El llamado de la naturaleza

PUYO, ECUADOR – Dejé el desierto por una semana, movida por el llamado de la naturaleza,  para adentrarme en la Amazonía y sus contrastes. Apagué el ordenador y dejé que la lluvia constante me lavara la constante culpa que conlleva la desconexión. Sí, viajé al corazón de Ecuador por trabajo, pero esta vez sería diferente. La misión era escuchar a la naturaleza y allá, en medio de la selva, eché raíces.

Primera Cumbre Amazónica de Periodismo y Cambio Climático

Acudí a la “Primera Cumbre Amazónica de Periodismo y Cambio Climático”. Era la única mexicana, fronteriza, que no vive cubriendo el medio ambiente… la única que no pensó estar ahí y al final descubrió que era justo en ese lugar donde debía estar. Extraña la vida y la manera sutil de tomarnos de la mano.

Amanecer en la Amazonía ecuatoriana despertó mi curiosidad. Escuché a colegas peruanos que han develado historias de corrupción y poder; periodistas colombianos que realizan investigaciones exhaustivas de medio ambiente, legislación y deforestación; reporteros ecuatorianos que se han convertido en sabuesos de la información para salvar lo que queda intacto de su tierra y sus etnias; charlé con venezolanos obligados a migrar por la violencia y el cambio climático. Todos distintos y a la vez con el mismo sentido.

Comparsas Kichwa-Kayambe durante las fiestas de la parroquia La Esperanza, Imbabura, Ecuador.

Cuando me invitaron a participar en el evento me pregunté qué haría una periodista independiente, comunitaria y migrante como yo en una cumbre que se sentía tan alejada de casa. Pero era necesaria esa mirada de lejos, ajena y virgen. Charlamos de las muchas fronteras que burlamos de la migración y de los muros invisibles que edificamos… y de cómo la naturaleza intenta sanarnos.

Lee también:   Alertan sobre peligros al comprar un carro

Hablé de periodismo local y de nuevas tecnologías; debatimos la innovación en los medios de pocos recursos y mucha voluntad, y en el diálogo encontramos las coincidencias. También me sirvió de espejo.

El llamado de la naturaleza y su rostro humano

Por años he estado enfocada en la cobertura migrante entre México y Estados Unidos. He estado tan adentrada con el fenómeno humano que me he olvidado de voltear a otro lado, allá donde el llamado de la naturaleza nos grita que la escuchemos. Damos por sentado que la tierra estará ahí sosteniéndonos a pesar de todo, incluso de nosotros.

«El llamado de la naturaleza». Achuar con cerbatana en la Amazonía Ecuatoriana. Fotografía de: Enrique Amigo.

Sentí mis pies mojados por el lodo, los ríos y la lluvia que no tregua en la amazonia y recordé lo árido que es el terreno en el que doy los pasos, la sequía, la lucha por el agua, los saguaros agonizantes y la calidad del aire. Tanto por contar. Quizá esta pluma empiece a hacerlo.

Perfil del autor

Maritza Lizeth Félix es una periodista, productora y escritora independiente en Arizona. Nació en Magdalena de Kino, Sonora, México. La frontera ha sido su hogar y su inspiración por más de 15 años.
Su trabajo ha sido publicado en importantes periódicos de Estados Unidos, México y otros lugares del mundo, así como en las principales cadenas de televisión de habla hispana Univisión y Telemundo. Actualmente trabaja de manera independiente para la Organización Editorial Mexicana, Channel 4, Proyecto Puente, Uniradio Noticias, Telemax y Prensa Arizona. Fue reportera en el documental “Misterios de la Fe”, de Discovery Channel y fungió como productora del documental de la frontera de Estados Unidos y México para la serie televisiva “The Wall”, un trabajo investigativo mundial realizado por Rondo Media, del Reino Unido. También ha sido productora de proyectos especiales como coberturas políticas, electorales y de inmigración para Al
Jazeera y fue la productora de investigación en el galardonado reportaje “Risking It All For America – Riding The Train Of Death”, de Channel 4 en Inglaterra.
En 2011 fue nombrada por Chicanos Por La Causa como una de los “40 Líderes Hispanos menores de 40 años” en reconocimiento a su trabajo periodístico e influencia en el estado. Félix ha ganado cinco premios Emmy y fue la primera ganadora del premio a la “Mejor Crónica Escrita en Estados Unidos”, de Nuevas Plumas. También ha recibido múltiples galardones del Arizona Press Club por sus reportajes. En 2012 y 2013, la revista Phoenix New Times la nombró como la “Mejor Periodista de Habla Hispana” en Arizona.
Maritza está felizmente casada y es mamá de unos mellizos curiosos que retan y alimentan su imaginación todos los días y llenan su vida de alegría, amor y carcajadas.

Lee también:   La derogación de Roe vs. Wade es solo el principio

En portada

EDITORIAL

Lo más reciente

Relacionado