domingo, enero 17, 2021
Más

    Cruzando líneas: Gracias por la pandemia

    ARIZONA – Hay días que no me la creo. Escucho a mis hijos carcajearse desde el estómago hasta los ojos y sonrío. Han pasado casi todo el año en una casa que se ha convertido en oficina y escuela… para ellos es un castillo, una nave espacial o un barco. Su imaginación los salva de la rutina. Los he visto y sentido crecer; apenas me caben en los brazos. ¡Ya no los puedo! Me siento con mucha suerte, incluso en medio de una pandemia que no se acaba.

    Los días se nos van entre clases virtuales y juntas en Zoom; almuerzo, ejercicio, limpiar y, aunque me cueste admitirlo, rezongar. Pero tenemos momentos en los que nos sentamos a juntar y nos carcajeamos juntos; yo me convierto en lo que ellos quieren, me persiguen, nos escondemos, bailamos, libramos batallas contra monstruos feroces y nos tiramos de la risa. A veces vemos una película abrazados, debajo de una cobija, hechos bola en el sillón, comiendo palomitas y acariciando a Rocco. Esto es plenitud.

    Las noches son un remanso. Nos acurrucamos en una de sus camitas y leemos, escuchamos villancicos, rezamos y pedimos deseos a las estrellas. A veces los apresuro a dormir, porque me persiguen los pendientes de la vida y el trabajo que se me juntan y me desvelan hasta el amanecer; hay otros días en el que caigo rendida con ellos y nos morimos un poco abrazados, con besos y te amo melosos. Y eso me hace feliz. Muy feliz.

    Hoy en el Día de Acción de Gracias celebro eso: las cajas de juguetes desordenadas y los adornos navideños convertidos en personajes de historietas imaginarias en nuestro castillo fantástico. Hoy agradezco por esas manitas que toman las mías con fuerza cuando tienen miedo, por las caricias bruscas, por los besos embarrados de dulce, por las ocurrencias y la simplicidad, por el calvario de despertar en los días de escuela, por los cantos desentonados y las caderas dislocadas, por la lucha constante para que se laven los dientes y tiendan sus camas, por la gran fortuna de poder soñar con ellos y por esa mirada de asombro y admiración que a veces me regalan. Con ellos lo tengo todo.

    Doy gracias por lo que la pandemia nos ha regalado. Si no fuera por este aislamiento forzado no los hubiera visto madurar así. Dejamos atrás a la Patrulla Canina y ahora sabemos todo sobre Pokémon; en menos de un año en casa, ellos son los que me leen a mí sobre Picasso, el cuerpo humano y Pete the Cat y yo escucho con atención cómo deletrean las palabras en inglés y español. Hacemos yoga de Frozen juntos y luego nos pasamos a la de Minecraft y nos reencontramos en savasana.

    Hablamos de política, de historia y de elecciones. Ya no sueñan con ser superhéroes o princesas, ahora quieren ser astronautas, ingenieros, pintores, presidentes y activistas. Y yo los dejo. Que sean lo que sean, pero que sean ellos, así felices y desgreñados, a veces berrinchudos o amorosos.

    Ellos me han salvado de la crisis… me han salvado de mis demonios y de mí misma. Su inocencia me rescata. Por eso, doy gracias. ¿Y tú?

    Maritza Lizeth Félix es una periodista, productora y escritora independiente en Arizona. Nació en Magdalena de Kino, Sonora, México. La frontera ha sido su hogar y su inspiración por más de 15 años.
    Su trabajo ha sido publicado en importantes periódicos de Estados Unidos, México y otros lugares del mundo, así como en las principales cadenas de televisión de habla hispana Univisión y Telemundo. Actualmente trabaja de manera independiente para la Organización Editorial Mexicana, Channel 4, Proyecto Puente, Uniradio Noticias, Telemax y Prensa Arizona. Fue reportera en el documental “Misterios de la Fe”, de Discovery Channel y fungió como productora del documental de la frontera de Estados Unidos y México para la serie televisiva “The Wall”, un trabajo investigativo mundial realizado por Rondo Media, del Reino Unido. También ha sido productora de proyectos especiales como coberturas políticas, electorales y de inmigración para Al
    Jazeera y fue la productora de investigación en el galardonado reportaje “Risking It All For America – Riding The Train Of Death”, de Channel 4 en Inglaterra.
    En 2011 fue nombrada por Chicanos Por La Causa como una de los “40 Líderes Hispanos menores de 40 años” en reconocimiento a su trabajo periodístico e influencia en el estado. Félix ha ganado cinco premios Emmy y fue la primera ganadora del premio a la “Mejor Crónica Escrita en Estados Unidos”, de Nuevas Plumas. También ha recibido múltiples galardones del Arizona Press Club por sus reportajes. En 2012 y 2013, la revista Phoenix New Times la nombró como la “Mejor Periodista de Habla Hispana” en Arizona.
    Maritza está felizmente casada y es mamá de unos mellizos curiosos que retan y alimentan su imaginación todos los días y llenan su vida de alegría, amor y carcajadas.

    Lo más reciente

    Así se protege a la democracia

    El juicio de político es para atribuir responsabilidades políticas de las acciones de la turba que asaltó el Congreso, dejando cinco muertos.

    Prueba: Acura MDX PMC Edition AWD, una edición exclusiva hecha al más alto nivel

    El Acura MDX es una de los SUV’s más vendidas en este segmento de lujo, donde el acabado PMC es un paso adelante para darle una exclusividad al consumidor de la marca

    El fin de Trump: ni olvido ni perdón 

    Es momento entonces, sí, de expresar satisfacción porque por primera vez en mucho tiempo hemos dado un suspiro de alivio. Sí, Trump está acorralado entre la inminencia de su segundo juicio y la transferencia del mando a manos de Joe Biden. Pero la alerta debe seguir.

    Estamos en Facebook y Twitter

    4,571FansMe gusta
    1,974SeguidoresSeguir