Docenas de mujeres con escobas en mano, y algunas con los ojos vendados, protestaron el jueves a medio día en el centro de Los Ángeles.  Ellas señalaron el acoso y abuso sexual que reciben las conserjes por parte de algunos de sus patrones y contratistas.

Sus camisas y pantalones blancos estaban manchados del color rojo, como ejemplo de la sangre que ha sido derramada por las violaciones a los derechos humanos de las trabajadoras, así como el acoso y abuso sexual que algunas de ellas han enfrentado.

Lee también “El violador eres tú, el violador eres tú”,
videos y letra

Este movimiento fue el apoyo a una protesta que ocurrió el 25 de noviembre en Chile, cuando un grupo de mujeres con los ojos vendados hicieron viral el himno titulado “Un violador en tu camino”, donde la frase “el violador eres tú”, acusó a todo aquel que ignora el abuso a la mujer.

Protesta en Los Ángeles

En Los Ángeles la protesta reunió a docenas de conserjes y simpatizantes en la intersección de la calle Figueroa y el Boulevard Olympic, donde cerraron por un momento la intersección y eventualmente caminaron hacia la explanada del L.A. LIVE mientras repetían frases en contra de los abusadores.

Las mujeres hicieron una breve parada enfrente del Starbucks de L.A. Live donde se pusieron mandiles verdes con el logo de la compañía y cantaron a todo pulmón, haciendo hincapié que la compañía es una de las corporaciones que ocultan el abuso.

En su página de internet, la compañía Starbucks especifica que como empresa global, se sujetan a los más altos estándares de conducta y comportamiento ético.

“Los Estándares de Conducta Comercial nos ayudan a tomar decisiones en nuestro trabajo diario y demuestran que tomamos nuestras responsabilidades legales y éticas en serio”, explica la compañía.

Denuncias

Carmen Sánchez, de 42 años, dijo que participó en la demostración porque ella no quiere que los jóvenes sufran lo que han sufrido algunos trabajadores que temen hablar. Añadió que hace unos años ella enfrentó violaciones a sus derechos como trabajadora, ya que en una ocasión uno de sus jefes la acosó toda la noche mientras ella limpiaba su oficina.

“Me ofreció trabajo si salía con él y como no le hice caso ya nunca me volvió a contratar”, dijo Sánchez quien en aquel momento temió delatar el acoso. “Fue falta de información, no sabía que hacer”.

Verónica Lagunés, de de 41 años, aseguró que ella también sufrió de acoso constante, mientras limpiaba una oficina en un edificio del centro de Los Ángeles.

“El inquilino me tomaba fotos mientras trabajaba y una vez imprimió una de las fotos y las puso con billetes alrededor”, dijo Lagunés quien intentó detener el acoso sin éxito.

“Cuando yo lo reporté no hicieron nada [los supervisores] y me movieron de piso, pero en el mismo edificio”, añadió la mujer salvadoreña. “Por mucho tiempo pasé pensando en que pasaría si me lo encontraba en algún lugar del inmueble. Si tenía miedo”.

La canción

La canción “Un violador en tu camino” llama a instituciones poderosas que defienden los sistemas que oprimen a las mujeres, y en este caso las conserjes llamaron a los poderosos propietarios de edificios que permiten que estas condiciones de trabajo persistan.

El himno de empoderamiento y la danza coreográfica ha ayudado a que la canción se convierta en una sensación viral con actuaciones en todo el mundo, desde Costa Rica a México y hasta la India.

Las mujeres de la limpieza de L.A.

En Los Ángeles las mujeres de la limpieza dijeron que se sintieron empoderadas por la canción y sobre todo por el documental de PBS Frontline “Violación en el turno de noche”, que demuestra como las conserjes—principalmente mujeres inmigrantes—que trabajan de noche, aisladas y solas son vulnerables a los depredadores sexuales.

Alejandra Valles, portavoz del sindicato SEIUU- United Service Workers West (USWW) que representa a las conserjes, dijo que las mujeres ya tienen el valor de levantar su voz en contra de los dueños de edificios que ignoran estas acciones no apropiadas.

“En este tema del #Metoo la gente piensa que solo ocurre con actrices, pero en realidad las trabajadoras de limpieza del turno de noche sufren mucho y muchas no han tenido el valor de hablar”, dijo Valles.

Añadió que el movimiento que comenzó en Chile fue muy motivador para todas las mujeres a que no tengan miedo a delatar a los agresores.

“Fue muy inspirador ya que es una forma de solidarizarnos y hacer un llamado de acción para que se vean en el rostro de otras mujeres, que en muchas ocasiones son consideradas invisibles”, indicó Valles.

Martha Mejía, quien sufrió acoso en el trabajo cuando limpiaba oficinas de la compañía Disney en Burbank, dijo que después de delatar a su acosador fue despedida de su trabajo; sin embargo, ella recibió apoyo por parte de su sindicato con ayuda psicológica y de recursos.

“Ahora somos parte de un grupo de maestras certificadas que podemos informar a otras trabajadoras acerca de sus derechos”, dijo Mejía. “El movimiento de Chile me hizo sentir poderosa y saber que todas juntas seremos más fuertes”.

Los conserjes de California y el sindicato SEIU –USWW celebraron recientemente la aprobación de la AB 547, la Ley de Empoderamiento de Conserjes Sobrevivientes, la cual requiere que los contratistas de limpieza, en California, brinden educación sobre el acoso sexual y la agresión en el trabajo.

Esta ley es considerada la más progresista dentro del movimiento #MeToo y es considerada una victoria histórica para las mujeres inmigrantes de color, que ahora tienen una forma poderosa de ayudar a transformar la industria de limpieza.

Este artículo fue originalmente publicado en Impremedia.

Además

Por qué vinimos a Estados Unidos

Los Angeles: cada uno y la sopa que lo nombra