El engaño de los políticos domina la democracia mexicana

Si escucha a una persona que le pide su voto porque no es político para darle confianza, huya de inmediato, lo está engañando. Si alguien quiere gobernar lo que es un evento político de primer orden, y para ganar presenta como credenciales no ser político, es un simulador y mentiroso.

La política: Una de actividad descalificada

Actualmente, los políticos son rechazados y la gente les tiene desconfianza. Muchos bien preparados se rehúsan a entrar a la política, será un rechazo per se, o porque no pueden competir al carecer de las mañas y habilidades que requiere la política y que los políticos se han encargado de perfeccionar.
Uno de los argumentos a favor de Beatriz Paredes es que conoce a la política por dentro y por fuera, que ha navegado por muchos de los niveles de la política y tiene opiniones muy trabajadas aunque muchas de ellas no sean de nuestro agrado o hasta las rechacemos. Sus adláteres destacan su pragmatismo, como ir a disculparse con el Grupo Monterrey, patrocinador de intentos de golpe de Estado.
Los políticos saben agradar y satisfacer a la mayoría de la gente. Domingo Tortorelli, candidato a la presidencia de Uruguay en 1946 y 1950 propuso “que entre Rivera y Montevideo se construya una carretera ¡en bajada! para que los camiones de carga ahorren combustible”, también prometió que de ganar en cada esquina habría canillas de donde saldría café con leche. Propuestas ingeniosas y divertidas que pudieron ser celebradas mientras que nadie le hubiera exigido que las cumpliera en caso de ganar la elección, tal vez porque la gente sospechaba que se estaba burlando de los políticos tradicionales, lo que es buena idea.
Pero la política no es divertida y debemos tomárnosla muy en serio. Tal vez por eso alguien candidateó en Ciudad Juárez al burro Chon y en Veracruz al Candigato, que también prometían muchas cosas.

Los políticos prometen elevadas tasas de crecimiento. Madrazo propuso un crecimiento del 7% que la economía mexicana estructuralmente no puede lograr, una diputada panista que se dedica a demandar lo que sea se puso furiosa cuando le hice ver el dato. Marcelo Ebrard promete el 5% y los números de AMLO no se cumplieron porque más allá de la declaración política se encuentran las fuerzas que mueven la economía y que les preocupa muy poco la retórica política.

Lee también:   Crónicas desde el Hipódromo | Marcha Nacional por la Paz

Los políticos se tropiezan con sus promesas

Las consecuencias son pocas, si acaso, alguna mentada de madre, o injurias en restaurantes como recibió López Portillo a quién le ladraban por eso de la Colina del Perro que le regaló un buen amigo, cuántos quisieran amigos tan generosos. ¿Qué le habrá regalado López Portillo al amigo a cambio? Pero los más vivos reclaman que ante el fracaso del gobierno los empresarios deben entrar al quite y que se privaticen las cosas que el gobierno no sabe administrar, como el FOBAPROA que socializó los malos negocios de muchos, ante estos puede usted estar segura que la engañan.
En el siglo XX el gobierno estatizaba los fracasos empresariales, los limpiaba y los volvía a privatizar sin vigilar que no se cometieran fraudes, como en los ingenios azucareros, los bancos o el de Mexicana de Aviación, a cuyos trabajadores apenas se les hace un poco de justicia.
Hay empresarios que llevan años tratando de apoderarse del agua, la que según ellos escasea por culpa del gobierno. Algunos las embotellan para venderla agregándole miles porcentuales al costo, esos llegan a despojar a las comunidades de sus manantiales y veneros y otros someten a ciudades enteras al abuso.
EL PRIAN en Aguascalientes mintió cuando prometió proteger a la sociedad, o a la mejor no lo hizo en cuyo caso tendré que retractarme; le entregó el agua a la multinacional Veolia que envía facturas hasta por $90,000 por consumo doméstico. Pero el neoliberal Otto Granados presume que el entreguismo neoextractivista le provee agua a un 90% de la población, cantidad que se alcanza en lugares donde el agua no esta privatizada, omite decir que la práctica privatizadora empobrece con cargos onerosos.
En Quintana Roo los políticos también privatizaron el agua y ahora los usuarios pagan el agua más cara del país, compitiendo con Aguascalientes. La sociedad se organiza en contra de los políticos que favorecen el abuso, pero resulta que aunque voten en contra, los políticos pusieron trampas en la ley para dificultar que el voto popular sea vinculante, como sucedió con la consulta reciente que fue aprobada para quitarle el agua de Quintana Roo a Aguakan.

Lee también:   Ahora calumnian a Zapata

El engaño puede ser una señal de nuestro tiempo. Los valores civiles están de capa caída. La ética no se enseña ni en las escuelas y mucho menos se cumple en las relaciones cotidianas; parece dominar la cultura del abuso, la que es contraria a la noción de democracia.

Perfil del autor

Investigador visitante en UT Austin. Chair, International Advisory Board for Immigration Studies. U.S.-Mexico Research Program. UCLA. Director asociado de la revista Araucaria. Director del semanario El Reto. Testigo experto en juicios de asilo político y para frenar deportación de mexicanos en Estados Unidos. Posdoctorado en Historia, University of California, Los Angeles. Doctor en Ciencias Política (UNAM). 35 libros publicados y más de 1,000 artículos. Traducido al inglés, francés e italiano. Pionero en varias áreas de investigación: análisis de redes políticas, estudios sobre humor político, democratización en México, temas fronterizos (agua, migración y seguridad) y sobre Crimen Autorizado.

Lee también:   Sí, era una bomba: atacan una sinagoga

Escuelas comunitarias de California

Comenta aquí / Comment here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba

Descubre más desde HispanicLA: la vida latina desde Los Ángeles

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Verificado por MonsterInsights