diegos: Ahora que caminas libre de tu cuerpo que se hizo esclavo del ritmo de la adicción y no pudo esquivar los goles que hizo a tu cuerpo, tu ejemplo es nuestro de todo y de todos

    8 poemas de César Vallejo para días de soledad y muerte

    HispanicLA presenta ocho poemas de César Vallejo, entre los más queridos del escritor peruano, con el texto completo y cada uno leído por artistas; para gozar en estos días taciturnos de soledad y muerte

    Coronavirus en México: los cabalísticos 100,000 muertos

    La andanada de críticas al gobierno por su gestión de la pandemia del coronavirus en México no tiene mucha base real, es alboroto político, cacerolismo puro y, aunque ocupe un lugar prominente en los medios, dudo que sea una mayoría la que piensa así

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    7 + 18 =

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Lo más reciente

    Los dos Diegos, por Liza Rosas Bustos

    A los Dos Diegos: Ahora que caminas libre de tu cuerpo que se hizo esclavo del ritmo de la adicción y no pudo esquivar los goles que hizo a tu cuerpo, tu ejemplo es nuestro de todo y de todos

    8 poemas de César Vallejo para días de soledad y muerte

    HispanicLA presenta ocho poemas de César Vallejo, entre los más queridos del escritor peruano, con el texto completo y cada uno leído por artistas; para gozar en estos días taciturnos de soledad y muerte

    Coronavirus en México: los cabalísticos 100,000 muertos

    La andanada de críticas al gobierno por su gestión de la pandemia del coronavirus en México no tiene mucha base real, es alboroto político, cacerolismo puro y, aunque ocupe un lugar prominente en los medios, dudo que sea una mayoría la que piensa así

    El velatorio de Diego Armando Maradona, en directo

    Velatorio de Diego Armando Maradona: Cientos de seguidores comenzaron en la noche del miércoles a agruparse en las inmediaciones de la Casa Rosada para despedir a Diego Armando Maradona, velado desde las 6 en un salón de la Casa de Gobierno. La ceremonia pública se extenderá hasta las 16, hora de Buenos Aires.

    Estamos en Facebook y Twitter

    4,572FansMe gusta
    1,974SeguidoresSeguir

    Los 5 populares de la semana

    Esta fue la literatura precolombina: aztecas, mayas, incas (imágenes)

    Todavía queda algo, muy poco, de esos escritos aztecas, mayas e incas, que podemos leer y analizar

    Peronismo: democracia de masas o fascismo posible

    Si hay algo en lo cual detenerse a la hora de intentar comprender el fenómeno del peronismo es, a nuestro juicio, la heterogeneidad de sus componentes y de ideas propugnadas, según el problema que se enfrente y la coyuntura histórica por la que se atraviese

    Cuatro poemas de la revolución mexicana

    Pablo Neruda: A Zapata; Salvador Novo: Del pasado remoto; Salvador Novo: Del pasado remoto; Manuel Maples Arce: Vrbe, superpoema bolchevique en 5 cantos

    Navidad o la historia del Dios Sol

    Los romanos festejaban el 19 de diciembre el Saturnal Romano en honor de Saturno, dios de la agricultura, que se celebraba durante siete días de bulliciosas diversiones, esta fiesta comenzaba el 17 y terminaba el 23 de diciembre, con grandes banquetes, donde la comida, el vino y el sexo, tenían un protagonismo importante, y el día 25 de diciembre era la fiesta de la exaltación del Sol

    Esperando a Godot en EE.UU. o una democracia en vilo

    Las lágrimas del mundo son inmutables. Por cada uno que empieza a llorar, en otra parte hay otro q...

    Los 5 comentarios más recientes