Crece la lista de la muerte en la frontera

En la última década han muerto más de 100 personas a manos de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos. Así lo señala una recopilación elaborada por la Coalición de Comunidades Fronterizas del Sudoeste o SBCC

En la última década han muerto más de 100 personas a manos de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos. Así lo señala una recopilación elaborada por la Coalición de Comunidades Fronterizas del Sudoeste o SBCC.

Muertes impunes no investigadas

Integran el grupo más de 60 organizaciones de los estados fronterizos Arizona, California, Nuevo México y Texas. La Opinión publicó la información, junto a otros medios.

Diecisiete de las muertes se registraron el año pasado, y 36 desde que asumió el presidente Trump.

La cifra no incluye aquellas muertes acaecidas bajo custodia del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas o ICE.

Muchas han quedado impunes y los responsables no fueron castigados, lo que señala a la Patrulla Fronteriza como una organización cerrada y reacia a prestar cuentas.

Resaltan tres circunstancias: uso excesivo de la fuerza; no haber proporcionado asistencia médica requerida cuando era posible hacerlo, y disparos hacia territorio mexicano, en el que en este lapso los agentes dieron muerte a seis personas.

También en El Salvador

Esta lista negra se agrega a otra no menos espeluznante proveniente de El Salvador. Se trata de uno de los países más violentos y peligrosos del mundo.

Lee también:   La pandemia produjo una revolución laboral

Sin embargo, miles de inmigrantes indocumentados y solicitantes legales de asilo fueron deportados allí de Estados Unidos entre 2013 y 2019. De ellos, según la organización Human Rights Watch (HRW), han muerto al menos 138, a manos de pandilleros, policías, soldados, paramilitares o escuadrones de la muerte.

Llama la atención que se haya devuelto a ese país, contra las leyes internacionales, a solicitantes legales de asilo que precisamente huían de la violencia que finalmente los alcanzó.

La cifra aumenta si incluye a al menos 70 desapariciones o violaciones sexuales que terminaron en muerte. La mayoría de estos fallecimientos sucedieron en el primer año de la deportación de las víctimas.

Emerge de estas cifras un cuadro preocupante respecto a la aplicación de las leyes de inmigración por parte del gobierno. Sí, se debe avanzar una reforma migratoria y aliviar la situación de los solicitantes.

Acciones de dudosa legalidad

Pero incluso en la aplicación de las leyes existentes el gobierno de Trump recurre a la fuerza letal innecesaria o a acciones de dudosa legalidad para imponerlas.

Estamos ante una situación trágica: detrás de cada muerte hay una historia estremecedora de familias despedazadas por la violencia, la pobreza, la desesperación. Fueron obligadas a abandonar sus hogares y enfilar hacia el Norte, con la esperanza, muchas veces vana, de que serían aceptados y podrían comenzar una nueva vida sin temer por sus vidas. En lugar de ello encontraron su fin al intentar la travesía.

Lee también:   "Dime con quién andas" y te diré por quién votaré

Son números terribles que deberían conocerse, para que se comprenda la magnitud de la tragedia en nuestra frontera.

Lee también

Maribel Hastings: indocumentados al amparo del jefe de policía

Los Demócratas y la fe, por Ricardo Moreno

Los niños en jaula ya no son noticia

 

Perfil del autor

Fundador y co-editor de HispanicLA. Editor en jefe del diario La Opinión en Los Ángeles hasta enero de 2021.
Nació en Buenos Aires, Argentina, vivió en Israel y reside en Los Ángeles, California. Es periodista, bloguero, poeta, novelista y cuentista. Fue director editorial de Huffington Post Voces entre 2011 y 2014 y editor de noticias, también para La Opinión. Anteriormente, corresponsal de radio. Tiene tres hijos adultos que son, dice, "la luz de mi vida".

En portada

EDITORIAL

Lo más reciente

Relacionado