China Campeón del Mundo de Ajedrez

La victoria de Ding Liren no es fruto de la casualidad, sino que es un exponente del proyecto creado por la Escuela China de Ajedrez

Ding Liren de 30 años, nacido en Zhejiang al sureste de China, es el nuevo Campeón Mundial de Ajedrez, a partir del 30 de abril del 2023, al superar al ruso Ian Nepomniachtchi, en el certamen mundial desarrollado en Astana, Kazajistán.
Por supuesto que es una gran noticia para los ajedrecistas, pero también es muy importante para todo el mundo, porque desde los comienzos del Campeonato Mundial de Ajedrez en 1886, es la primera vez que un ciudadano asiático se coloca la Gran Corona, superando a rusos, americanos y europeos, cambiando el paradigma, y dando comienzo a una nueva era en el milenario juego.

Hindúes y persas

El ajedrez se originó en la India en el siglo VI con el nombre de “Chaturaṅga” que se traduce como «Lucha fuerzas armadas”, siendo el primero entretenimiento en concebir dos ideas revolucionarias para la época. En primer lugar, juegan diferentes piezas con diferentes poderes y, en segundo lugar, la victoria depende del destino de una sola pieza: el Rey. Esto lo diferencia del juego de Damas y del Go. Por supuesto las piezas no tenían aun los nombre actuales de peón, caballo, alfil y torre.

Alrededor del año 600 llega a Persia, donde se convirtió en parte de la educación de príncipes y nobles, cambiando su nombre a Shatranj. La jugada final fue «¡Shāh Māt!» Recordemos que el Shāh era el Rey.
Cuando el Califato Otomano Rashidun ocupa Persia, adopta rápidamente este nuevo juego, que en el norte de África se denominó Shaṭerej, en Grecia Zatrikion, en Portugal Xadrez y en España Acedrex, luego Axedrez y finalmente Ajedrez.
En el año 835 de nuestra era Al-Adli escribió el primer manual conocido de Ajedrez o Shatrani.
Recién en Valencia entre los años 1470 y 1490 se establecieron las reglas que actualmente rigen el juego, respecto a los nombres y movimientos de cada pieza.

Lee también:   El debate de la degradación republicana

China

Existen indicios de que el ajedrez llegó a la China desde la India, en el siglo VII, con el nombre de XiangQi (ajedrez chino, con diferentes piezas y otra reglamentación). Solo era jugado por uno pocos de clase alta, por lo que la Revolución Cultural (1966-1976) lo prohibió, como signo del “decadente capitalismo”.
Recién en el año 2000 la Asociación China de Ajedrez se afilió a la Federación Internacional (FIDE) y el Comité Nacional de Deportes de China creó varias academias para desarrollar ajedrecistas. La iniciativa se denominó “Proyecto Gran Dragón”.

Ding Liren

Por todo esto es evidente que la victoria de Ding Liren, al que ahora llaman el Gran Dragón, no es fruto de la casualidad, sino que es un exponente del Proyecto creado por la Escuela China de Ajedrez.
En la actualidad, más de mil niños disputan en Nankín el Certamen anual que calificara a los mejores, para obtener una plaza en el Centro de Alto Rendimiento de Pekín, del que salió el nuevo campeón mundial.

Perfil del autor
Lee también:   Morir en la frontera que Abbott diseña para la crueldad

Cesar Leo Marcus, nació en Buenos Aires, Argentina.
Doctor (PhD) en Logistica Internacional y Comercio Exterior, y Máster (MBA) en Sociología Económica, fue profesor de ambas cátedras en las Universidades de Madrid (España) y Cordoba (Argentina).
Periodista, publica en periódicos de California, Miami y New York. Escritor, publico 12 libros, y editor literario, director de Windmills Editions. Actualmente reside en California.

Botón volver arriba