El Paso: la sangre mana sobre el águila y las estrellas

Patrick Crusius
Patrick Crusius

Misión: Matar a tantos mexicanos como sea posible.
Arma: Un rifle de asalto AK-47.
Estrategia: Irrumpir a balazos en un supermercado.
Lugar: El Paso, Texas.
Fecha: Sábado, 3 de agosto de 2019
Objetivo: Frenar la invasión y el mestizaje.
Saldo: 22 muertos y 26 heridos.
Sospechoso: En custodia de las autoridades.
Clasificación: Terrorismo doméstico
Número de serie: Tiroteo 165

No le tembló la mano.

Jaló el gatillo y no lo soltó. Disparó sin tregua a uno tras otro. Para él no era otra partida de videojuegos; sabía que fuera de la pantalla, las vidas no se reinician. No fue un arranque. Patrick Crusius manejó nueve horas para llegar a El Paso, Texas.

Entró a la tienda Walmart, le gustó lo que vio y fue a buscar el arma. Había suficientes pieles morenas para empezar la cacería. Después de la masacre, el joven de 21 años no se resistió al arresto.

En su rostro no había remordimiento ni pesar; la mirada fría confirmaba que se había saboreado su gran momento. No le molestaban el ruido de las sirenas, los gritos ahogados o la sangre que se esparcía a su alrededor. No. Inmutarse hubiera sido un gesto de cortesía y lo suyo era la indiferencia.

Lea también / Read Also
Las ceremonias

Lo que le perturbaba era ver tantos morenos a su alrededor, corriendo, ayudando y señalando. Su blancura contrastaba con la calidez de una ciudad a la que él obligó a vestirse de luto.

Repudiaba el mestizaje y esa presunta invasión de hispanos que era una bofetada para su extremismo blanco. Si es cierto que el manifiesto “La Verdad Incómoda” había salido de su pluma, entonces El Paso tenía más color que el que podía soportar.

Y lo seguirá teniendo.

El Paso es una ciudad fronteriza muy particular; es –quizá- el mejor ejemplo de esa “invasión cultural” a la que tanto temía el presunto asesino, pero que tiene raíces milenarias.

Es el punto donde México y Estados se fusionan, hablan español, inglés y spanglish, bailan cumbias y tocan rock, comen hot dogs y tacos de carne asada. Es un ir y venir, una familia con Juárez., lo que la historia ha unido y el muro no puede separar, el hijo de los dos mundos.

Lea también / Read Also
El odio racial: con el dedo en el gatillo

Por eso duele tanto la tragedia. Se sangra en dos idiomas y sobre dos banderas; se visten de luto las estrellas y el águila.

Y no hay consuelo.

El presidente Donald Trump tardó en pronunciarse. En su discurso no hubo empatía. Su respuesta política replicó como palabras vacías. El republicano no es para el pueblo estadounidense un conciliador en jefe. En sus palabras no hay pésame ni esperanza. En sus hombros recaen las culpas que le han colgado los deudos… lo señalan; le ponen las cruces.

El Paso no dejará que olvide que esas muertes las lleva en la conciencia; su gente demostrará que, a pesar de la retórica y las rencillas, en este país y en esta frontera hay campo para todos; solo así lograrán sanar.

Maritza L. Félix es una periodista, productora y escritora independiente galardonada con múltiples premios por sus trabajos de investigación periodística para prensa y televisión en México, Estados Unidos y Europa.

Artículo anteriorSobre Angst: un rompecabezas de Adriana Riva
Artículo siguienteProponen quitarles las armas a personas en crisis
Maritza Félix
Maritza Lizeth Félix es una periodista, productora y escritora independiente en Arizona. Nació en Magdalena de Kino, Sonora, México. La frontera ha sido su hogar y su inspiración por más de 15 años. Su trabajo ha sido publicado en importantes periódicos de Estados Unidos, México y otros lugares del mundo, así como en las principales cadenas de televisión de habla hispana Univisión y Telemundo. Actualmente trabaja de manera independiente para la Organización Editorial Mexicana, Channel 4, Proyecto Puente, Uniradio Noticias, Telemax y Prensa Arizona. Fue reportera en el documental “Misterios de la Fe”, de Discovery Channel y fungió como productora del documental de la frontera de Estados Unidos y México para la serie televisiva “The Wall”, un trabajo investigativo mundial realizado por Rondo Media, del Reino Unido. También ha sido productora de proyectos especiales como coberturas políticas, electorales y de inmigración para Al Jazeera y fue la productora de investigación en el galardonado reportaje “Risking It All For America – Riding The Train Of Death”, de Channel 4 en Inglaterra. En 2011 fue nombrada por Chicanos Por La Causa como una de los “40 Líderes Hispanos menores de 40 años” en reconocimiento a su trabajo periodístico e influencia en el estado. Félix ha ganado cinco premios Emmy y fue la primera ganadora del premio a la “Mejor Crónica Escrita en Estados Unidos”, de Nuevas Plumas. También ha recibido múltiples galardones del Arizona Press Club por sus reportajes. En 2012 y 2013, la revista Phoenix New Times la nombró como la “Mejor Periodista de Habla Hispana” en Arizona. Maritza está felizmente casada y es mamá de unos mellizos curiosos que retan y alimentan su imaginación todos los días y llenan su vida de alegría, amor y carcajadas.