En el Día de Acción de Gracias, agradecer también por lo que no fue

Tendemos a agradecer por lo que nos hace felices: una muestra de cariño, un aumento de sueldo, un ascenso en el trabajo, algún reconocimiento público, un premio, los hijos, la vida, los cumpleaños, el amor o una señal de apoyo tangible. Pero pocas veces nos detenemos para dar las gracias por todo aquello que no nos salió como lo planeábamos; esos fracasos que se sienten como sinónimo de miseria; esos momentos en donde lo que dábamos por sentado, se nos hizo añicos en los brazos; por la incomodidad que nos pica y enroncha; por todo aquello que no alcanzamos a comprender y las heridas que no han sanado a pesar del tiempo.

Celebrar los tropezones y las caídas

Cuesta trabajo abrazar las sombras. Es complicadísimo celebrar los grises. Es una odisea aplaudir los tumbos.

Este Día de Acción de Gracias, lo quiero dedicar a las pérdidas, a los dolores, a los distanciamientos, a las puertas que se cerraron y a los muchos silencios en los que me ahogo de vez en cuando. ¡Muchas gracias!

Foto: Adriana Briff

No es una celebración al pesimismo ni una intención de glorificar la precariedad; solo es que, mientras martillo estas teclas, no puedo dejar de pensar en lo afortunada que soy porque no se haya cumplido aquel plan de vida y carrera que escribí en la universidad.

Lee también:   GauDios

Agradecer por las cosas que no fueron quizá es la mejor manera de abrirle la puerta a lo que será; soltar la pluma es quizá la mejor manera que tenemos de tachar y borrar, de volver escribir, de arrancar páginas, de sanar en papel y en el alma. Lo que se nos negó es quizá el capricho del ego y la complicidad con los ancestros. No sé. Estos dilemas me intrigan y me consuelan.

Entre más pasan los años, más sentido le encuentro a esta tradición anglosajona de celebrar la gratitud. Esta valoración no tiene nada que ver con lo que nos enseñan en los libros de texto o los festivales de niños vestidos de pavos y peregrinos. No. La apreciación no viene de las conquistas ni colonizaciones; no es el contexto histórico de partir el pan en señal de paz… es, en realidad, un acto de rebeldía contra el mismo sistema que quizá lo instituyó.

El Día de Acción de Gracias es algo mucho más personal

Cuando era pequeña, uno de mis tíos no tenía la posibilidad de volver a México para las fiestas. Entonces, los que podíamos viajábamos hasta Arizona para celebrar desde antes con él, con pavo y tamales, en una fiesta que era para nosotros una versión pequeña y adelantada de lo que era Navidad.

Lee también:   Breves del 16 de julio: Un repaso de noticias y comentarios

Con los años, esa cena familiar del otro lado del muro se fue convirtiendo en una celebración de vida y todo lo que nos atropella en ella. Nos dimos cuenta de la fragilidad de la salud y lo sueños; las delicadas líneas que se cruzan en las familias; las veces que desentonamos; lo poco que nos vemos; las injusticias y los anhelos truncados; las palabras que no se acaban y los abrazos que nunca se volverán a dar. Y hacemos las paces con lo que fue y lo que será.

Foto: Adriana Briff

Así que, si al final brindamos, que sea justo por eso: por los tumbos y los contratiempos, por los deseos que se transformaron, por los benditos errores que nos tienen aquí, por la falta de experiencia y el hartazgo de consejos, por todo lo que nos salió al revés, por todo lo que en realidad nos llevó hoy aquí. Nada hubiera sido tan perfecto. No creo que sea una coincidencia. Hoy doy gracias también por ti.

Perfil del autor

Maritza Lizeth Félix es una periodista, productora y escritora independiente en Arizona. Nació en Magdalena de Kino, Sonora, México. La frontera ha sido su hogar y su inspiración por más de 15 años.
Su trabajo ha sido publicado en importantes periódicos de Estados Unidos, México y otros lugares del mundo, así como en las principales cadenas de televisión de habla hispana Univisión y Telemundo. Actualmente trabaja de manera independiente para la Organización Editorial Mexicana, Channel 4, Proyecto Puente, Uniradio Noticias, Telemax y Prensa Arizona. Fue reportera en el documental “Misterios de la Fe”, de Discovery Channel y fungió como productora del documental de la frontera de Estados Unidos y México para la serie televisiva “The Wall”, un trabajo investigativo mundial realizado por Rondo Media, del Reino Unido. También ha sido productora de proyectos especiales como coberturas políticas, electorales y de inmigración para Al
Jazeera y fue la productora de investigación en el galardonado reportaje “Risking It All For America – Riding The Train Of Death”, de Channel 4 en Inglaterra.
En 2011 fue nombrada por Chicanos Por La Causa como una de los “40 Líderes Hispanos menores de 40 años” en reconocimiento a su trabajo periodístico e influencia en el estado. Félix ha ganado cinco premios Emmy y fue la primera ganadora del premio a la “Mejor Crónica Escrita en Estados Unidos”, de Nuevas Plumas. También ha recibido múltiples galardones del Arizona Press Club por sus reportajes. En 2012 y 2013, la revista Phoenix New Times la nombró como la “Mejor Periodista de Habla Hispana” en Arizona.
Maritza está felizmente casada y es mamá de unos mellizos curiosos que retan y alimentan su imaginación todos los días y llenan su vida de alegría, amor y carcajadas.

Lee también:   La reforma migratoria empieza en Martha's Vineyard

Escuelas comunitarias de California

Comenta aquí / Comment here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba

Descubre más desde HispanicLA: la vida latina desde Los Ángeles

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Verificado por MonsterInsights